Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ok Google, cuéntame un chiste” y todo lo que pedimos al asistente

Si analizamos las palabras relacionadas que utilizamos cada vez que saludamos a Google descubriremos alguna que otra petición inquietante

Google no es Samantha, pero tienen algo en común: tenemos una relación complicada con ambos.
Google no es Samantha, pero tienen algo en común: tenemos una relación complicada con ambos.

Google Trends nos permite conocer muchas cosas del mundo en el que vivimos, un universo que refleja su realidad a través de las búsquedas que hacemos diariamente en Google. Eso sí, cuando hacemos la consulta la podemos escribir o la podemos hacer a través del asistente de voz. Esta última posibilidad ha cambiado completamente la forma que tenemos de hacer preguntas y ha reinventado este interés, haciéndolo más personal e improvisado.

En nuestras conversaciones con Google hemos cambiado el hola por “Ok Google”. Esta frase es la contraseña para activar la consulta, la forma que tenemos de iniciar un diálogo con el asistente. Una especie de cambio y corto de walkie talkie en versión smartphone. Pues bien, si analizamos las palabras relacionadas que utilizamos cada vez que saludamos a Google descubriremos las torpezas y la realidad de este nuevo sistema de comunicación móvil.

Entre las cosas que decimos destacan los habituales ensayos para probar la herramienta: “activar Ok Google”, “Ok Google no funciona”, “Di Ok Google”, “Ok Google: configurar mi dispositivo”, “Ok Google en español”. Pero lo que más llama la atención son las peticiones concretas que le hacemos: “¿Voy a necesitar el paraguas mañana?”, “Cuéntame un chiste”, “¿Qué hora es?”, “llamar a mamá” o “canta”.

Mediante el autocompletado de Google también podemos conocer más sobre nuestras demandas al asistente. Requerimientos que podemos ordenar mientras hacemos otras actividades: “Llévame a casa”, “el tiempo en Madrid”, “escuchar música”, “¿Dónde está mi coche?” o el cómodo “enviar un WhatsApp”. Y por supuesto, también planteamos cuestiones inquietantes y lanzamos órdenes del estilo “¿Cómo me llamo?”, “cuéntame algo” o un tierno “¿Me quieres?”.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información