crisis migratoria

“Es la ‘marcha negra’, venimos de todo Marruecos”

Marroquíes y subsaharianos buscan en Ceuta una salida a su ruinosa situación económica agudizada por la pandemia

La policía española intenta dispersar a los migrantes en la frontera entre Marruecos y el enclave español de Ceuta, el martes. En vídeo, las imágenes de las llegadas el martes y el miércoles.FOTO: FADEL SENN/ AFP | VÍDEO: REUTERS-QUALITY

Youssef (nombre ficticio para proteger su identidad) observa desde la cuesta que lleva al polígono del Tarajal, en Ceuta, el espectáculo del despliegue militar español en la frontera con Marruecos. Solo un día antes, él fue protagonista de la escena. Él también llegó cruzando a nado la frontera. “Tengo un problema”, clama, “yo tengo mis papeles, pero ahora he entrado [de manera] irregular”. El hombre marroquí ha vivido en Ceuta durante más de 20 años. El 12 de marzo de 2020, un día antes de que Marruecos decretase el cierre fronterizo con Ceuta y Melilla, viajó a la vecina Fnideq, la antigua Castillejos, a siete kilómetros de la ciudad autónoma, y se quedó atrapado en el país desde entonces.

Ceuta, una ciudad de unos 85.000 habitantes y 14 kilómetros cuadrados, ha vivido dos jornadas sin precedentes en la historia de las relaciones fronterizas. Más de 8.000 personas han accedido a la ciudad, a nado o a pie, sorteando las rocas, a través de los espigones de Benzú, al norte, y del Tarajal, al sur, como consecuencia del pulso diplomático que ha echado Rabat a Madrid. Sus historias evidencian los efectos de la ruptura en unas relaciones transfronterizas de las que dependían las dos regiones a cada lado de la valla. Youssef es un ejemplo. “No podía volver de otro modo”, reconoce, “lo intenté, pero pedían demasiado dinero por los billetes”. Este lunes fue su oportunidad, se echó a nadar y regresó a casa. “¿Con la cita para renovar la tarjeta de residencia me dejarán viajar a la Península?”, pregunta.

La Policía Nacional y el Ejército custodian a los inmigrantes en las naves del Tarajal (Ceuta).
La Policía Nacional y el Ejército custodian a los inmigrantes en las naves del Tarajal (Ceuta).Joaquin Sanchez "Quino"

Francisco, ceutí orgulloso, se jacta de haber “contratado” a dos recién llegados en el éxodo de las últimas 48 horas. “Se me acercaron para pedir trabajo y vi en sus ojos que tenía que contratarlos”, cuenta mientras observa a los jóvenes manejar los hierros que conformarán la estructura de su negocio de secado de pescado. Amir, de 25 años, es uno de ellos. No es de la vecina Fnideq ni de la barriada de Benyounes, pegada a la valla de Benzú. Llegó a Ceuta desde Tetuán, a 40 kilómetros, tras cruzar a nado la playa del Tarajal. “Quería trabajo”, chapurrea.

“No es solo la gente de Castillejos [Fnideq]”, espeta Samira, marroquí de 35 años, “vienen de Tánger, de Tetuán, de todos lados; es la marcha negra” (en alusión a la Marcha Verde, invasión organizada por Hasan II en 1975 sobre el Sáhara español). La mujer cruzó a nado la tarde del lunes acompañada de su hijo Ilias, de 15 años, y junto a un grupo “donde murió una (persona)”, detalla. Un día después, recuerda con congoja algunas de las escenas de aquella corta pero angustiosa travesía: “Había un hombre con su bebé de dos meses atado a la espalda”. Su excusa es otro cabo suelto del cierre fronterizo que ha afectado al empleo y la economía tanto en Ceuta como en Fnideq. Cobraba 400 euros al mes como trabajadora del hogar en la ciudad autónoma. Ahora, sobrevive con lo que su empleadora le manda “un mes sí y otro no”. Cuando se le pregunta por su marido, que se ha quedado con las dos hijas de 20 y 6 años, responde con una mueca. “La gente en Marruecos no tiene nada, no hace nada”, se disgusta.

En taxi desde Tánger

Ganga, de Costa de Marfil, ha trabajado cinco años en Tánger, pero no veía cómo mantener a su familia con un sueldo de peón de obra. “Yo trabajaba en el puerto en Costa de Marfil”, cuenta, “vine a Marruecos para trabajar como cualificado en logística portuaria, pero acabé destrozándome las manos como albañil”. Él, su esposa y sus tres hijos de cuatro, dos y un año cogieron el lunes un taxi desde Tánger rumbo a Fnideq y se lanzaron al mar a las cinco de la tarde. Un día después merodea por el polígono del Tarajal, donde el Ejecutivo local y la Delegación del Gobierno han habilitado varias naves para acoger a menores y mujeres, considerados vulnerables y, por tanto, no sujetos a las devoluciones exprés que el Gobierno de España ha realizado desde el lunes por la tarde. “Allí (en Marruecos) no puedo mantener a la familia”, dice, “quiero pedir asilo para trabajar aquí en condiciones y cubrir sus necesidades”.

Un grupo de inmmigrantes son devueltos a Marruecos por las autoridades españolas en la frontera entre Ceuta y Fnideq (Castillejos), el martes. En vídeo, llegadas a Ceuta este miércoles.MOHAMED SIALI / EFE / VÍDEO: REUTERS-EFE

Cientos de personas de origen subsahariano se han aventurado, junto a los marroquíes, a nadar hasta Ceuta. Muchas de ellas, tras caminatas maratonianas desde puntos distantes a la frontera, desfallecían en la playa por el cansancio o la hipotermia. En el perímetro vallado, sobre el paso fronterizo y entre caminos boscosos, la policía marroquí contenía durante la mañana del martes la llegada constante de hombres dispuestos a saltar la valla para acceder a la ciudad autónoma. “Los subsaharianos han llegado tarde”, medio bromea Reduan (nombre ficticio), ceutí en la treintena. “Para cuando han intentado cruzar [a Ceuta], la policía marroquí ya los estaba parando”. El hombre habla tras dejar a su primo en la frontera para que regrese a Marruecos por su propio pie.

A lo largo de todo el día, cientos de jóvenes caminaban por el paseo que llega al paso del Tarajal para regresar voluntariamente a Marruecos. “¿Qué iba a hacer aquí?”, comenta sobre su pariente, “ya está, han venido (los jóvenes marroquíes) a echar el día y la noche y ahora vuelven a sus casas; hasta sus madres les estarán diciendo que dónde están”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50