REPATRIACIONES

“Solo quiero regresar a mi casa”

Decenas de marroquíes denuncian que las repatriaciones a su país "se han hecho con cuentagotas"

Grupo de marroquies que se han quedado colgados en Barcelona y sin posibilidad de volver a Marruecos protestan en frente al consulado de su pais. (Foto: JUAN BARBOSA)
Grupo de marroquies que se han quedado colgados en Barcelona y sin posibilidad de volver a Marruecos protestan en frente al consulado de su pais. (Foto: JUAN BARBOSA)JUAN BARBOSA / EL PAÍS

Amina tiene 55 años y hace cuatro meses viajó con un visado de turista desde Marruecos hasta Barcelona. “Tengo problemas médicos y además de hacer turismo quería que me visitara un doctor y que me revisaran el hígado y las rodillas”, confesaba este jueves junto con una treintena de compatriotas que, como la propia Amina, se manifestaban frente al consulado de Marruecos en Barcelona. “Con la pandemia, mi país cerró las fronteras y las repatriaciones se han hecho con cuentagotas. No tengo dinero y Marruecos no me atiende. Solo quiero llegar a mi casa”, denunciaba la migrante mientras mostraba un cartel exigiendo responsabilidades al gobierno de su país.

Los manifestantes marcaron posiciones en el suelo —en la calle Pujades de Barcelona— justo enfrente del Consulado para garantizar entre ellos la distancia de seguridad. Acto seguido mostraron carteles hacia el edificio diplomático con mensajes como: “Exigimos la deportación de todos los marroquíes varados sin excepción ni condiciones” o “Hacemos un llamamiento al gobierno marroquí para que nos devuelva a nuestra patria”.

Youssef Jeddioui llegó a Barcelona el 25 de febrero con un visado de turista. “Cerraron las fronteras de Marruecos sin avisar. La mayoría vinimos a pasar una o dos semanas pero nos hemos quedado atrapados. Es el mundo al revés, a mí me están enviando dinero mis familiares desde mi país”, advierte Jeddioui. Asegura que el consulado empezó a repatriar a personas el 15 de junio, pero solo han sido unas 200. “Solo en Cataluña debemos de quedar más de 500 marroquíes que queremos regresar a nuestro país y el Consulado no nos da una solución eficaz”, critica. El regreso a Marruecos no será fácil ya que una vez en su país deben permanecer en cuarentena antes de volver a la normalidad. “Aquí no podemos hacer nada. No tenemos permiso de trabajo. Pasamos los días en casas de otros compatriotas”, lamenta.

Hassenia tiene 42 años y es funcionaria en Marruecos, donde realiza labores de limpieza. El 10 de marzo llegó a Barcelona como turista. “Me cogió la pandemia aquí. Ahora llevo días malviviendo y durmiendo en las calles de Girona. Necesito volver a mi país”, lamenta.

Un caso similar al de Latifa, de 62 años. Como el resto de sus compañeras, vino sola a hacer turismo a Cataluña. En Marruecos la esperan su marido y sus hijos.

Lo más visto en...

Top 50