Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malos tiempos para la convivencia

Que cada poco tiempo nos encontramos con que un ciclista que practica su deporte en la naturaleza sufra un grave accidente porque alguien ha colocado en el camino un alambre o similar, no debe dejar de indignarnos.

En los últimos días, un joven ciclista ha sufrido daños serios en la clavícula al tropezar con una puerta de alambre que alguien dejó en medio de un camino en Extremadura. El campo parece un lugar sin ley: cortes de caminos públicos, instalación de puertas y otros obstáculos, perros peligrosos sueltos y un largo etcétera.

Félix Gálvez. Arroyomolinos (Madrid)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >