Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Las mejores máquinas para hacer churros sin salir de casa

Ponemos a prueba cuatro máquinas de repostería que permiten elaborar churros con o sin aceite

Permiten elaborar churros con distintas formas y tamaños. GETTY IMAGES.
Permiten elaborar churros con distintas formas y tamaños. GETTY IMAGES.

Para los amantes del dulce, el chocolate con churros es uno de esos desayunos (o meriendas) ideales en los fríos días de invierno. Y gracias a las máquinas domésticas para hacer churros, ya no será necesario salir de casa y desplazarse hasta la churrería más cercana para disfrutar de ellos. Estos pequeños electrodomésticos permiten preparar la tradicional elaboración de manera sencilla: solo hay que introducir la masa a base de harina, agua, aceite y sal previamente amasada en su interior para que tome forma de churro.

¿Qué máquinas para hacer churros hemos elegido?

Con un presupuesto máximo de 35 euros, los modelos de máquinas para hacer churros que hemos seleccionado son: Beper máquina para hacer churros (8,25), Ilsa churrera metálica (7,25), Princess 132405 Churrera (7,25) y StartBlue churrera (6,5). Dos de ellas cocinan los churros a la vez que les dan forma, mientras que en otras hay que freír el churro en una sartén con aceite. Al analizarlas, los aspectos que hemos tenido en cuenta son los siguientes:

Diseño: el tamaño de la máquina, los materiales empleados para su construcción, la calidad del acabado, la longitud del cable…

Experiencia de uso: en este apartado hemos tenido en cuenta cómo es el proceso de elaboración de churros con ellas, desde dónde y cómo se vierte la masa hasta cuánto tiempo tardan en calentarse, si son fáciles de manipular, etcétera.

Limpieza: ¿La masa se queda adherida a la máquina o son fáciles de limpiar? ¿Con qué productos?

Resultado: sabor y textura de los churros que se preparan.

Otros: si pueden crearse diferentes diseños de churros o porras, si se pueden rellenar, tamaño y grosor máximo…

Así las hemos probado

Durante dos semanas hemos elaborado churros y porras con cada una de estas máquinas, siguiendo siempre las recomendaciones de uso paso a paso. En primer lugar, hemos optado por preparar su masa tanto con la tradicional harina de trigo como con harina de avena, para conseguir una versión más saludable. Después, la hemos introducido en su interior y puesto a prueba las capacidades de cada una.

La máquina para hacer churros ganadora de la comparativa es la propuesta de Beper; también la hemos considerado como la mejor máquina en relación calidad-precio. Y es que ofrece un equilibrio perfecto entre funcionalidad y sencillez de uso, además de ser muy fácil de limpiar y lograr unos churros de buen sabor en pocos minutos.

Máquina para hacer churros de Beper: nuestra elección y mejor relación calidad-precio

Lo primero que llama la atención de esta churrera es su diseño: se asemeja a una gofrera, con dos placas antiadherentes en su interior con moldes para cocinar los churros y un mango termoaislante para evitar quemaduras. Tiene unas dimensiones de 16 x 36 x 13 centímetros y un peso de 1,68 kilogramos, por lo que puede almacenarse en un cajón y sacarla cuando se vaya a utilizar.

Ficha técnica

  • Peso: 1,68 Kg
  • Medidas: 16 x 36 x 13 cm
  • Potencia: 700W
  • Voltaje: 240 v
  • Material: aluminio

Lo ideal es enchufar la máquina unos minutos antes de que se vaya a verter la masa para que sus placas se vayan calentando. Tiene una potencia de 700 vatios, por lo que coge temperatura rápidamente; es recomendable pintar las placas con un poco de aceite y emplear una manga pastelera para que la masa no sobresalga de los moldes. Con este tipo de máquinas se evita cocinar los churros en abundante aceite, obteniendo un resultado más saludable y ligero.

Gracias a su función rotatoria de 360 grados, que se traduce en la posibilidad de girar la máquina al completo para que se frían por ambos lados, se consigue una cocción mucho más uniforme. Y, una vez pasados 15 minutos, se obtienen cuatro churros con buen sabor y un toque crujiente. Para limpiarla, solo hay que dejarla enfriar y eliminar los restos de masa con ayuda de un paño húmedo.

Lo mejor, lo peor y conclusiones

  • Lo mejor: es muy sencilla de utilizar y no necesita mucho aceite, por lo que los churros resultantes son más saludables
  • Lo peor: los churros no quedan tan tostados como si se cocinaran en aceite
  • Conclusiones: de fácil uso, limpieza rápida y con un precio económico, permite obtener churros con un buen sabor en unos 15 o 20 minutos 

Churrera metálica Ilsa: la alternativa

Fabricada completamente en metal, esta churrera es muy resistente. Cuenta con un amplio tubo metálico en el que se introduce la masa y una palanca en su parte superior para ejercer presión sobre ella, creando así el churro. Tiene diferentes discos y, en función del utilizado, se consiguen distintas formas y elaboraciones. Por ejemplo, cuenta con uno que permite rellenarlos con crema o chocolate y otro pensado para hacer porras.

A medida que se va dando forma a la masa, hay que ir vertiendo los churros sobre una sartén con aceite muy caliente. Se caracterizan por su buen grosor y tamaño, aunque si se usa el disco para hacer churros de lazo quedan demasiado gruesos para nuestro gusto. Es necesario fregarla a mano pero la masa se despega con facilidad con ayuda de un estropajo.

Churrera Princess 132405

Con un diseño similar al modelo de Beper pero con una apariencia más alargada, también está formada por dos placas antiadherentes sobre las que se vierte la masa para conseguir cuatro churros. Está equipada con un sistema de control automático de temperatura que garantiza que alcanza y mantiene los grados idóneos para cocinarlos. Una vez que se introduce en su interior la masa, es necesario girar la churrera varias veces para que se distribuya bien por el molde, y después esperar unos 20 minutos hasta que su indicador luminoso, situado en la parte superior de la máquina, empiece a parpadear: ya están listos.

El sabor de los churros que se obtienen con ellos es bueno, aunque como pasa con la churrera de Beper, no quedan igual de crujientes que si se frieran. Es fácil de limpiar pero hay que tener especial cuidado a la hora de introducir la masa, pues puede desbordarse y para limpiarla en profundidad hay que desmontar sus placas.

Churrera StartBlue

Se trata de una máquina para hacer churros rellenos al estilo tradicional: está compuesta por una ‘pistola’ de plástico cilíndrica con un dispensador en su parte superior, en la que hay que añadir la masa para, después, crear el churro presionando el pistón. Sale a través de unos pequeños discos con ocho diseños diferentes para conseguir distintos acabados: en forma de estrella, zigzag, lunas… Aconsejamos utilizar la boquilla de estrella de ocho puntas, ya que con ella se obtienen los mejores resultados. Al igual que la churrera metálica de Ilsa, con ella es necesario freír la masa en una sartén de aceite caliente.

Está fabricada en plástico pero es bastante resistente y tiene unas dimensiones de 8,1 x 9,9 x 23,1 centímetros y un peso de tan solo 0,3 kilogramos, lo que facilita que pueda almacenarse cómodamente en un cajón. Viene acompañada de un libro de recetas en las que inspirarse y, a la hora de limpiarla, hay que desmontar sus piezas y fregarlas a mano con especial cuidado de eliminar bien todos los restos de masa.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 19 de noviembre de 2022.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Sobre la firma

Lucía García

Periodista especializada en los sectores tecnológico y educativo. Graduada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, actualmente compagina el análisis de productos y elaboración de comparativas para EL PAÍS Escaparate con su labor como redactora y 'community manager' en EDUCACIÓN 3.0.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS