Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mejor del duelo histórico Fischer-Spassky

Ataque antológico del estadounidense tras una lección magistral de cómo bloquear peones colgantes

Posición inicial:

 

Blancas: Tc1, Dd1, Re1, Af1, Th1, Cf3; peones en a2, b2, d4, e3, f2, g2 y h2.

 

Negras: Ta8, Cb8, Tf8, Rg8, De7, Ae6; peones en a7, b6, c7, d5, f7, g7 y h6.

 

La enorme repercusión del duelo Fischer-Spassky (Reikiavik, 1972) en todo el mundo -fue noticia de primera página durante tres meses- se debió principalmente a que no podía haber nada más simbólico que un duelo en la cumbre del ajedrez EEUU-URSS mientras esos dos países mantenían una guerra fría que en realidad fue muy caliente, porque el botón de la guerra nuclear estuvo a punto de ser pulsado varias veces.

Sin embargo, para entender por qué millones de personas se apasionaron por el ajedrez durante esos tres meses hay que añadir otros dos factores: el carisma de Fischer -que produjo varios escándalos muy sonoros- y, sobre todo, la magia de su juego. Y quizá sea la partida de este vídeo, la sexta del duelo, el combate de mayor calidad del estadounidense en ese sentido. Es para disfrutar despacio, y muy difícil de olvidar.