Esade alerta del riesgo de recesión en España en la segunda mitad del año por el coronavirus

Un informe del EsadeEcPol estima como muy probable que la economía española se haya desacelerado ya al 1%

Cartel de cerrado por la crisis de coronavirus en la calle de la Cava Baja, de Madrid.
Cartel de cerrado por la crisis de coronavirus en la calle de la Cava Baja, de Madrid.JULIAN ROJAS / EL PAÍS

Las previsiones negativas para la economía española por la pandemia del coronavirus empiezan a ponerse negro sobre blanco. Según un informe de EsadeEcPol, un think tank sobre políticas públicas de Esade que dirige el exmiembro de Ciudadanos Toni Roldán, una nueva recesión está a la vuelta de la esquina. “Europa posiblemente entrará en recesión en el primer semestre de 2020 y España es posible que lo haga en el segundo semestre con la reacción política que ha habido hasta hoy” afirma el estudio elaborado bajo la dirección de Roldán y los profesores Antonio García Pascual y Pedro Rey. “La duración y profundidad de la recesión son, de momento, una incógnita”, remacha el documento. Los autores afirman como “muy probable” que la economía española se haya desacelerado ya al 1% después de crecer al 2% en 2019.

“El shock del coronavirus para la economía global y los mercados financieros empieza a ser comparable al de la crisis de 2008-09”, alertan los autores. Esto es, explican, porque la disrupción económica es enorme, tanto por la parte de la oferta ―por el colapso de las cadenas de producción y distribución― como por la demanda, por el impacto de la incertidumbre y de las propias medidas de contención del virus. “El impacto en los mercados y, en particular, en la bolsa española ―con una caída del 14% en un solo día―, no tiene precedentes en la historia reciente”, advierte el estudio.

El impacto económico será mundial, pero en España será “más severo que en otros países por su estructura económica”, alertan en Esade. Esto es así porque “la demografía, la relativa abundancia de pymes y la alta dependencia del sector servicios (turismo, comercios, hostelería y transporte) hacen a España más vulnerable que otros países”.

El informe estima que la economía española ya ha caído muy probablemente hasta una tasa de crecimiento cercana al 1% en este primer trimestre, y que podría experimentar una contracción del PIB en el segundo trimestre. Pero el escenario podría ser peor. “Evidentemente, en un escenario en el que estuviésemos subestimando la persistencia en la tasa de contagio o de falta de respuesta en las políticas públicas, la contracción económica podría multiplicarse”, alertan los autores. La OCDE multiplica por tres la caída estimada en el PIB global hasta el -1.5% (frente al -0.5%) en un escenario más extremo, pero también plausible. Aunque no todo está perdido: “Por el contrario, una reacción contundente Europea podría mitigar la situación”.

España acumula tres vulnerabilidades para afrontar esta crisis desde el punto de vista económico. El primero, la demografía, por el elevado porcentaje de mayores y ancianos. Después, el peso del turismo, el comercio, la hostelería y el transporte, que representan el 24% del PIB. El sector servicios contribuye además al 78% del PIB español. Y, por último, la temporalidad en el empleo. Esto es especialmente preocupante porque en periodos de recesión, las empresas tienden a reducir contratos temporales en lugar de reducir horas de trabajo entre todos los empleados de la empresa (temporales y permanentes), con la consiguiente reducción de plantillas y subida del paro.

Los autores reclaman que España actúe temprano y de forma decidida para aplanar la curva de contagios. La evolución de los contagios sigue la misma trayectoria que en Italia, con 9 ó 10 días de retraso. Un estudio preliminar de la Universidad de Southampton que cita el informe estima que las medidas de contención implementadas en China podrían haber reducido en un 66% el número de personas infectadas si se hubieran implementado una semana antes.

En términos económicos, el objetivo más importante para mitigar la severidad de la crisis, según los autores, debe ser asegurar el acceso a la liquidez necesaria a las empresas que lo necesiten para evitar cierres de empresas solventes y proteger a los trabajadores de despidos injustificados.

Los grandes organismos internacionales y las agencias de calificación ya han anticipado que la epidemia del coronavirus va a segar el crecimiento en 2020. S&P ha recortado sus previsiones para España: del 1,7% que preveía inicialmente en 2020 pasa al 1,3%, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipa que el PIB global crecerá este año menos que en 2019, es decir, que se quedará por debajo del 2,9% de entonces, un crecimiento considerado muy débil.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50