Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

No son diferentes, son personas

En España, alrededor de un 8,5% de la población es discapacitada, es decir, presenta deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales. Este es un tema del que no suele hablarse en la sociedad, puede considerarse un tabú, pero ¿por qué existen prejuicios sobre estas personas? Solemos juzgar a las personas antes de conocerlas, solo por su aspecto físico, y esto es lo que se hace con las personas discapacitadas. Al hablar con ellas se las trata de otra manera simplemente por ir en silla de ruedas o por tener algún síndrome. Si nos pusiéramos en su lugar no nos gustaría que eso pasara. En muchas ocasiones hay gente que se ríe de estas personas porque son distintas y no, no lo son. Que tengan dificultades para realizar alguna actividad no significa que no sean personas; es más, cada persona domina algo y le resulta más complicado realizar otras actividades. Estaría bien que nos respetásemos por ser personas, no por cómo somos o por nuestras dificultades. Los discapacitados tienen sus derechos y también tienen sentimientos, les afectan las cosas como a todos. Antes de actuar es mejor pararse a pensar.— Lourdes Estruch Francés. Valencia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.