Accidentes aéreos

Un muerto tras estrellarse en Ourense un hidroavión luso mientras apagaba un fuego

El incendio es uno de los tres que afectan al Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés, en la frontera entre Galicia y Portugal

Imagen del accidente difundida por la Asociación de Trabajadores de las BRIF.
Imagen del accidente difundida por la Asociación de Trabajadores de las BRIF. / Europa Press

Un hidroavión portugués que participaba en la extinción de un incendio en Lobios (Ourense) se ha estrellado en la mañana de este sábado en una pendiente rocosa de difícil acceso. Uno de los pilotos, un hombre de 65 años y nacionalidad lusa, ha fallecido, mientras que su compañero, español de más de 30 años, ha sufrido varios politraumatismos, según informa la Consellería de Medio Rural de la Xunta. El herido ha sido trasladado al hospital de Viana, en Portugal, en un helicóptero medicalizado del país vecino. La Delegación del Gobierno en Galicia había informado en un primer momento a Europa Press de que en la aeronave viajaba una tercera persona también herida, pero la Xunta sostiene que son solo dos los tripulantes.

El helicóptero Pesca I se desplazó al lugar del accidente para atender a los ocupantes del hidroavión accidentado en Lobios y el equipo sanitario intentó reanimar sin éxito al piloto fallecido, que consiguió salir por su propio pie del aparato, informan fuentes cercanas al operativo. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha expresado su “preocupación” por el estado del tripulante herido. El avión siniestrado prestaba servicio al Gobierno de Portugal pero pertenecía a una flota española, informa el servicio de emergencias 112.

“Cada verano, en los terribles incendios que devoran los montes, las personas de servicios de extinción se juegan la vida”, ha lamentado la ministra de Trabajo, la gallega Yolanda Díaz. El BNG exige una investigación del siniestro y pedirá la comparecencia de algún responsable de la Xunta en el Parlamento gallego para explicar lo ocurrido. La nave trabajaba en la lucha contra las llamas que afectan al Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés de Galicia, un paraje de gran valor ambiental que se extiende en la frontera entre Galicia y Portugal y que ha sido especialmente castigado por el fuego en los últimos años.

“Cuando alguien provoca intencionadamente un incendio puede causar daños no solo en los bienes sino también en las personas y lo de hoy es un ejemplo”, ha subrayado el conselleiro de Medio Rural, José González, quien se trasladó al lugar del accidente. González ha pedido la colaboración ciudadana porque “la mayor parte de los incendios son provocados” y hay datos que a los vecinos pueden no parecerles importantes cuando en realidad sí lo son para los investigadores. “Hoy mismo en un incendio no cogimos por muy poquito a quienes lo provocaron”, apuntó el conselleiro. “Queremos trasladar un mensaje a los incendiarios: vamos a acabar con ellos con todo el peso de la ley”.

En el parque natural de O Xurés están activos tres incendios. El de Lobios, que comenzó a las ocho de la mañana de este sábado en la parroquia de Manín y que según la Xunta se originó en territorio portugués, ha calcinado más de 50 hectáreas, según los últimos datos de la Consellería de Medio Rural. Otro fuego en Lobeira ha quemado unas 30 hectáreas y se da por controlado. En Muíños, en la parroquia de Requiás, la Xunta considera estabilizado otro incendio que se produjo en el mismo lugar donde se apagaron otros dos focos en la madrugada anterior.

También en la provincia de Ourense, el fuego que afecta desde la tarde del viernes a la parroquia de Moreiras, en Toén, ha arrasado ya 250 hectáreas y para reforzar las labores de extinción se ha movilizado a la Unidad Militar de Emergencias (UME), que trabaja junto a 20 brigadas, 14 motobombas, dos palas, 10 aviones y nueve helicópteros. Continúa controlado desde la tarde del viernes el incendio declarado en la parroquia de Pradorramisquedo, en Viana do Bolo (Ourense). Empezó el pasado lunes y, según las últimas estimaciones, afecta a unas 200 hectáreas.

No solo Ourense está sufriendo el golpe del fuego en Galicia. En Navia de Suarna (Lugo) las llamas han calcinado 95 hectáreas y en Lousame (A Coruña), una superficie de 45. Sobre este último suceso, la Xunta sostiene que está clara su “intencionalidad”, ya que comenzó a las cinco de la madrugada en dos focos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50