Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sistema decepcionante

Soy alumno de un instituto público del sur de Madrid. Hace ya 11 años que entré en la enseñanza pública y, actualmente, no puedo sino manifestar mi profunda decepción con un servicio público deficiente, escaso de medios y personal.

Antes de las vacaciones, un profesor nos comunicó a los 30 compañeros de mi saturada clase que faltaría todo el segundo trimestre. A día de hoy, casi una semana después del inicio de las clases, sigo esperando la llegada de un profesor sustituto. Y no es la primera vez. Tampoco podemos ir al laboratorio, resulta imposible realizar actividades con tanta gente y no hay personal para desdoblar la clase. Así, sigo esperando en mi silla medio rota a que alguien en la Consejería nos haga un poco de caso.

Daniel García Sánchez

Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >