Debate de política valenciana

Compromís y Unides Podem advierten a Puig de que desviarse del rumbo del Botànic sería un error

Ferri y Davó aseguran que pactar con el PP y Ciudadanos es aliarse con los partidos "de los recortes”

El portavoz de Compromís, Fran Ferri, durante su intervención en el debate de política general en las Cortes Valencianas.
El portavoz de Compromís, Fran Ferri, durante su intervención en el debate de política general en las Cortes Valencianas.Kai Försterling / EFE

Las dos partidos, socios de gobierno de los socialistas, han aprovechado el debate de política de la Comunidad para recordar al presidente, el socialista Ximo Puig, que “no hay alternativa al Botànic, porque la coalición es el camino”, y ha alertado de que no hay espacio para falsos consensos. Fran Ferri, portavoz parlamentario de Compromís, ha insistido en que su formación está a favor de dialogar y de sumar "pero no es el momento de abandonar las políticas valientes ni de frenar el Botànic”.

Ferri, ha reclamado además que los presupuestos de la Generalitat de 2021 garanticen justicia fiscal para afrontar la salida de la crisis y que no se “utilice la pandemia para criticar el autogobierno” valenciano. El síndic de Compromís ha defendido que la gestión de la pandemia estos meses “no es una cuestión de suerte” y va en la línea de las políticas botánicas desde 2015. “También es Botànic recuperar los hospitales privatizados” y ha recordado que el Consell gestiona “con una mano en la espalda” por la infrafinanciación autonómica, cuya reforma es urgente, y la falta de funcionarios.

Ferri ha recalcado a Puig que la meta del Botànic debe ser “ayudar a la inmensa mayoría de valencianos que lo están pasando mal”, para lo que ve prioritario subir impuestos a los que “continúan enriqueciéndose” y dejarlo patente en las cuentas de 2021.

Davó ha defendido que la comunidad autónoma necesita un proyecto “valiente, coherente y comprometido", y ha alertado al presidente de la Generalitat de “los tambores de guerra" que ven una oportunidad en la peor pandemia en 100 años. La portavoz parlamentaria ha advertido a sus socios de gobierno, los socialistas, que no se desvíen del rumbo marcado por la coalición hacia la ampliación de derechos en un momento en que las élites y la extrema derecha hacen sonar tambores de guerra.

La síndica de UP ha lamentado los movimientos de quienes alientan un patriotismo individual y ha asegurado que el camino hacia la ampliación de derechos y justicia social que el Botànic inició en 2015 “no ha hecho más que empezar". Ha admitido que las fuerzas del cambio también han cometido errores pero ha insistido en que pactar con el PP y Ciudadanos es hacerlo con “los partidos de los recortes” y con un proyecto “neoliberal y de corrupción que amplía desigualdades y donde siempre salen ganando los suyos”.

A juicio de Davó, la derecha, “sea azul o naranja”, firma “cosas bonitas pero a la hora de la verdad traiciona a la gente", por lo que "no hay espacio para falsos consensos con quienes representan el pasado de las privatazaciones y la mercantilización de los derechos. Según la portavoz de UP, es el momento de consolidar esos nuevos derechos y ha enumerado tres ejes básicos en los que centrar los esfuerzos: la soberanía productiva, que garantice una transición verde; uno

s servicios cien por cien públicos; y un impulso republicano y federal valenciano,con una nuevo diseño institucional que garantice los recursos de los valencianos.

Mar de fondo en el Botànic

Desde que se conoció el acercamiento entre socialistas y Ciudadanos, Compromís, socio del Botànic, lo ha interpretado como un intento de los socialistas de ganar simpatías en el espacio político del centro derecha, lo que incomoda seriamente a sus socios de coalición. Se trata de “blanquear” a Ciudadanos y devolverlo al centro político, opinan sin olvidar los ataques de Cantó al Botánic.

En la formación valencianas han advertido estos días de que los contactos o negociaciones de Puig con Cantó en torno a los futuros presupuestos autonómicos no representan al Gobierno del Botànic, “solo a uno de sus socios” e insisten en que la aritmética parlamentaria es lo importante y los apoyos son los que son.

Sobre todo en cuestiones clave como es la introducción de una fiscalidad verde, la reversión de los conciertos sanitarios privados impulsado por los anteriores gobiernos del PP o la inclusión en los presupuestos de la Generalitat de una partida de 1.300 millones para compensar la infrafinanciación que sufre la autonomía, y que Ciudadanos tilda de “ficticios”. En todos esos aspectos, chocan con la formación liderada por Cantó.

En Unides Podem recuerdan que los dos gobiernos del Botànic, sobre todo el de 2015, demostraron que una coalición de izquierdas podía gobernar y entenderse. Ahora se anuncian cientos de millones de euros de fondos europeos con los que España quiere remontar la crisis que ha traído el coronavirus y “las elites económicas están intentando que haya un viraje y que los socialistas cambien de socio preferente", señalaba hace unos días la portavoz parlamentaria de UP.

El síndic socialista en las Cortes, Manolo Mata, ha reivindicado que la Comunidad Valenciana ha sido la primera en trasladar al Gobierno de España, el encargado de tramitar las ayudas europeas, sus proyectos para la reconstrucción, que han sido elaborados por todas las consejerías. Durante su intervención en el debate, ha resaltado que las propuestas que ha detallado el presidente del Consell, Ximo Puig, en la Estrategia Valenciana para la Recuperación permitirán cuidar a las personas y mejorar las condiciones de vida de los valencianos. Mata ha dedicado una parte de su discurso ha agradecer al Consell su tarea personal y colectiva durante la pandemia de coronavirus, en la que “no han podido descansar ni un minuto del día” y ha adoptado decisiones “valientes” para salvar vidas.

Lo más visto en...

Top 50