Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Maternidad Al Amal

Matronas, madres y otras mujeres de la maternidad de Al-Amal

8 fotos

En Irak hay una carencia importante de centros de atención a la salud de embarazadas y madres recientes. Dos clínicas de MSF en Mosul están atendiendo hasta 40 partos diarios y les faltan manos

  • La maternidad Al-Amal, de MSF, está situada en el Centro de Atención Primaria Al Rafadain en Al Nahrawan, un barrio pobre situado en el oeste de Mosul (Irak). El centro ha estado proporcionando atención obstétrica y neonatal de rutina, planificación familiar y servicios de salud mental desde julio de 2019. Esta clínica y otra cercana, ambas de la ONG, atienden una media de 40 partos diarios.
    1La maternidad Al-Amal, de MSF, está situada en el Centro de Atención Primaria Al Rafadain en Al Nahrawan, un barrio pobre situado en el oeste de Mosul (Irak). El centro ha estado proporcionando atención obstétrica y neonatal de rutina, planificación familiar y servicios de salud mental desde julio de 2019. Esta clínica y otra cercana, ambas de la ONG, atienden una media de 40 partos diarios. MSF
  • Rahma, de 26 años, es matrona en el centro de maternidad de Al-Amal. En 2017, cuando terminó el conflicto en Mosul, los hospitales, mayoritariamente destruidos, no daban abasto para atender a toda la población. En Al-Amal, atienden alrededor de 100 mujeres al día. De media asisten unos 15 partos, aunque pueden llegar a atender hasta 25 diarios. "Antes trabajaba en un hospital público dónde la desinfección y el control de limpieza eran escasos. Por eso, muchas madres agradecen la buena higiene de nuestro centro. Nos llegan muchos pacientes a los que no podemos atender por falta de recursos. Y ellos nos dicen que no tienen más sitios a donde ir", cuenta.
    2Rahma, de 26 años, es matrona en el centro de maternidad de Al-Amal. En 2017, cuando terminó el conflicto en Mosul, los hospitales, mayoritariamente destruidos, no daban abasto para atender a toda la población. En Al-Amal, atienden alrededor de 100 mujeres al día. De media asisten unos 15 partos, aunque pueden llegar a atender hasta 25 diarios. "Antes trabajaba en un hospital público dónde la desinfección y el control de limpieza eran escasos. Por eso, muchas madres agradecen la buena higiene de nuestro centro. Nos llegan muchos pacientes a los que no podemos atender por falta de recursos. Y ellos nos dicen que no tienen más sitios a donde ir", cuenta. MSF
  • Rahma, supervisora de matronas, posa en un pasillo de la maternidad Al-Amal con sus colegas Nadwa, Zaman y Marwa, todas ellas matronas. Ellas y sus colegas iraquíes son la fuerza motriz de las actividades en la maternidad. En el centro trabajan 30 matronas y cinco supervisoras, junto con colegas especializadas en promoción de la salud, salud mental y otros servicios. Alternan los turnos de día y de noche, porque la maternidad permanece abierta constantemente. El centro ofrece atención obstétrica y neonatal rutinaria, planificación familiar y servicios de salud mental. "Aquí cuidamos a las mujeres embarazas y a sus hijos, les ofrecemos servicios prenatales y postnatales. Nuestra sociedad tiene que entender que las mujeres embarazadas necesitan atención médica, física y psicológica", dice Rahma.
    3Rahma, supervisora de matronas, posa en un pasillo de la maternidad Al-Amal con sus colegas Nadwa, Zaman y Marwa, todas ellas matronas. Ellas y sus colegas iraquíes son la fuerza motriz de las actividades en la maternidad. En el centro trabajan 30 matronas y cinco supervisoras, junto con colegas especializadas en promoción de la salud, salud mental y otros servicios. Alternan los turnos de día y de noche, porque la maternidad permanece abierta constantemente. El centro ofrece atención obstétrica y neonatal rutinaria, planificación familiar y servicios de salud mental. "Aquí cuidamos a las mujeres embarazas y a sus hijos, les ofrecemos servicios prenatales y postnatales. Nuestra sociedad tiene que entender que las mujeres embarazadas necesitan atención médica, física y psicológica", dice Rahma. MSF
  • Mariam tiene 20 años y vive en el barrio de Yarmouk, en Mosul.  Es madre de dos niños, y en el momento en que se tomó esta imagen, se encontraba embarazada de tres meses y medio. Esta fue la primera vez que acudió al centro de Al-Amal. "Mi primer parto fue en un hospital público y el segundo en el centro de maternidad de Nablus. No pagué por ninguno de los ellos, pero lo que me preocupa no es tanto el dinero, sino el estado del hospital y el trato hacia nosotras", explica. rnrn
    4Mariam tiene 20 años y vive en el barrio de Yarmouk, en Mosul. Es madre de dos niños, y en el momento en que se tomó esta imagen, se encontraba embarazada de tres meses y medio. Esta fue la primera vez que acudió al centro de Al-Amal. "Mi primer parto fue en un hospital público y el segundo en el centro de maternidad de Nablus. No pagué por ninguno de los ellos, pero lo que me preocupa no es tanto el dinero, sino el estado del hospital y el trato hacia nosotras", explica. MSF
  • Una enfermera toma la tensión a Mariam en la maternidad de Al-Amal, en Mosul. "Para dar a luz a mi tercer hijo, he venido aquí, ya que varias personas me lo han recomendado. Mi experiencia ha sido buena. He tenido por primera vez una revisión prenatal y además, no he tenido que esperar muchas horas para ser atendida", dice la embarazada.
    5Una enfermera toma la tensión a Mariam en la maternidad de Al-Amal, en Mosul. "Para dar a luz a mi tercer hijo, he venido aquí, ya que varias personas me lo han recomendado. Mi experiencia ha sido buena. He tenido por primera vez una revisión prenatal y además, no he tenido que esperar muchas horas para ser atendida", dice la embarazada. MSF
  • Las manos que sostienen a este bebé son de Rafida, de 15 años. Vive cerca del centro de maternidad, pero es la primera vez que acude, ya que su familia y sus vecinos se lo recomendaron. "Llegué ayer por la noche y me he puesto de parto hoy a las nueve de la mañana", contaba el pasado 11 de enero de 2022. "Me quedaré aquí unas cuatro horas más y luego me iré a mi casa con Layth, mi hijo. El cuidado aquí es muy bueno y el centro está limpio, y además me dan comer y de beber. Estoy muy agradecida por el trato y tengo esperanzas para un futuro mejor".
    6Las manos que sostienen a este bebé son de Rafida, de 15 años. Vive cerca del centro de maternidad, pero es la primera vez que acude, ya que su familia y sus vecinos se lo recomendaron. "Llegué ayer por la noche y me he puesto de parto hoy a las nueve de la mañana", contaba el pasado 11 de enero de 2022. "Me quedaré aquí unas cuatro horas más y luego me iré a mi casa con Layth, mi hijo. El cuidado aquí es muy bueno y el centro está limpio, y además me dan comer y de beber. Estoy muy agradecida por el trato y tengo esperanzas para un futuro mejor". MSF
  • Shazia trabaja como gestora de actividades de partería en la Maternidad Al-Amal. Se unió a MSF en 2011 en Pakistán y ha estado trabajando en diferentes países antes de llegar a Irak. Aquí se la ve de pie frente a la maternidad. "Ahí es donde los pacientes entran en el centro", explica. "Luego pasan por un circuito, que va desde el pre-triaje, hasta el departamento de consultas externas, si necesitan consultas prenatales, posnatales o de planificación familiar. Si las pacientes vienen a dar a luz, irán al departamento de hospitalización, donde permanecerán hasta que se pongan de parto. Luego pasarán a la sala de alumbramientos y, después, a la de pospartoobservación".
    7Shazia trabaja como gestora de actividades de partería en la Maternidad Al-Amal. Se unió a MSF en 2011 en Pakistán y ha estado trabajando en diferentes países antes de llegar a Irak. Aquí se la ve de pie frente a la maternidad. "Ahí es donde los pacientes entran en el centro", explica. "Luego pasan por un circuito, que va desde el pre-triaje, hasta el departamento de consultas externas, si necesitan consultas prenatales, posnatales o de planificación familiar. Si las pacientes vienen a dar a luz, irán al departamento de hospitalización, donde permanecerán hasta que se pongan de parto. Luego pasarán a la sala de alumbramientos y, después, a la de posparto/observación". MSF
  • Shazia cuida de una recién nacida llamado Rivan. Bushra, la madre del bebé, dice: "He venido aquí para dar a luz a Rivan. Gracias a Dios porque no hay ningún hospital más cerca de mi casa; tenemos un servicio de urgencias, pero nada más. Es la primera vez que vengo aquí, mis familiares me hablaron de esta maternidad. Rivan es mi primera hija. Pero si tengo otros niños en el futuro, volveré aquí. He llegado hoy a las 9.30 de la mañana, he visto al médico y el parto ha empezado a las 14.00 horas. El proceso ha sido difícil, pero todo ha ido bien, las matronas han ayudado mucho. Me siento feliz de tener a mi bebé. Espero que el futuro sea cada vez más brillante. Y espero traer a otros niños".
    8Shazia cuida de una recién nacida llamado Rivan. Bushra, la madre del bebé, dice: "He venido aquí para dar a luz a Rivan. Gracias a Dios porque no hay ningún hospital más cerca de mi casa; tenemos un servicio de urgencias, pero nada más. Es la primera vez que vengo aquí, mis familiares me hablaron de esta maternidad. Rivan es mi primera hija. Pero si tengo otros niños en el futuro, volveré aquí. He llegado hoy a las 9.30 de la mañana, he visto al médico y el parto ha empezado a las 14.00 horas. El proceso ha sido difícil, pero todo ha ido bien, las matronas han ayudado mucho. Me siento feliz de tener a mi bebé. Espero que el futuro sea cada vez más brillante. Y espero traer a otros niños". MSF