Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La más inmortal de Shírov

No pocos votan por la jugada del hispano-letón que glosa este vídeo como la mejor de la historia

Leontxo García.

Blancas: Rh1, Ah6; peones en g2 y h3.

Negras: Rg8, Af5; peones en a5, d5, f6 y g6.

Hay momentos que un ajedrecista no olvida jamás, por muchos miles de partidas que juegue, vea en directo o reproduzca a lo largo de su vida. Uno de ellos aconteció cuando se cumplía la 5ª hora de lucha de la 10ª ronda del legendario torneo de Linares en su edición de 1998. Tras haber estado al borde del abismo frente al futuro campeón del mundo Véselin Topálov, búlgaro residente en Salamanca, Alexéi Shírov tenía una clara ventaja, pero los análisis realizados en la sala de prensa con ayuda de potentes programas informáticos incitaban a pronosticar un empate.

De pronto, el hispano-letón hizo una jugada electrizante, y tan inesperada que incitaba a pensar en un error del tablero electrónico o en una gran excentricidad del Leonardo da Vinci del ajedrez. En realidad, Shírov hacía honor más que nunca a ese apelativo. Su producción de partidas bellísimas es muy amplia pero, aunque no lo fuera, su nombre ya merece figurar con mayúsculas en la historia del ajedrez por aquella jugada que hizo en el Wimbledon del deporte mental de 1998 frente a un atónito Topálov.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información