Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Responsabilidad

El desplome de un espacio público infantil en Santander debería hacernos enrojecer de indignación. Es un espacio concebido desde su origen para eso. ¿Qué cálculos o justificaciones técnicas incluía el proyecto? ¿Quién lo supervisó? ¿Qué empresa lo construyó? ¿Quién certificó su correcta ejecución? ¿Quién es responsable del mantenimiento? Y verán cómo al final no se depuran responsabilidades.

Vicente Fombellida Fernández. Logroño

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >