Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Periodismo frente a partidismo

RTVE abre el camino hacia la independencia y la pluralidad informativa

Sede de los Servicios Informativos de RTVE.
Sede de los Servicios Informativos de RTVE.

En su artículo 20, la Constitución reconoce el derecho de los ciudadanos a recibir información veraz y plural a través de los medios de comunicación públicos. Como corporación de titularidad estatal, RTVE tiene una elevada exigencia de neutralidad, transparencia y calidad, principios que desgraciadamente no siempre ha cumplido. Durante décadas, la televisión pública ha sido utilizada como una televisión de partido, al servicio de los intereses del Gobierno de turno, si bien es justo reconocer que también ha habido periodos —el del mandato de Rodríguez Zapatero— en los que sí existió la independencia informativa en las pantallas.

Ahora, la corporación abre un nuevo ciclo liderado de manera provisional por la veterana y respetada periodista Rosa María Mateo en el que aspira a recuperar los valores de credibilidad y objetividad que nunca debió haber perdido. Frente a aquellos tiempos en los que los responsables de los telediarios actuaban como verdaderos comisarios políticos, en esta etapa los servicios informativos están dirigidos por un equipo de profesionales de la casa con gran experiencia y acreditada trayectoria. Difícilmente se podría haber abordado la indispensable regeneración democrática de la televisión manteniendo al frente de una de las áreas más sensibles, como son los programas informativos, a personas que han atesorado fundadas reprimendas por malas prácticas en el ejercicio periodístico.

Los ciudadanos son los legítimos dueños de los medios estatales de comunicación y tienen derecho a exigir de ellos noticias veraces y opiniones plurales. El sectarismo informativo practicado durante el Gobierno del Partido Popular es incompatible con los criterios de servicio público y la defensa de los valores constitucionales que deben inspirar la actividad de RTVE.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.