Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Alba hablan en público de sus asuntos de familia

Cayetano Martínez de Irujo aborda sus traumas de la infancia y el actual duque admite las diferencias entre los hermanos

La duquesa, el día su 87 cumpleaños, con Alfonso Díez y Cayetano Martínez de Irujo.
La duquesa, el día su 87 cumpleaños, con Alfonso Díez y Cayetano Martínez de Irujo. GTRES

“Nunca me dijo que me quería, pero yo sabía que me quería”. Esta es una de las confesiones que Carlos Fitz-James-Stuart y Martínez de Irujo, actual duque de Alba, hizo anoche en el programa de TVE Lazos de sangre,una serie documental de ocho capítulos que se adentrará en los secretos de algunas de las sagas familiares más conocidas de España. Los miembros de la Casa de Alba fueron los primeros en abrir las puertas de sus palacios para hablar ante las cámaras de sus asuntos de familia, muchos conocidos, otros no tanto, pero todos, en cualquier caso, contados por sus protagonistas.

14 veces Grande de España, Cayetana fue la jefa de la Casa de Alba y una destacada figura de la vida social pero, por encima de todo, un personaje irrepetible que no dejaba a nadie indiferente. Para casarse por tercera vez repartió su gran patrimonio y antes de morir pidió a los suyos que permaneciesen unidos. Pero poco se ha cumplido. Los Alba no son una familia unida, el reparto de la herencia abrió heridas que no han cicatrizado y por las que el documental pasa de puntillas.

Que la duquesa fue una mujer singular resulta de sobra conocido. Amante del flamenco, de los toros, de los artistas, no fue una aristócrata al uso. Pero lo desconocido para muchos es su faceta de madre y esposa. El actual duque de Alba, sentado en uno de los impresionantes salones del Palacio de Liria rodeado de cuadros de Goya, recordó una infancia que no fue fácil en lo emocional. “Conmigo era especialmente dura. Con los pequeños más cariñosa”, contó con un punto de emoción. Pese a ello, el aristócrata explicó que sigue sus pasos como actual responsable de la Casa. “Yo sabía lo que le gustaba y eso es lo que yo sigo haciendo. Limpio los cuadros, cuido de que todo esté como ella hubiera querido”, desveló.

La duquesa de Alba observa como Alfonso Díez saluda a Cayetano Martínez Irujo.
La duquesa de Alba observa como Alfonso Díez saluda a Cayetano Martínez Irujo. GTRESONLINE

Desde su apartamento, Cayetano Martínez de Irujo, el menor de los hijos de la fallecida duquesa, también participó en el documental, que inició haciendo una desgarradora confesión: “He tardado 30 años en superar todo lo que llevaba dentro. He recurrido a todos los especialistas que he necesitado, a toda la ayuda psicológica posible. Ahora ya soy yo”.

Cayetano Martínez de Irujo habló de una infancia con una madre que le llevaba con “una vara” y con la ausencia de un padre que murió cuando era muy pequeño. La llegada de Jesús Aguirre, el segundo de los maridos de la duquesa, supuso una de sus etapas vitales más complicadas. Fueron tiempos en que Martínez de Irujo vivió enfrentado a su madre en una actitud que calificó de “rebelde”. Con los años hubo reconciliación con Aguirre. También con su madre: “Al final hablamos muchas horas”.

La llegada de otro hombre a la vida de su madre, esta vez Alfonso Díez, supuso una nueva revolución. Cayetano lo recuerda: “Un día mi hermano Carlos me llamó y me dijo: ‘Tenemos que hablar, mamá tiene novio’. Y yo le dije, cómo va a tener novio con 84 años. Pues era verdad. Y ahí, nos vimos Carlos y yo sentados ante Alfonso Díez preguntándole que intenciones tenía”.

El documental estrenado anoche contó también con la participación de Díez. El viudo de la aristócrata siempre había huido del foco mediático y se ha negado a hablar abiertamente de su relación. Díez recibió a las cámaras en su casa, con un retrato de Cayetana de fondo. “Ella ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. No le gustaba hacer alarde de nada. Ayudaba a todo el mundo y cuando alguien salía a la luz para darle las gracias sentía apuro. No le gustaba vender la moto. Era muy generosa”.

Carmen Thyssen participó como amiga de la duquesa. “Ella fue como era ella. Hemos sido fieles a nosotras mismas. Ella era especial, yo se lo decía y ella me decía lo mismo a mi”, recuerda. También se sumó a este trabajo Raimundo Amador y su verdadera íntima amiga, Carmen Tello, esposa de Curro Romero, guardiana de todos sus secretos.

Cayetana de Alba murió el 20 de noviembre de 2014 en el palacio de Dueñas de Sevilla, su residencia favorita. Desde ese día su única hija, Eugenia, evita participar en cualquier homenaje a su madre. “La recuerdo todos los días. Me ofrecieron participar en el documental pero dije que no”, ha afirmado.