Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El rapto de Europa

La buena noticia es que la UE, al fin, se ha politizado; la mala, que si no actuamos en consecuencia, acabaremos perdiéndola

DIEGO MIR

Europa vuelve a ser un campo de batalla, aunque no lo sea, felizmente, por una guerra que la transforme en un paisaje lunar, como en aquellos tiempos no tan lejanos en los que, según describía Vonnegut, Dresde dejó de parecerse a una Florencia sobre el Elba. Lo que nos jugamos en esta otra contienda, como dijo Tsipras este martes en Estrasburgo, es de “carácter existencial”, pues sucede que, una vez rota su promesa de prosperidad, la idea de Europa ha pasado a ser un significante vacío a la espera de ser rellenado de sentido. La disputa es, de nuevo, sobre su identidad, y me temo que ya no basta con defender a Europa. El dilema no consiste en Europa sí o no. Se trata de saber qué Europa queremos.

Cuando Farage y los suyos abandonen de una vez el barco, el Europarlamento dejará de contar con fuerzas políticas que solo quieren marcharse. La batalla se producirá entonces por la influencia dentro de la Unión y por el modelo que se quiera imponer. Se equivocan quienes piensan que la UE está en decadencia: jamás la batalla política se presentó en un marco tan europeo. Y es en esa clave donde hay que interpretar las palabras de Orbán del verano pasado: “Hace 27 años pensamos que Europa era nuestro futuro. Hoy, somos el futuro de Europa”. Recordaba con ellas que, lejana ya la caída del muro de Berlín, el conflicto político se articula ahora en términos identitarios, y de ahí surge su abyecta bandera: “Europa para los europeos”.

No se trata, por supuesto, de la Europa cosmopolita y liberal de Macron, o de la humanista e intrépida tierra de Odiseo a la que apelaba Tsipras; su Europa es aquella que antepone los valores cristianos a los derechos individuales; la que, al parecer, permite también la imposición del libre mercado sin incluir en la ecuación la libertad política para Hungría o Polonia. Esa es la enorme importancia de la votación del miércoles en el PE.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La pugna por la identidad se libra encarnizadamente en el seno del Partido Popular Europeo. Las próximas elecciones pueden colocar a la extrema derecha como segundo grupo del Europarlamento, incluso con Orbán a la cabeza, y ya verán cómo las viejas batallas entre Juncker y Schulz nos parecerán entonces amables duelos dialécticos, apenas una disputa sobre matices entre bienintencionados caballeros. Ahora más que nunca estamos ante la confrontación de modelos antagónicos: uno que, con sus diferencias, incluye el liberalismo de Macron, la democracia cristiana de Merkel y la socialdemocracia; y el otro, los grupos de ultraderecha dispuestos al asalto definitivo de la fortaleza. La buena noticia es que Europa, al fin, se ha politizado; la mala, que, si no actuamos en consecuencia, acabaremos perdiéndola. @MariamMartinezB

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS