Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raúl, Rebeca y Lorca: la vida después de un gran éxito musical

Los tres artistas, figuras de la radiofórmula en los 90 y los 2000, reflexionan sobre la pérdida de popularidad antes de reunirse este sábado en Love the Tuenti's, festival que rinde homenaje al sonido comercial de hace dos décadas

Rebeca, Raúl y Lorca, en tres momentos del vídeo.
Madrid / Barcelona

Hay canciones que desde la adolescencia se quedan guardadas en algún lugar recóndito de la memoria. A quien le tocara vivir esta época en los 2000 no le costará ahora completar la frase Hace tanto que sueño su boca... (que la vida se me ha vuelto loca) aunque un minuto antes pueda haber firmado ante notario que no se la sabe, que en esa época era ya más de los Strokes. Están ahí. Nadie sabe cómo. Esa letra, en concreto, componía la primera canción del verano de la década y lanzó a una fama repentina a Raúl Fuentes (Vitoria, 44 años), popularmente conocido como Raúl. El intérprete vasco vendió alrededor de 700.000 copias de ese primer álbum, según datos de su equipo, al mismo tiempo que acaparaba horas y horas en las principales radiofórmulas y era perseguido por las fans allá donde fuera. Pero esa sonada popularidad no duró para siempre: "Estás en todos los medios, eres una estrella que todo el mundo quiere y de repente la cosa empieza a flaquear. Hay que saber afrontar eso. Es una situación dura, pero también te hace madurar y te hace visualizar tu propia existencia como artista desde un punto de vista más frío", cuenta el cantante, que ahora sigue viviendo de la música, de bolo en bolo, y colabora con el programa de Castilla-La Mancha Televisión Estando contigo. En su currículo figura haber vendido más de un 1.800.000 copias, entre España y Portugal, sobre todo de sus tres primeros trabajos, que llegaron en años consecutivos. Desde 2011 solo lanza sencillos sueltos. 

Una transición parecida tuvo que vivir Rebeca Pous, (Barcelona, 40 años) intérprete de la incombustible Duro de pelar y doble disco de platino con su dos primeros lanzamientos, Rebeca (1996) y Rebelde (1997), aunque tras el segundo perdió presencia mediática. "Dios me ha dado el privilegio de conformarme con lo que la vida me ha dado. Una persona que es número uno, que en 1996 canta el tema más radiado en España, que consigue cinco números uno en Latinoamérica, que está con artistas de la talla de Ricky Martin, Paulina Rubio o Christina Aguilera, pasa a no tener discográfica o a no sonar en la radio cuando había sido Dios en la radiofórmula. Para no volverte loca y tirarte por un puente, tienes que ser muy madura y saber que lo que has vivido es un regalo que seguramente no volverá a pasar, pero que pueden pasar otras cosas que alimenten tu profesión".

"Ese fogonazo de Lorca se vio truncado", cuenta, por su parte, José Alfonso Lorca (Madrid, 43 años) que tras formar parte del dúo Ciencias naturales, una banda juvenil que tuvo tirón comercial en los 90, se embarcó en una carrera en solitario logrando vender cerca de 50.000 copias de su disco Lorca, según figura en la biografía de su web, y colocando el tema Bésame en la boca en las principales radios y discos recopilatorios de verano. Tras su segundo disco, Serpiente con tacón (2004), rompió con su discográfica y comenzó una travesía por el desierto: se arruinó tratando de financiar su propio álbum y acabó aparcando la música durante dos años para recuperarse de una adicción a la cocaína. En su currículo como compositor, figuran temas como Un okupa en tu corazón, para Raimundo Amador, o Agua de mayo, que interpreta Malú.

Los tres se reunirán ante un gran público este sábado a partir de las 17.00 en el festival Love The Tuenti's, en el IFEMA de Madrid, donde se rendirá homenaje a la década de los 2000 con algunos de los artistas más comerciales de la época como King África, Coyote Dax, Coti, Álex Ubago o Las Ketchup. Con las entradas agotadas, 26.000 personas repartidas en tres escenarios (Dance. Pop y Playa) corearán las canciones que sonaban en la radio hace dos décadas, aunque ellos aún no sepan que recuerdan la letra.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información