Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hermanastra de Meghan Markle pasa de llamarle trepa a encantadora

La evolución de la relación de la actriz de ‘Suits’ con el príncipe Enrique, cambia el tono de las declaraciones de Samantha Grant

Ocurre en familias corrientes o principescas, envidias, ofensas sin resolver y distanciamientos abren heridas que sacan lo mejor y peor del ser humano. El pasado mes de abril Samantha Grant, hermana mayor por parte de padre de Meghan Markle, la novia del príncipe Enrique de Inglaterra, se lanzaba al barro y anunciaba que estaba enfrascada en la escritura de un libro con el explícito título de The Diary of Princess Pushy’s Sister (El diario de la hermana de la princesa trepa). Nadie dudó en relacionar el contenido de la obra con su hermana actriz y novia –entonces no formal– del hijo menor de Carlos de Inglaterra. Tampoco entonces, Grant, de 52 años, exactriz y modelo, se molestó en desmentir declaraciones que los periódicos sensacionalistas ingleses pusieron en su boca. Tales como que la relación de su hermanastra con el hermano menor de Guillermo responde a un plan ambicioso que Meghan Markle había trazado desde su más tierna infancia o que a ella la dejó de lado cuando le diagnosticaron esclerosis múltiple en 2008, una enfermedad que le ata de por vida a una silla de ruedas.

Samantha Grant, hija del primer matrimonio del padre de Markle, el exdirector de iluminación Tom Markle, llegó a comentar: “Si la familia real supiese cómo ha tratado Meghan a su propia familia, quedaría horrorizada”. Y continuaba contando que desde pequeña Meghan miraba vídeos de la familia real y soñaba con ser princesa (algo que, por otra parte, no parece insólito ni interesado en una niña), o que a pesar de tener dinero, gracias a su trabajo como actriz, no había ayudado cuando su familia pasó por épocas de dificultades económicas.

Un año antes Samantha Grant ya había atacado a su hermanastra en el diario británico The Sun, diciendo que Meghan Markle era una “hipócrita”, que cambió y les abandonó en su carrera por hacerse famosa y triunfar como actriz. En cierta ocasión Meghan Markle escribió un artículo para una revista estadounidense sobre la pobreza de las mujeres y recibió por ello numerosas felicitaciones de gente desconocida y también de su amiga la tenista Serena Williams que tuiteó: “Orgullosa de mi chica Meghan Markle al escribir esta pieza tan inspiradora”. Su hermanastra no tardó en aportar su propia visión con otro tuit: “¿Pero que donó ella para conseguir un cambio real?, ¿o simplemente posó para la foto?".

El príncipe Harry y Meghan Markle durante los Juegos Invictus celebrados en Toronto (Canadá).
El príncipe Harry y Meghan Markle durante los Juegos Invictus celebrados en Toronto (Canadá). Cordon Press

Así estaban las cosas hasta que el pasado día 23 el programa Good Morning Britain realizó una entrevista exclusiva a Samantha Grant que respondía desde su casa de Florida. La exmodelo confirmó el proyecto del libro y el título del mismo, pero el tono con el que se refirió a su medio hermana fue radicalmente distinto. Explicó que la obra es una especie de cuento que reflejará los hermosos matices de nuestras vidas y del hogar de nuestra familia” pero que “más importante aún es que tiene que ver con la evolución interracial de los Estados Unidos a través de la lente de mi familia, desde la Ley de derechos civiles hasta el presente y cómo se cruza con los recientes acontecimientos en la vida de mi hermana”. De quien dijo que “es encantadora, muy animada, fuerte, mundana y educada”. En este sentido cabe recordar que la madre de Meghan Markle es de origen afroamericano.

Cuando los periodistas británicos interrogaron a Samantha sobre anteriores declaraciones en las que había manifestado que su hermanastra estaba obsesionada consigo misma, Samantha contestó: “Solo puedo decir que no crean lo que se lee en la prensa sensacionalista. Los tabloides dicen cosas increíblemente inverosímiles y horribles sobre casi todo el mundo”.

Insistió en que tenía una relación cercana con la pareja, en referencia a Meghan y Enrique de Inglaterra, y añadió que su hermanastra “confía en sí misma como mujer, pero también en su relación con el príncipe”. En la entrevista llegó a sugerir que el mundo y los británicos se sorprenderán con Meghan quien ahora es para ella “graciosa y encantadora”. “Juntos”, dijo incluyendo en su apreciación al hijo menor de la princesa de Gales, “pueden aportar mucho. Como parte de la familia real y por sus esfuerzos humanitarios”.

Habrá que esperar a la publicación del libro para saber cuál de las dos versiones de la hermanastra de Meghan Markle triunfa y si alguna de ellas tiene que ver con la realidad y el futuro de quién se perfila como nuevo miembro de la familia real británica.