Puchero en Toledo y ‘nuggets’ en Madrid: así alimentan las autonomías a los niños más vulnerables

Recorrido por diferentes hogares españoles cuyos menores tienen beca de comedor. Los Gobiernos regionales han enfrentado un mismo problema con soluciones muy distintas

Viernes a las 14.00, Mungia (Bizkaia). En casa de Odei, Nahia y Jon (12, 10 y 9 años) han cocinado guisantes con jamón y salmón a la plancha. A la misma hora, Eliel y Abigail (7 y 3) en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) tienen en la mesa guisadito de pollo con arroz acompañado de una ensalada de pepino. Rita y Marilia (3 y 4) comerán un puchero y unas varitas de merluza en Cobisa (Toledo). Todos ellos son niños con beca de comedor repartidos por diferentes puntos de la geografía española. Sus menús, elaborados por empresas de catering o por sus familias tras recibir dinero para ello, no tienen nada que ver con el de Rubén (9 años) en Madrid. El niño repite en la misma semana rollito de jamón de york y queso y nuggets de pollo, de la empresa de comida rápida Telepizza. Rodilla y Viena Capellanes también reparten en Madrid a estos menores, pero mucho menos que Telepizza, con 3.000 menús diarios, frente a los 600 de las otras dos. Amante hace tres meses de las delicias procesadas de la cadena, Rubén hoy desea volver a comer “como en el cole”. “Echo de menos el pescado”, asegura. “¡Y al cocinero de allí!”.

A principios de marzo, las noticias de afectados por el coronavirus empezaron a asolar las regiones españolas. La Comunidad de Madrid y La Rioja cerraron los centros escolares antes incluso de que se declarara el estado de alarma el 14 de marzo. El 11, ningún niño fue al colegio en ambas comunidades. Al día siguiente, el resto de regiones siguió la estela. Junto a la organización de las clases online o el teletrabajo de los docentes, los Gobiernos autónomos se encontraron con un problema de urgencia: cómo alimentar a los menores más vulnerables, aquellos que disfrutaban de la beca de comedor escolar y que, para muchos, significaba la comida más completa del día. Cada región eligió un sistema. Y Madrid se convirtió en el centro de la polémica al optar por la comida rápida para estos menores de familias con dificultades económicas. Tanto, que la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, dio marcha atrás la semana pasada y anunció que a partir del 18 de mayo la alimentación correrá a cargo de las empresas de catering homologadas que sirven normalmente en los centros escolares.

Ninguna Administración regional había seguido el patrón de Madrid: unas, como Cataluña, Valencia o Canarias, utilizan una especie de cheque monedero; otras, como Castilla-La Mancha o Andalucía, han mantenido activas desde el principio las empresas de comida de los centros escolares; el País Vasco ingresa una cantidad de dinero a las familias; Galicia opta por el sistema de catering. En Europa, países como el Reino Unido, Francia o Alemania han usado también la fórmula de los cheques o los servicios de catering.

¿Cómo han comido los menores de familias desfavorecidas durante casi dos meses confinados? Este es un recorrido gastronómico por siete hogares de regiones diferentes, incluida Madrid, con su menú de Telepizza, que la nutricionista Laura Zurira califica con un 1 sobre 10. “Se basa en alimentos ultraprocesados. Los aportes nutricionales de vitaminas, minerales y de aminoácidos de calidad son bajos y altos en sal, azúcares y grasas. Hay exceso de aporte de hidratos de carbono (rebozados, pizza, pan de hamburguesa), los fritos son excesivos (no deberían superar una vez por semana) y hay alta densidad energética pero baja densidad nutricional. El menú no ofrece grupos de alimentos básicos para el equilibrio de un menú semanal: huevos, pescado, legumbres, arroz, verduras”.

Con información de Javier Martín-Arroyo, Noor Mahtani, Lucía Ramos, Mar Rocabert, Cristina Vázquez, Silvia R. Pontevedra, Lucía Franco, Pedro Gorospe, Rafa de Miguel, Silvia Ayuso y Ana Carbajosa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Andalucía. José, 7 años. Potaje y salchichas de salmón

Foto: Paco Puentes.
Foto: Paco Puentes.Paco Puentes
- José , de 7 años, es el mayor de tres hermanos, y a punto de ser cuatro. Le encanta comer, de hecho, “siempre tiene buen saque”, asegura su madre, Victoria. Viven en Polígono Sur en Sevilla y cuando llega el reparto de la comida que les llevan a casa por estar en la lista de menores con beca de comedor, lo primero que desaparecen son los zumos. Sienten por ellos verdadera devoción.

- Alimentación semanal:

Lunes: Tilapia de pescado y potaje de guisantes. Martes: Lentejas, ensalada de lechuga con queso fresco. Miércoles: Arroz con tomate y tortilla. Jueves: Albóndigas con tomate y menestra de verduras. Viernes: Potaje extremeño (alubias con carne de cerdo) y salchichas de salmón.

- Catering: Empresas elaboran un menú que las familias recogen dos días a la semana y que incluye el desayuno, el almuerzo, la comida y la merienda de lunes a viernes. Dos platos con legumbres, dos de pescado, dos de verduras y arroz, patatas y carne, entre otros alimentos fijos para los cinco de días de entre semana, cuenta Luis Sosa, que dirige en Alcalá de Guadaíra una empresa que servía 9.000 menús, reducidos con la pandemia a 3.000.

- Menores con beca en Andalucía: 31.000.

- Valoración de la nutricionista Laura Zurita: Alto consumo de legumbres. Primeros platos basados en cocina tradicional. Aporte de pescado correcto pero de bajo interés nutricional. Muy bajo aporte de verduras como plato principal.

Canarias. Pablo, 4 años. Potaje de bubango y costilla de papas con piña de maíz.

Inma Flores
- Pablo tiene una hermana de dos años que es la alegría de la casa. Subida a hombros de su padre se ríe y dirige la cena de la familia. “Este plato para Pablo y aquí la tortilla”, dice sin pronunciar apenas la erre. Pablo, como buen hermano mayor, come y sonríe, pendiente de la pequeña. Los huevos son del corral de unos amigos y las verduras del humilde huerto familiar. A pesar de que las alergias a los lácteos de ambos dificultan la alimentación, hay claros favoritos en la casa: la fruta y el aguacate.

- Alimentación semanal:

Lunes: Sopa de gallina con pasta de estrellitas y pasta con champiñones. Martes: Sopa de papas con bistec de cerdo. Miércoles: Potaje de calabaza y arroz con champiñones. Jueves: Potaje de costillas con papas y piña de maíz. Viernes: Potaje de bubango y costilla de papas con piña de maíz. Sábado: Sopa de pollo y chuletas a la brasa con papas. Domingo: Sardinas fritas con papas guisadas.

- Bono económico: Se hizo en dos tandas. La primera vez se les entregó a las familias un cheque monedero con 120 euros a gastar en una sola cadena de supermercados local. El pasado 24 de abril, las familias recibieron otra tarjeta bancaria con 120 euros por menor escolarizado con la que podían adquirir productos de varios establecimientos. Solo se les permite la compra de alimentos y productos de higiene de primera necesidad.

- Menores con beca en Canarias: 13.447.

- Valoración de la nutricionista Laura Zurita: Comida tradicional y local. Pescado de alto interés nutricional (sardinas). Correcto aporte de verduras (2 veces por semana) y legumbres como plato principal. Faltaría aporte de huevos. Alto aporte en patatas.

Castilla-La Mancha: Rita y Marilia, 3 y 4 años. Puchero y varitas de pescado

Menu para niños con beca de comedor en Cobisa
Menu para niños con beca de comedor en Cobisa
- Rita y Marilia (nombres ficticios) son las más pequeñas de una familia numerosa que vive en Cobisa (Toledo). Cuatro menores y dos adultos. Así que comer es cada día una tarea de organización titánica, pues entre ellos, Alex, de 14 años, tiene varias alergias que hay que tener en cuenta. Se reparten la comida que les llega del catering del colegio y la madre cocina para completar el menú. Este viernes hay festín. El puchero siempre es un acierto.

- Alimentación semanal:

Lunes: crema de calabaza, albóndigas de pollo con tomate, arroz con pilaf. Martes: alubias blancas guisadas, tortilla de patata con calabacín, zanahorias al vapor. Miércoles: sopa minestrone, merluza al horno encebollado, menestra salteada. Jueves: crema de pescado, espirales con tomate y queso. Viernes: puchero y varitas de merluza.

- Catering: La empresa Mediterránea elabora los menús y los reparte en táperes a las familias, que los recogen dos días a la semana.

- Menores con beca: 6.143.

- Valoración de la nutricionista Laura Zurita: Correcto aporte de verduras como plato principal y como complemento. Correcto consumo de pescado aunque sería mejor evitar el formato procesado. Falta la presencia de verdura fresca.

Cataluña. Eliel y Abigail, 7 y 3 años. Guiso de pollo con arroz blanco, ensalada y yogur

albert garcía
- Eliel y Abigail, de 7 y 3 años, viven con sus padres en un piso pequeño en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) que comparten con otras personas. Duermen todos en una misma habitación y la crisis sanitaria les ha golpeado fuerte, ya que sus padres, procedentes de Perú, se han quedado sin trabajo. Comen gracias a la beca y a otras ayudas sociales. Ellos, por ahora, se enteran de poco y se dedican a ser niños. A Eliel le gusta enseñar sus dibujos a las visitas.

- Alimentación semanal:

Lunes: Lentejas, hamburguesa y manzana; Martes: Macarrones con atún y yogur. Miércoles: Pescado con patatas pochadas y gelatina casera. Jueves: Pavita guisada con brócoli al vapor y pera. Viernes: Guisado de pollo con arroz, ensalada y yogur.

- Tarjeta monedero: La Generalitat ingresa 4 euros por día y niño y se recarga automáticamente.

- Menores con beca: 142.000.

- En L’Hospitalet de Llobregat vive la familia de Eliel y Abigaul, de origen peruano. La madre era empleada del hogar y el padre mozo de mudanzas. Ambos en el paro. Reciben un cheque monedero de 160 euros al mes. Karen, la madre, cocina para todos. “Es un poco justo”, lamenta, aunque lo complementa con otras ayudas sociales.

- Valoración de la nutricionista Laura Zurita: Platos únicos que complementan su base en carne, pescado, carbohidratos y legumbres. Se observa la presencia de verdura suficiente y en diferentes formatos. No aporta ningún huevo. Correcto aporte de pescado.

Comunidad Valenciana. Héctor, 6 años. Arroz integral con calabacín, jamón y queso

monica torres
- Héctor, de 6 años y alumno de Primaria en un colegio público de Picanya (Valencia), está contento porque no va a clase desde marzo. Es su primer año de escolarización y la adaptación le está costando. “Nosotros solemos comer bastante bien, somos muy de cuchara”, explica su madre, Vanesa Gajate, de 39 años. Es vergonzoso pero poco a poco se va soltando. Asegura que le gusta más la comida de casa que la del cole, y sobre todo, “los espaguetis con tomate y queso en polvo”. Quiere dejar claro que lo que menos le gusta es el huevo, en tortilla sí, pero solo ahí. Y los purés le chiflan. El de calabacín “el que más”.

- Alimentación semanal:

Lunes: Guisado de albóndigas con patata y yogurt. Martes: Lentejas y gelatina. Miércoles: Arroz al horno y yogurt. Jueves: Arroz integral con verduras (calabacín y ajos) y fruta. Viernes: Potaje habichuelas y gelatina.

- Cheque monedero: Un vale quincenal de 60 euros para la compra de alimentos en los supermercados Consum y Charter. Se puede comprar de todo, menos bebidas alcohólicas.

- Menores con beca: 59.000.

- Vanesa Gajate (39 años) es la madre Héctor. Ha trabajado en un supermercado y en un colegio como monitora de comedor. Ahora está en paro. Así que el cheque monedero le ha venido “de perlas”. Llegan con algo de retraso, eso sí, pero llegan. “La consejería te envía un mensaje con unas claves”, explica. Luego va a comprar al supermercado.

- Valoración de la nutricionista Laura Zurita: Comida tradicional. Menú de plato único con demasiado aporte en hidratos de carbono y bajo en proteínas. No tiene pescado ni huevo.

Galicia. Sofía Isabela, 3 años. Hamburguesa con huevo, patatas y natillas

Efectivos de proteccion civil de Pontevedra recojen en un restaurante los menus sociles para menores que se han quedado sin la beca comedor durante la crisis del coronavirus covid-19, al permanecer sin escuela durante el estado de alarma.
Óscar Corral
08/05/20
Efectivos de proteccion civil de Pontevedra recojen en un restaurante los menus sociles para menores que se han quedado sin la beca comedor durante la crisis del coronavirus covid-19, al permanecer sin escuela durante el estado de alarma. Óscar Corral 08/05/20OSCAR CORRAL
- Sofía Isabela Santeliz, 3 años y vive en Pontevedra. Todavía es muy pequeña para saber lo que es una alimentación sana, así que lo que más le gusta son “las chuches” que le llevan en bolsitas los chicos de Protección Civil junto a la comida que le hace con todo el amor del mundo María del Carmen, la cocinera de O Roxo, que se encarga de preparar táperes para los alumnos con la beca de comedor. A un adulto le costaría terminarse toda la ración, así que ella se deja gran parte del plato, que aprovecha con gusto su familia.

- Alimentación semanal:

Lunes: Verduras a diario, patatas y pollo. Fruta. Martes: Verduras, arroz y ternera. Yogur. Miércoles: Verduras, pasta y atún. Fruta. Jueves: Verduras, arroz y pollo. Yogur. Viernes: Hamburguesa completa, con huevo, jamón de york, queso, patatas. Fruta. Natillas de chocolate.

- Catering o ingresos: En las ciudades gallegas, la gestión corre a cargo de los ayuntamientos, y cada uno ha optado por un camino diferente para mantener el servicio durante el confinamiento. Catering o ingreso de dinero equivalente a los menús de comedor en la cuenta corriente (60 euros al mes).

- Alumnos con beca: 30.159 (quedan fuera los de los ayuntamientos grandes, con sus propias cifras).

- Valoración de la nutricionista Laura Zurita: Muy bueno: Verduras a diario. Bajo aporte de pescado y de huevo.

Madrid. Rubén, 9 años. Rollitos de jamón york con queso y 'nuggets' de pollo

Inma Flores
- Rubén, 9 años, ya se sabe el menú de Telepizza memoria, con el que lleva dos meses. “Hoy tocaba bolitas de pollo”, dice decepcionado al abrir el paquete. Le ha tocado de nuevo rollitos de jamón york y queso, como el lunes. Lo que más le gusta es cuando abre la bolsa y dentro hay pizza. Aunque después de varias semanas, y con seis kilos más, hasta de eso se ha hartado. “Echo de menos a mi cocinero del comedor”, lamenta el niño. También echa de menos comer pescado, que le encanta.

-Alimentación semanal:

Lunes: rollitos de jamón York y queso con patatas fritas. Martes: macarrones con ensalada. Miércoles: hamburguesa de pollo con patatas. Jueves: pizza de jamón y ensalada. Viernes: repite rollitos de jamón York con queso y nuggets de pollo. Le tocaban bolitas de pollo.

- Empresas de comida rápida: Madrid puso a disposición de los menores los menús de Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes. Algunos municipios (como Leganés, Rivas o Loeches) mantuvieron el servicio de catering.

- Menores con beca: 11.500.

- Valoración de la nutricionista Laura Zurita: Menú sin formato (primero, segundo, guarnición y postre) que impide alcanzar los aportes por grupos de alimentos recomendados (verduras, pasta, legumbres, pescado, etc.). Se basa en alimentos ultraprocesados. Exceso de aporte de hidratos de carbono (rebozados, pizza, pan hamburguesa). Los fritos son excesivos (no deberían superar una vez por semana). Alta densidad energética pero baja densidad nutricional. No ofrecen grupos de alimentos básicos para el equilibrio de un menú semanal: huevos, pescado, legumbres, arroz, verduras.

País Vasco. Odei, Nahia y Jon, 12, 10 y 9 años. Guisantes con jamón y salmón a la plancha

fernando domingo aldama
- Odei, Nahia y Jon, 12, 10 y 9 años, viven en Mungía (Bizkaia) y, además, tienen mucha suerte. En su casa se come muy bien. Toñi es cocinera y trabaja para un comedor escolar, con lo que sabe perfectamente qué combinaciones debe llevar al plato para que sea nutritivo y equilibrado. “A mi madre le doy un diez”, ratifica Odei, el mayor, mirando de reojo a su padre, Fran. “Comen como leones”, bromea el progenitor que deja claro que, allí, nada de comida rápida. “Somos grandes consumidores de gazpacho”.

- Alimentación semanal:

Lunes: Sopa de cocido, costilla adobada y una pera. Martes: Tallarines carbonara, merluza a la plancha y manzana. Miércoles: patatas en salsa verde y codillo al horno. Jueves: crema de calabacín, pollo asado y fresas. Viernes: guisantes con jamón y salmón a la plancha.

- Ingreso bancario: País Vasco ha optado por abonar de forma mensual en la cuenta bancaria de los padres o tutores lo correspondiente al menú del comedor.

- Menores con beca: 57.000.

- Valoración de la nutricionista Laura Zurita: Primeros platos muy equilibrados cumpliendo las frecuencias recomendadas. En platos principales: (2 veces por semana legumbre, una vez por semana pasta, una vez por semana patata y una vez por semana verdura). Aporta pescado con una adecuada frecuencia (dos veces por semana), de alta calidad (merluza y salmón) y un saludable cocinado (plancha). Aportan fruta de temporada (fresas). No ofrecen huevos una vez por semana.

Sobre la firma

Berta Ferrero

Especializada en temas sociales en la sección de Madrid, hace especial hincapié en Educación o Medio Ambiente. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU (Valencia) y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En