Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bill Cosby no ha recibido ninguna visita desde que entró en la cárcel

El actor, que cumple una condena de tres a diez años en una cárcel de máxima seguridad por agresión sexual, está pendiente del recurso de apelación

Bill Cosby, escoltado por la policía.
Bill Cosby, escoltado por la policía. Brendan McDermid

Bill Cosby no ha visto a su esposa, Camille, desde el pasado septiembre, cuando comenzó su condena por drogar y agredir sexualmente a Andrea Constand en su casa cerca de Filadelfia en 2004, según DailyMailTV. Pero ha recibido mensajes privados de apoyo de celebridades como Quincy Jones y Spike Lee. Estas son solo algunas de las revelaciones hechas por Andrew Wyatt, el portavoz de Cosby, confidente y su único visitante en la prisión. Wyatt describió a Cosby como un hombre que continúa declarando su inocencia, que se ha adaptado "asombrosamente" a la vida en la que él llama "la caja de hierro" y que confía en que será "reivindicado".

Bill Cosby presentó este martes ante el Tribunal Supremo de Pensilvania un extenso documento, de unas 350 páginas, con el que apela formalmente la condena que le impuso el pasado septiembre el juez Steven O´Neill, informa Sandro Pozzi. Su argumento es que el magistrado permitió que cinco mujeres testificaran contra él durante el juicio por asalto sexual a Andrea Constand, cuando no estaban relacionadas con el caso.

La fiscalía las utilizó para demostrar que el actor siguió un patrón de conducta predatoria al abusar de sus víctimas. El equipo legal que representa al actor cuestiona también que se presentara como prueba una declaración que hizo sobre el sedativo Quaalude, que suministró a Constand. “Es un paso importante para garantizar que recibe una audiencia de un tribunal justo e imparcial”, afirma su portavoz.

Una celda en la prisión de Phoenix como la de Cosby.
Una celda en la prisión de Phoenix como la de Cosby. AP

“La Constitución garantiza este derecho a Cosby –y a todos los estadounidenses”, añade en referencia a la apelación. El comediante, de 81 años, utilizó también su cuenta en Twitter para agradecer a su familia y a sus seguidores por el apoyo que le están mostrando mientras cumple la sentencia. Y afirma, con una foto de su mujer de fondo, que “América volverá a ser grande” cuando haya “justicia para todos”.

El primer juicio de Cosby finalizó con un juicio nulo en junio de 2017 cuando el jurado se declaró "desesperadamente estancado" e incapaz de llegar a la decisión unánime necesaria según la ley de Pennsylvania. Pero, el jurado en un segundo juicio en abril de 2018, no tuvo tal problema. Al actor de 81 años se le permitió permanecer en su casa y bajo arresto domiciliario mientras esperaba su sentencia.

Ahora, Wyatt ha contado cómo Cosby llegó a esa audiencia con la absoluta certeza de que no vería a Camille, de 75 años, su esposa durante 55, hasta que saliera de la cárcel. Cosby y Camille tienen tres hijos: Erika, de 53 años, Erinn, de 52, y Evin, de 42, ninguno de ellos ha visitado a su padre.

Wyatt ha explicado que Cosby le dijo que se preparó "mental y físicamente" para entrar en la cárcel. ''Este juez no me va a sentenciar a libertad condicional o algún tipo de arresto domiciliario. Él tiene que quedar victorioso llevándome a la cárcel''. Según Wyatt, Cosby ha dejado claro que no quiere que ningún miembro de la familia lo visite. "Siente que cuando salió de casa el día de la sentencia lo hizo como Bill Cosby, no como NN7687, el número que le han dado, y no quiere que su familia lo vea de esa manera, no vestido con un uniforme de prisión".

Cosby está preparado para estar allí por mucho tiempo si su apelación no logra asegurarle un tercer juicio. Una condición para la libertad condicional después de tres años es que asista a clases de rehabilitación de depredadores sexuales violentos. "Cosby ha dejado muy claro que es inocente. Siente que así es como logran que los reclusos confiesen un crimen que no cometieron porque les obligan a asistir a este tipo de clases. En el momento en que pones un pie en una clase de depredador sexual, eres un demonio; eres culpable de ese crimen", dice su abogado.

Por el contrario, es él quien imparte charlas. El actor ha decidido ayudar a sus compañeros de celda y ha aconsejado a más de un centenar de presos, dándoles hasta cuatro charlas por semana, como explica la web estadounidense Page Six. "Estos son la clase de hombres a los que ha querido dirigir sus mensajes durante años, y ahora ha dado con una audiencia completamente fiel", ha dicho su portavoz sobre esta nueva faceta de Cosby.

Según la publicación, el actor realiza la mayor parte de su trabajo con un grupo de presos que están a punto de lograr la libertad condicional. A ellos les habla sobre cómo mejorar sus vidas y no volver a estar entre rejas de nuevo. Al parecer, les explica cómo ser buenos ejemplos para sus hijos, les da consejos para encontrar trabajo después de salir de prisión y les ayuda a prepararse las entrevistas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >