Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arte sublime de Rubinstein

El 'primer campeón del mundo sin corona' tumbó a Georg Rotlewi en una de las partidas más bellas de la historia, en 1907

Leontxo García.

En 15 siglos de historia hubo pocas partidas tan bellas como la que en 1907 jugaron en Lodz los polacos Akiba Rubinstein y Georg Rotlewi. El conocido como el primer campeón del mundo sin corona encadena una serie de sacrificios que producen en el aficionado una sensación tan intensa como La Novena Sinfornia de Beethoven en un melómano.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información