Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tina Turner, confesiones dramáticas sobre sus matrimonios

La cantante de 78 años, que ahora vive en Suiza, recuerda en una entrevista que pasó su primera noche de bodas en un burdel y también habla del problema de salud que estuvo a punto de costarle la vida

Tina Tuner
La cantante Tina Turner. AP

La cantante estadounidense Tina Turner ha revelado en una entrevista con la revista You de Mail On Sunday que su exesposo, Ike Turner, fallecido en 2007 y del que se divorció en 1978, la llevó a un burdel en su noche de bodas. Turner, de 78 años, se casó con el músico de blues, su descubridor en el terreno musical, en México en 1962, y durante sus 16 años de matrimonio él la maltrató y abusó de ella, según desvelaron ambos en varias ocasiones.

La cantante, casada actualmente con Erwin Bach y afincada en Suiza, asegura a la revista que Ike Turner la obligó a presenciar "un espectáculo sexual en vivo" en la noche nupcial, una experiencia que le pareció tan "perturbadora" que intentó "borrarla" de su memoria.

"Estuve triste todo el rato, a punto de llorar, pero no había escapatoria. No podíamos irnos hasta que Ike estuviera listo, y se lo estaba pasando muy bien", relata la artista, que en los últimos tiempos ha sufrido diversos problemas de salud.

Tina Turner, con su marido Erwin Bach.
Tina Turner, con su marido Erwin Bach. CORDON PRESS

En su nueva autobiografía, la artista explica que Erwin Bach, con quien se casó en 2013 tras varios años de relación, en cambio, le salvó la vida al donarle uno de sus riñones para un trasplante.

Tina conoció a su actual marido en 1985, porque Bach era un ejecutivo de EMI, su casa de discos en Europa, y ese encuentro que cambió su vida tuvo lugar en la ciudad alemana de Colonia: "Fue amor a primera vista, no pensé que estaba preparada para esto".

Erwin también se había enamorado de ella: "Cuando me miraba me decía que no veía la estrella o el color de mi piel o cualquier otro detalle. Solo veía una mujer muy deseable".  Los problemas de salud llegarían mas tarde, cuando estaba de gira para celebrar sus 50 años como artista: "Tenía 69 años y me encontraba en un tour muy exigente. Además, tenía la tensión alta, por lo que había estado tomando medicación desde 1985 (...) Después de trabajar tan duro durante tantos años estaba preparada para dejarlo. No quería que mis fans vinieran a un show y pensaran que hubo un tiempo en el que era buena".

Luego las cosas empeoraron: "En un día cualquiera de octubre de 2013, tres meses después de nuestra maravillosa boda, me desperté y sentí como si un relámpago hubiera golpeado mi cabeza y mi pierna derecha. Intenté hablar, pero no me salían las palabras. Estaba sufriendo un infarto. Fue un golpe muy duro para mi cuerpo, porque mi lado derecho estaba entumecido. Tuve que trabajar con un fisioterapeuta para aprender a andar de nuevo y usar mi mano derecha iba a ser un problema (...) Mi doctor estaba preocupado porque la presión arterial afectara a mis riñones, así que me derivó a un especialista. El doctor Jorg Bleisch me informó de que mis riñones solo estaban trabajando al 35%".

Su marido se mantuvo a su lado en esos momentos tan duros, en los que ella incluso se planteó el suicidio: le quitaron parte de su intestino y los doctores eran optimistas. Sin embargo, en diciembre de 2016, sus riñones solo funcionaban al 20%, así que solo tenía dos opciones, la diálisis o el trasplante. Fue su marido su donante y quien le salvó la vida.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >