EL FINAL DE ETA

Interior da beneficios a 83 presos de ETA en dos años

Instituciones Penitenciarias anuncia el traslado de otros seis reclusos de la banda a cárceles más próximas al País Vasco

El etarra Andoni Otegi (a la derecha), durante un juicio en la Audiencia Nacional junto a otro integrante de su comando, Óscar Zelarain.
El etarra Andoni Otegi (a la derecha), durante un juicio en la Audiencia Nacional junto a otro integrante de su comando, Óscar Zelarain.Emilio Naranjo / POOL

El Ministerio del Interior ha anunciado este martes el traslado de seis presos de ETA a cárceles más próximas al País Vasco. Con ellos son 72 los reclusos etarras —33 desde el fin del estado de alarma el pasado 21 de junio— que han sido acercados desde que en agosto de 2018 el Gobierno de Pedro Sánchez anunció un cambio en la política penitenciaria tras la disolución de la organización terrorista. Otros 11 internos de la banda han pasado al tercer grado o semilibertad en estos dos años. En la actualidad, quedan 201 miembros de ETA encarcelados en España y otros 33 en prisiones francesas. Las autoridades de París han concentrado a 23 de ellos en los penales más próximos a la frontera con España.

Los primeros acercamientos de presos etarras de esta etapa —antes los autorizaron también Gobiernos del PP— fueron en agosto de 2018 y beneficiaron a Olga Sanz Martín y Javier Moreno Ramajo, condenados por el intento de asesinato del exconsejero de Interior Juan María Atutxa (PNV) y el dirigente del PP vasco Carlos Iturgaiz. Ambos etarras se habían desvinculado de la banda y fueron trasladados a la prisión de Basauri (Bizkaia).

Atentado de Santa Pola

Entre los seis presos que serán acercados próximamente a cárceles vascas hay dos internos que se han desmarcado de ETA: Mikel Arrieta y Andoni Otegi. Este último, condenado, entre otros, por el atentado de 2002 contra la casa-cuartel de Santa Pola (Alicante) que costó la vida a una niña de seis años y a un hombre de 57, manifestó por escrito su rechazo a la violencia terrorista y pidió participar en los llamados encuentros restaurativos para pedir perdón a sus víctimas en persona, según confirman fuentes penitenciarias. Además, solicitó a Prisiones un trabajo retribuido dentro de la cárcel para poder hacer frente a la responsabilidad civil de sus condenas. Otegi pasará de la cárcel de Almería a la de Logroño, donde Interior ha enviado a un mayor número de los presos acercados.

Los otros cuatro presos han cumplido ya gran parte de sus condenas. Agustín Almaraz la extinguirá en octubre de 2021. Los tres restantes —Aitzol Maurtúa, Víctor Franco y Antonio Troitiño— terminarán de cumplir las suyas en 2022. A todos ellos, Interior los mantiene en el primer grado penitenciario, el más duro, aunque ahora se lo suaviza con el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, lo que les permitirá acceder a algunas ventajas del segundo grado o régimen ordinario.

Lo más visto en...

Top 50