Un matrimonio de ancianos muere en un incendio en Vilassar de Mar

Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación para aclarar el origen y las causas del fuego

Un bombero en el balcón del piso afectado
Un bombero en el balcón del piso afectadoJoan Sanchez (EL PAÍS)

Un matrimonio de avanzada edad ha perdido la vida la mañana de este lunes en un incendio en Vilassar de Mar (Barcelona). Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación para esclarecer lo sucedido.

Los Bomberos de la Generalitat han recibido un aviso a las 6.45 de este lunes. La llamada alertaba que se estaba produciendo un incendio en una vivienda situada en 7º 2º del bloque 5 del edificio Vicor, en la calle Ocata de Vilassar de Mar.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron 16 dotaciones de los Bomberos que a las 9.19 ya habían controlado el siniestro pero que no han extinguido el fuego hasta las 11.45. Las llamas han calcinado todo el piso y han afectado a varios toldos de los pisos colindantes e inferiores. Una cuarentena de vecinos han sido evacuados ante la virulencia de las llamas y seis de pisos superiores tuvieron que ser confinados ya que la gran cantidad de humo impedía su evacuación.

Una vez han apagado las llamas, los bomberos han accedido al 7º 2ª y han localizado los cadáveres de un matrimonio que vivían en el piso. Hasta el lugar de los hechos se han desplazado seis dotaciones de los Mossos d’Esquadra y del Sistema de Emergencias Médicas que nada han podido hacer por salvar la vida de los dos ancianos. La policía catalana ha abierto una investigación para aclarar lo sucedido. Uno de los fallecidos necesitaba bombonas de oxígeno para respirar y los vecinos escucharon varias deflagraciones durante el incendio.

Los servicios municipales han revisado la estructura y todo apunta a que no ha resultado afectada. Los Bomberos no saben, todavía, donde se ha originado el incendio ya que las llamas han acabado con todo el piso.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS