Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más allá de Banksy: 32 artistas urbanos que tienes que conocer

Miremos bien alrededor, las calles están llenas de creadores y de obras de arte inolvidables

banksy artistas urbanos Ampliar foto
'Set in the Street', intervención callejera de Justine Bettma.

Banksy es el grafitero más conocido del mundo, pese a su anonimato. Pero más allá de él, o de Obey (Frank Sheard Fairey, fundador de la firma de ropa OBEY) hay otros 'street artists' cuya obra es global: Blu con una trayectoria de 20 años y tan misterioso como Banksy (con quien ha colaborado); Invader artista anónimo francés, nacido en 1969, que realiza mosaicos de píxeles; Revok, que ha expuesto en 2016 en la sede de Los Ángeles de la prestigiosa galería de arte contemporáneo White Cube; o el veterano Kenny Scharf, amigo de Wharhol, Keith Haring o Basquiat que hace desde collage a instalaciones, pasando por cuadros, murales, escultura o productos.

Y también los hay mediáticos como Kaws, que encandila a raperos como Pharrel Williams, o Meres One, alma mater del mítico espacio de grafiti 5Pointz en Queens, Nueva York; así como James Goldcrown, que siempre repite sus motivos de corazones. O el francés JR, conocido por trasladar fotocopias y fotografías a las fachadas urbanas. Pero fuera de estos “lugares comunes”, existen más artistas urbanos míticos con cuya impronta podríamos toparnos de paseo por las calles planetarias, o fisgando en las redes sociales.

JONONE: Este experimentado neoyorkino quiso dedicarse al 'street art' porque A-One (fallecido grafitero de la vieja escuela) le relataba historias sobre Basquiat. Fue de los primeros en mudarse a París, allí se le consideró un referente en los años 90. Sus dibujos beben del expresionismo abstracto, se declara un adicto a la pintura, y ahora se ha refugiado en el ritmo que le impone el óleo.

El artista JonOne en su estudio.
El artista JonOne en su estudio.

PEZ: Es un barcelonés de fama global que trabaja desde 1999. Aparece en el film de Bansky Exit Throught the Gift Shop y toma su nombre del elemento más significativo de sus murales: un pez sonriente que le hizo celebre en su ciudad. Ha participado en multitud de concursos y exposiciones en galerías, festivales, ferias internacionales o subastas, tanto en España, como en Europa, Latinoamérica, Asia o EE.UU. También pinta demonios, ángeles, jirafas, aliens, etc... y esa sonrisa distintiva pervive en todos ellos contagiando sus buenas vibraciones al espectador. Posee también una marca de aerosoles, mochilas, prendas, peluches, carcasas de móviles...

JUSTINE BETTMAN: Es un fotógrafo especialista en retratos que renueva el arte urbano instalando en las calles de Londres, París o Nueva York decorados de habitaciones, con actores incluidos. Al terminar deja esos sets para que los viandantes puedan hacerse sus propias fotos y subirlas bajo el hashtag #SetintheStreet.

SLINKACHU: Este británico inició su proyecto europeo de instalación urbana Little People, en 2006, disponiendo decorados en miniatura donde coloca estratégicamente pequeños personajes para sorprender y hacer reflexionar sobre la magia del entorno metropolitano próximo, a menudo menospreciado. Los culmina con títulos humorísticos que reflejan la soledad, la melancolía y lo abrumador que resulta vivir en las grandes ciudades.

Una de las propuestas reconocibles de Slinkachu.
Una de las propuestas reconocibles de Slinkachu.

PETER DAVERINGTON: Este australiano vive en la Gran Manzana y grafitea desde los once años. Se distingue de sus colegas por las referencias a la historia del arte y por su estilo rococó que le ha llevado a exponer en su país, en Asia, o Europa, en más de una decena de muestras individuales y otras tantas colectivas.

STIK: Es británico, comenzó a grafitear en Hackney (East London) en 2001, y sus murales esquemáticos transmiten su conciencia social. Además, crea proyectos monumentales en todo el mundo y suele colaborar en trabajos que autofinancia para hospitales, causas filantrópicas o entes que ayudan a las personas sin hogar.

Intervención en un edificio del británico Stik.
Intervención en un edificio del británico Stik.

VHILS: Es un artista y poeta visual portugués de nombre Alexandre Farto (1987). Creció en Seixal, un suburbio hipertrofiado por el desarrollismo arquitectónico de los años 80 y 90. Desde el 2000 se dedica a la pintura, a las plantillas, a la pirotecnia, al modelado 3D, o a los mosaicos. En 2007 encontró la técnica y estilo por los que le reclaman globalmente: excavar la superficie de las paredes y los suelos (símbolos de la cultural material) para desarrollar retratos hiperrealistas que invitan a reflexionar sobre las emociones humanas, la identidad, las sociedades urbanas, sus ambientes saturados, la lucha por las aspiraciones individuales, o la erosión de la singularidad cultural frente a la globalización.

RONE: Nació Melbourne de madre española, también se dedica al retrato de grandes dimensiones, en su caso sólo de chicas. El hilo conductor de su obra es la decadencia y la belleza fugaz, sus murales se deterioran con el paso del tiempo motivando a cavilar sobre ello. Comenzó su andadura en las escena del street art de su ciudad natal como parte del colectivo Everfresh, de ahí pasó a marcar las paredes de ciudades como Nueva York, París, Tokio, Londres o Santo Domingo, ha expuesto en galerías de arte y ha colaborado con Jean Paul Gaultier.

La obra 'Exode', del artista Levalet, en París en 2015.
La obra 'Exode', del artista Levalet, en París en 2015.

LEVALET: Se llama Charles Leval, es francés y nació en 1988, en Espinal. Se crió en Guadalupe donde entró en contacto con la cultura urbana y completó sus estudios en artes visuales en Estrasburgo. Hace cinco años comenzó a hacer grafitis de personajes en tinta cuya disposición establece diálogos ópticos y semánticos lúdicos (humorísticos o absurdos) con los espacios urbanos donde los inserta. En ellos se percibe la influencia del teatro, del diseño o de la instalación.

LOGAN HICKS: Estudió arte contemporáneo en Maryland en los años 90, y tras pasar por California, e inspirarse en el movimiento Brow Low, echó raíces en Nueva York. Ha plasmado en grandes muros de Estambul, París o EEUU sus diseños realistas sobre la identidad o la contemplación del mundo. Su estilo es oscuro, arquitectónico, metafórico, poético y onírico. Traslada sus fotografías a plantillas, donde superpone hasta 15 capas, y las finaliza con un meticuloso trabajo de color con aerosoles.

HOXXOH: Su nombre real es Douglas Hoekzema. Este 'street artist' de Miami entiende el concepto del tiempo como una energía ante la que maravillarse. Sus obras representan lo que sucede cuando se fluye en él sin controlarlo. Su obra más llamativa ha sido el Nathional Historic Preservation Trust, en el estadio Marítimo de Miami, donde pintó del suelo a las sillas.

KENOR: Este colaborador de Pez despliega su trabajo caleidoscópico en murales, cuadros, esculturas, vídeos o performances. Hasta el año 2000 estaba más próximo al grafiti tradicional centrado en la tipografía, los logos y la experimentación textual, pero ahora se nutre de lo performativo, del movimiento, de la música o la danza. Sus diseños crean mundos paralelos, sueños, esperanzas, ilusiones, preguntas, alternativas o salidas para transformar, revitalizar o resucitar los suburbios y las zonas degradadas de las urbes rompiendo su color gris con galerías callejeras con las que deleitar al viandante.

El proyecto 'Genesis', del artista Kenor, en el Museo de Ámsterdam.
El proyecto 'Genesis', del artista Kenor, en el Museo de Ámsterdam.

SIXE PAREDES: Es Sergio Hidalgo Paredes, otro español que empezó a grafitear en los 80, y que en los 90 se puso a investigar con la pintura, la escultura y la instalación creando su propio taller. En 2008 fue uno de los seis artistas que pintaron la fachada de la Tate Modern como parte de la exposición Street art. Su reconocible estilo de intenso colorido, simbologías complejas y criptografía numérica, posee referentes de la tradición artística catalana de Antoni Tàpies o Joan Miró, del arte urbano, de la arquitectura barcelonesa, de culturas primigenias peruanas, del arte pop, del precolombino o del étnico de Mesoamérica.

Ellas también tienen mucho arte

En un ambiente como éste, dominado por hombres, el talento de un buen puñado de féminas destaca, como el de las americanas Maya Hayuk y Tatyana Fazlalizadeh con su temática social, racial y feminista; o el de la española Btoy que fusiona su pasión por la fotografía, con el grafiti y los retratos de mujeres ilustres. También estas otras artistas urbanas dan mucho que hablar:

LADY PINK:  Esta ecuatoriana es de las grafiteras más conocidas del mundo. Comenzó su carrera en Nueva York, en 1979, dejando su huella a golpe de spray en muchos trenes de la metrópolis. Fue una de las protagonistas de Wild Style, la primera película sobre el movimiento hip-hop, y ha logrado que sus lienzos estén en las colecciones del MET, del Whitney Museum, del Brooklyn Museum o del Groningen Museum en Holanda. Además, comparte su experiencia con los jóvenes a través de proyectos didácticos.

'Pink Guetto', una muestra del arte de Lady Pink.
'Pink Guetto', una muestra del arte de Lady Pink.

OLEK: Aesta creadora urbana polaca le han llovido muchos premios y la reclaman para trabajar en museos, galerías y en las calles de todo el planeta. Quiso alejarse de la estrecha mentalidad de Silesia haciendo crochet y lo emplea como metáfora de las interconexiones entre el cuerpo y la mente. Con él teje pequeños objetos, lienzos o instalaciones coloristas que exploran temáticas como el feminismo, la sexualidad, la política, la cultura o la industrial. Sus referencias provienen de películas que ve mientras tricotea, o de artistas y escritores a los que venera. Su obra transita los límites entre la artesanía, la moda y el arte público. También denuncia situaciones como la de los refugiados (colaborando con algunos para coser piezas como Pink House) o recaudando fondos para apoyar causas benéficas infantiles o animalistas.

KASHINK: Esta grafitera feminista desafía desde los 17 años la lucha de géneros, y no sólo con su obra. A diario se dibuja un bigote, que al principio usaba para caracterizarse en actos públicos, y que ahora luce simpre como quien se pinta el rabillo del ojo. Su activismo queda reflejado en sus murales a gran escala entre el pop art y las referencias tradicionales indígenas. Con ellos incita a pensar sobre la diversidad, ya sea en París donde reside,en Marruecos, o en EE.UU. Ha colaborado con Amnistía Internacional en el proyecto Mi cuerpo, mis derechos, acerca de los roles de género y los derechos reproductivos. Y aunque casi todos sus grafitis son encargos, algunos al margen de la ley (como pintar camiones), le han generado problemillas con la Policía.

SWOON: Se llama Caledonia Curry, es americana y nació en 1977. Trabaja el retrato en collage, el grabado, la performance y la instalación. Su mentor fue Jeffrey Deitch, galerista, comisario y exdirector del MOCA (Museo de Arte Contemporáneo de Los Angeles) donde ha expuesto. También lo ha hecho en los museos de Brooklyn, Boston, Sao Paolo o en la Tate Gallery. Colaboró con la arquitecta Zaha Hadid en el de Cincinnati, aunque le interesan sobre todo las construcciones comunitarias que ha llevado a Haití, Nueva Orleans, o Pensilvania. En 2015 creó la fundación Heliotrope 501 que desarrolla estos proyectos para crisis sociales urgentes. También se dedica a las terapias de salud mental a través del arte.

Dúos urbanos callejeros

Y como no, en este amplio universo del Street art también algunas parejas artísticas que están llamando la atención con sus trabajos:

ELLA & PITR: Este dúo francés hace murales gigantes que les han granjeado admiración internacional al plasmar sus conmovedores personajes en los tejados de los edificios o para ser apreciados desde una vista cenital. Se nutren del comic, de los libros infantiles, y en vez de intelectualizar, persiguen provocar diversión con ellos.

Así luce desde las alturas el trabajo de Elle & Pitr
Así luce desde las alturas el trabajo de Elle & Pitr

FAILE: Desde Brooklyn, Patrick McNeil y Patrick Miller toman su nombre del anagrama de su primer proyecto A life (1999). Sus grafitis e instalaciones multimedia callejeras (donde últimamente persiguen la participación del público) critican el consumismo y desdibujan las fronteras entre la alta y la baja cultura con su estética pop, y a través de la apropiación de imágenes encontradas, elementos religiosos o documentales. Han hecho exposiciones en EE.UU, Europa o Israel y tampoco se les resiste el collage, la pintura o el grabado.

MINT & SERF=MIRF: Son dos artistas visuales –Mikhail Sokovikov (Mint) y Jason Wall (Serf)– que se conocieron en 1997 en las calles de la gran manzana. 'Los Angeles Times' dijo de ellos que recuperan la estética sucia y feista del street art ochentero. Eso sí, la saben rentabilizar marketinianamente de formas impensables entonces, ya sea vendiendo objetos de consumo; con 'pop-up stores' abiertas pocas horas en edificios abandonados para celebrities (que en alguna ocasión la policía ha tenido que desalojar) o customizando con aerosoles bolsos Birkin para Hermés (2013).

La artista Kashink terminando su obra 'Fundamental Rights'.
La artista Kashink terminando su obra 'Fundamental Rights'.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información