La crisis del coronavirus

El rechazo al estado de alarma tensiona a Esquerra

Algunas voces de la formación abogaron por mantener la abstención en el Congreso

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés (2i), y otros representantes del Govern en una visita a la Cruz Roja
El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés (2i), y otros representantes del Govern en una visita a la Cruz RojaMarta Perez / EFE

La decisión de Esquerra de votar en contra de la prórroga del estado de alarma ha generado tensiones en sus filas. En la cúpula del partido minimizan el disenso y lo enmarcan dentro del debate normal en un partido. ERC espera retomar las relaciones con el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos y cree que el apoyo de Ciudadanos es un asunto más circunstancial que una apuesta de fondo. Los republicanos acusan a Pedro Sánchez de buscarles “tarde” para negociar la prórroga actual y no se cierran a pactar los términos de otra si llegara a plantearse.

ERC se había abstenido en las tres primeras prórrogas del estado de alarma que decretó Sánchez el 14 de marzo como mecanismo para unificar la respuesta a la crisis del coronavirus. Ante la cuarta, que se votó el pasado miércoles, el partido de Junqueras optó por el no, siguiendo el mismo argumento que el Ejecutivo catalán: a su parecer, la recentralización de las competencias del estado de alarma no había funcionado y en el desconfinamiento había que hacer las cosas de manera distinta.

Algunas voces muy influyentes en el partido pero que no están en la dirección, como el exportavoz en el Congreso de los Diputados Joan Tardà, se desmarcaron de la decisión del partido, que se unió así a las posiciones de Junts per Catalunya, la CUP o Vox . “Deseo que se mantenga la abstención. Criticar, proponer y sobre todo negociar, es decir, mantener la línea de actuación responsable en la voz de los compañeros en el Senado” tuiteó el exjefe de filas de ERC en Madrid el pasado lunes mientras la dirección del partido decidía su voto. Fuentes de la cúpula republicana aceptan que hubo opiniones diferentes dentro de la reunión de la permanente del partido y del grupo parlamentario en Madrid —al menos dos— pero descartan que sea una “división”. Lo inscriben todo en el debate propio de la toma de decisiones.

El grupo republicano en el Congreso es una coalición de Esquerra y Soberanistes, una formación creada por críticos del espacio de los comunes. El diputado Joan Josep Nuet pertenece a esa plataforma y se abstuvo, aprovechando por primera vez la posibilidad de voto diferenciado que establece su acuerdo electoral. Nuet, sin embargo, criticó la “militarización” de la comunicación durante la crisis y la recentralización de competencias, entre otras cosas.

La intervención del portavoz, Gabriel Rufián, de hecho, dejó claro que el problema era más de fondo que de forma: “No votamos en contra de una prórroga, sino en contra de su prórroga”, le dijo a Pedro Sánchez. ERC no cierra la puerta a negociar una próxima prórroga siempre que el Ejecutivo se avenga a discutir los términos. En el entorno de Rufián creen que la imagen de socio responsable queda afectada. Fuentes de la dirección reprochan a Sánchez poco interés en intentar hacerles cambiar de opinión y dicen que las conversaciones llegaron “tarde”. Marta Rovira, la secretaria general del partido huida de la justicia española en Suiza, apostó abiertamente por el no.

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, instó ayer a Sánchez, en una entrevista a RNE, a que escoja “si se lanza a los brazos de Ciudadanos o si quiere mantener las mayorías de la investidura”. El líder republicano, condenado a 13 años de cárcel, cree que las decisiones del Gobierno respecto a la pandemia no han sido acertadas. Pese a todo, fuentes del partido señalan que la alianza de Sánchez con Cs no se puede sostener mucho tiempo, especialmente por la oposición de sus socios de Unidas Podemos.

Lo más visto en...

Top 50