LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El Palau presenta en su web una temporada llena de incertidumbres

En los conciertos programados hasta el 15 de octubre solo se abrirá la mitad del aforo, con alternancia entre butacas y todas las medidas de protección disponibles

El director de orquesta, John Eliot Gardiner, saluda al público tras una jornada dedicada a Ludwig van Beethoven, en el Palau de la Música Catalana ( Barcelona) .
El director de orquesta, John Eliot Gardiner, saluda al público tras una jornada dedicada a Ludwig van Beethoven, en el Palau de la Música Catalana ( Barcelona) .EL PAÍS

Con más ilusiones que certezas y la institución cerrada por la crisis del coronavirus -los 106 trabajadores de su plantilla están afectados por un ERTE- el Palau de la Música Catalana ha presentado hoy en su página web todos los conciertos y actividades de la temporada 2020-2021. Johann Sebastian Bach es el referente musical y espiritual de una ambiciosa oferta de 135 conciertos, cuajada de grandes orquestas, directores, solistas y formaciones de cámara. Sobre el papel, la agenda incluye conciertos de verano en julio y agosto, aunque, como reconoce su director general, Joan Oller, nadie sabe con certeza ni cuando ni cómo podrán abrir sus puertas los auditorios y teatros que, como el templo modernista, permanecen cerrados a cal y canto desde que se inició la batalla contra el Covid-19.

"A pesar de las incertidumbres, y con las lógicas cautelas , presentamos una temporada que ya estaba cerrada antes de la crisis del coronavirus, y lo hacemos con el objetivo de mantener el contacto e ilusionar a nuestro público", afirma Oller en una entrevista telefónica. "Muchos de los conciertos programados se verán afectados por las medidas del confinamiento. Y con las restricciones en el tráfico aéreo, nadie sabe en estos momentos si las orquestas podrán cumplir sus giras internacionales. Pero preferimos ser optimistas y que los aficionados conozcan nuestros proyectos y puedan planificar la compra de abonos y entradas".

Trabajan con varias hipótesis para planificar el regreso a la actividad concertística. "Todos los escenarios son posibles, desde el más optimista, en el que contemplamos la apertura regular del Palau en septiembre, hasta la prolongación de las restricciones, porque sabemois que en el proceso de desescalonamiento para la vuelta a la actividad, el turismo, el deporte y los espacios culturales seremos los últimos de la lista".

Para todos los conciertos programados hasta el 15 de octubre solo se abrirá la mitad del aforo del Palau (un total de 2049 localidades, incluídas las 79 sillas que pueden colocarse en el escenario), "con alternancia entre butacas y el más escrupuloso cumplimiento de todas las medidas de protección que aconsejen las autoridades sanitarias".

Futuro muy negro de los conciertos de verano

El propio director general del Palau reconoce que, aunque los conciertos de verano programados en julio y agosto figuran en la programación que puede consultarse en la web, tienen un futuro muy negro, “solo los iremos cancelando cuando tengamos la seguridad jurídica para hacerlo y ese marco lo establecen las medidas de confinamiento y las restricciones que adopte el Gobierno”. Todos los conciertos que presentamos son compromisos hechos que deben cancelarse de mútuo acuerdo con los artistas y eso nos obliga a un diálogo permanente con promotores, orquestas y solistas para buscar soluciones a esta situación.

De hecho, hasta las cifras económicas que barajan están en el aire. El presupuesto de la temporada es de 2.850.000 euros y la previsión de obtener el 90% de esa cifra por ingresos en taquilla parece una quimera. “Es una previsión anterior a la crisis y parece imposible cumplir ese objetivo teniendo en cuenta que desde el cierre, el Palau pierde un millón de uros de ingresos cada mes", explica Oller. El cese de las visitas turísticas supone una merma muy importante y con la reducción del aforo habrá que replantearse muchas cosas, desde el precio de las localidades a la rebaja de honorarios de los artistas y el alquiler de la sala a promotores privados. Tendremos que buscar juntos nuvas fórmulas para salir de esta crisis".

El debú en el templo modernista de Teodor Currentzis con su orquesta MusicAeterna, la ópera Only the sound remains, de Kaja Sahariaho, compositora invitada de la temporada, la Pasión según San Juan, dirigida por John Eliot Gardinee, el Réquiem alemán, de Brahms, dirigido por Thomas Helgenbrock y el debú del compositor Max Richter, son algunas de las citas que Oller considera imprescinbibles en una temporada que conmemorará el centenario de la primera audición en España de la Pasión según San Mateo, que tuvo lugar el 27 de febrero de 1921 bajo la dirección de Lluís Millet, fundador del Orfeó Català.

Sahariajo y el compositor y director de orquesta Marc Timón comparten honores como artistas invitados junto a la escritora Irene Solà, la artista visual Alba G. Corral y el cineasta Pere Portabella.

Kirill Petrenko al frente de la Filarmónica de Berlín, Barbara Hannigan y la Filarmónica de Múnich, Yuri Temirkanov y la Filarmónica de San Petersburgo y Daniele Gatti con la Mahler Chamber Orchestra son algunos de los nombres estelares de una galería artística en la que destacan el tenor Javier Camarena, la mezzosoprano Joyce DiDonato, los pianistas Grigory Sokolov, Andras Schiff, Kathia Buniatisvilli, Evgeni Koroliov, Javier Perianes y Alba Ventura, el organista Juan de la Rubia, el Cuarteto Casals, Jordi Savall, que dirigirá La Creación, de Haydn, y el compositor Alberto García Demestre, con su ópera de cámara Mariona en sombras.

Lo más visto en...

Top 50