_
_
_
_

Enrique Santiago, sobre el roce en UP por la ‘ley mordaza’: “He querido aclarar un equívoco de Pablo Iglesias”

Varios líderes de la coalición de izquierdas reparten culpas tras la caída en el Congreso de la modificación de la norma

El Secretario General del Partido Comunista (PCE), Enrique Santiago, atiende a los medios en los pasillos del Congreso tras finalizar la sesión plenaria este martes.
El Secretario General del Partido Comunista (PCE), Enrique Santiago, atiende a los medios en los pasillos del Congreso tras finalizar la sesión plenaria este martes.Fernando Sánchez (Europa Press)

El reparto de culpas por la caída de la reforma de la ley de seguridad ciudadana, conocida como ley mordaza, este martes en la Comisión de Interior del Congreso ha mostrado una división dentro de Unidas Podemos. Mientras el partido que dirige Ione Belarra culpa al PSOE de malograr el acuerdo, los comunes y el portavoz parlamentario de IU, Enrique Santiago, han cargado la responsabilidad del fracaso en los nacionalistas de ERC y EH Bildu, socios de investidura. Ya el lunes a última hora, fuentes del partido mostraban su “preocupación” ante la que consideraban una “absoluta negativa” del PSOE a negociar con ambos grupos los cuatro últimos artículos de la norma en los que no había acuerdo —desobediencia, faltas de respeto, pelotas de goma y devoluciones en caliente— y tildaban la entonces probable caída de la reforma como uno de los “mayores fracasos políticos” de la legislatura. Santiago ha chocado en las redes con Pablo Iglesias sobre el chasco de la reforma y las pelotas de goma.

“Cae en comisión la derogación de la ley mordaza. Me resulta incomprensible la cerrazón a negociar del PSOE. En la oposición se comprometió a derogarla completamente. El Gobierno de coalición no puede permitirse desperdiciar así el último año de legislatura”, ha afirmado Belarra en redes tras la votación. En la misma línea, el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, ha criticado la falta de voluntad negociadora de los socialistas. “Cuando el PSOE ha necesitado conseguir los votos de ERC y Bildu, el ministro Bolaños se ha sentado con ellos y los ha conseguido”, ha señalado por la mañana en rueda de prensa.

La negociación de esta reforma no la ha llevado directamente Podemos, sino Santiago, líder del PCE y coportavoz de UP. Santiago ha respondido al exdirigente de Unidas Podemos Pablo Iglesias, asegurando que el texto original de la ley mordaza no mencionaba ni “una sola vez” las pelotas de goma. Iglesias ha dado la razón “a ERC, Bildu y Podemos” por exigir que la reforma legal acabara “de una vez” con las pelotas de foam. Esta es la transcripción de una conversación con Enrique Santiago tras decaer la reforma este martes en el Congreso:

Pregunta. Se perciben dos posturas diferentes entre Izquierda Unida y Podemos al respecto del fracaso de las negociaciones.

Respuesta. Hemos mantenido una sola posición, que era votar a favor del dictamen para continuar las negociaciones. Esa ha sido la posición del grupo parlamentario en las cuatro reuniones de la dirección del grupo parlamentario en las que se abordó. La tramitación, estos últimos dos meses, ha venido acordándose de forma regular en la dirección del grupo parlamentario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. Podemos ha achacado la responsabilidad del fracaso de la negociación al PSOE, mientras que usted en sus declaraciones señala a ERC y EH Bildu.

R. La derecha y la ultraderecha han conseguido hundir la reforma de la ley de seguridad ciudadana. Es la segunda vez que esto ocurra en cinco años. Estaban felices. Lo que no puedo entender es que, quedando tiempo para seguir discutiendo y trabajando, haya habido organizaciones de izquierdas que hayan votado lo mismo que Vox o que el Partido Popular.

P. ¿Y por qué cree entonces que dirigentes de Podemos responsabilizan a los socialistas?

R. Eso hay que preguntárselo a ellos.

P. No es la primera vez que hay discrepancias públicas de Podemos y de IU en este asunto. ¿Ha fallado la comunicación entre ustedes dentro del grupo parlamentario?

R. En cuatro ocasiones hemos abordado este tema en las reuniones de dirección del grupo parlamentario en las que, con documentación, los que llevábamos la negociación hemos ido informando de todos los avances que había y que hubiera permitido que esta norma dejase de ser la ley mordaza. Sobre el contenido, desde luego, no ha habido ninguna discrepancia. Nuestra posición —hemos votado todos los miembros de Unidas Podemos— ha sido a favor del dictamen. No entiendo por qué fuerzas de izquierda que están por derogar la ley mordaza, no han votado con nosotros. Simplemente con abstenerse se habría permitido que hoy continuáramos trabajando y hubiéramos tenido varias semanas para seguir intentando llegar a un acuerdo.

P. En Twitter ha tenido usted un pequeño rifirrafe con Pablo Iglesias por la reforma.

R. Simplemente he intentado precisar para las redes sociales que la ley mordaza no decía ni una sola palabra sobre pelotas de goma. Es un tema que se regula en otras leyes. Querer introducirlo aquí es como si yo hubiera propuesto subir el salario mínimo en la ley de seguridad ciudadana. Con mi tuit simplemente he querido aclarar lo que me parecía un equívoco de Pablo Iglesias, precisar para que la gente no se equivoque.

El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, en línea con lo defendido por Santiago, ha sido duro con la posición de los nacionalistas. “El cortoplacismo electoralista de ERC y Bildu ha dado la espalda a todos los que llevamos años y años luchando para derogar la ley mordaza. La radicalidad y la defensa de los derechos humanos se demuestra sobre todo cuando uno ejerce el poder, no cuanto está en la oposición. Todos recordamos las cargas de los mossos en Cataluña, que ERC aprobó en Barcelona de la mano de la derecha unas ordenanzas en civismo de tolerancia cero. Igual lo que no quería ERC es que los sindicatos policiales de los mossos salieran a la calle a protestar frente a la derogación de la ley mordaza igual que la policía nacional”, ha acusado el portavoz de los comunes.

Desde Podemos, Echenique ha alabado el trabajo de Santiago. “Enrique Santiago ha hecho un trabajo excepcional en la negociación de esta ley y se lo quiero reconocer. La cantidad de avances son muy importantes, nosotros vamos a votar a favor del dictamen”, reconocía el portavoz parlamentario de UP, después de que su partido hubiera tachado de “demandas perfectamente legítimas” las de ERC y EH Bildu. “El tema es que entre el PSOE y UP no tenemos mayoría absoluta (…) hay que convencer a otras fuerzas que pueden tener otros planteamientos, y hay que respetarlos”, incidió.

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián y el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, durante una reunión de la Junta de Portavoces, este martes.
El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián y el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, durante una reunión de la Junta de Portavoces, este martes.Álvaro García

El choque de este martes vuelve a poner en evidencia las diferencias estratégicas y la fractura entre Podemos y buena parte del grupo parlamentario afín a la vicepresidenta Yolanda Díaz. En este caso, además, la rivalidad electoral entre En Comú Podem —la rama catalana de la confluencia— y ERC es evidente y marca las posiciones de ambos a las puertas de las elecciones municipales.

Fuentes del grupo de Unidas Podemos admiten en privado las discrepancias internas en este asunto, y creen que el partido de Belarra ha buscado desmarcarse en la última semana, también dentro del espacio, después de la crisis desatada por la votación de la propuesta de reforma de la ley del solo sí es sí. Este mismo lunes condicionaron la participación en el lanzamiento de la candidatura de Díaz, que llevan reclamando meses, a que se cierren antes las bases de un acuerdo de coalición que incluya la organización de primarias.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_