Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cielos de Londres y de la Bretaña francesa se tiñen de naranja

El viento de la tormenta Ophelia ha arrastrado partículas de los incendios forestales de España y Portugal así como arena del desierto del Sáhara provocando un color amarillo ocre en el cielo

  • Una mujer fotografía unos edificios en Canary Wharf, Londres, para inmortalizar el cielo amarillo que cubre toda la ciudad por la capa de partículas de polvo y humo que ha arrastrado la tormenta Ophelia y que filtran ciertas longitudes de onda de la luz del sol.
    1Una mujer fotografía unos edificios en Canary Wharf, Londres, para inmortalizar el cielo amarillo que cubre toda la ciudad por la capa de partículas de polvo y humo que ha arrastrado la tormenta Ophelia y que filtran ciertas longitudes de onda de la luz del sol. REUTERS
  • El paisaje teñido de naranja en una carretera en Bretaña el 16 de octubre en Chasne-sur-Illet, al oeste de Francia.
    2El paisaje teñido de naranja en una carretera en Bretaña el 16 de octubre en Chasne-sur-Illet, al oeste de Francia. AP
  • El cielo de Rennes, al oeste de Francia, ha permanecido todo el día con este inusual color. "Este matiz amarillento es del polvo que está en la atmósfera y el componente azul de la luz del sol es bloqueado por el polvo, pero el componente rojo sí pasa, lo que provoca que el sol parezca más rojo y así se obtiene este tipo de tinte amarillento", explica la Oficina de Meteorología de Reino Unido.
    3El cielo de Rennes, al oeste de Francia, ha permanecido todo el día con este inusual color. "Este matiz amarillento es del polvo que está en la atmósfera y el componente azul de la luz del sol es bloqueado por el polvo, pero el componente rojo sí pasa, lo que provoca que el sol parezca más rojo y así se obtiene este tipo de tinte amarillento", explica la Oficina de Meteorología de Reino Unido. AFP
  • En Chasne-sur-Illet, Bretaña, el cielo mantiene un inusual tono amarillo-ocre. El fuego que asola el oeste de la Península Ibérica ha generado tal cantidad de humo que los vientos de la tormenta Ophelia lo ha arrastrado hacia Francia y Gran Bretaña, cubriendo sus cielos.
    4En Chasne-sur-Illet, Bretaña, el cielo mantiene un inusual tono amarillo-ocre. El fuego que asola el oeste de la Península Ibérica ha generado tal cantidad de humo que los vientos de la tormenta Ophelia lo ha arrastrado hacia Francia y Gran Bretaña, cubriendo sus cielos. AP
  • Vista de los tejados en el centro de Rennes, en la Bretaña francesa, bajo un cielo teñido de naranja.
    5Vista de los tejados en el centro de Rennes, en la Bretaña francesa, bajo un cielo teñido de naranja. AFP
  • El cielo en Westminster se vuelve naranja debido a los vientos de la tormenta Ophelia que ha arrastrado arena del Sáhara y partículas de los incendios forestales que asolan el oeste de la Península Ibérica.rn
    6El cielo en Westminster se vuelve naranja debido a los vientos de la tormenta Ophelia que ha arrastrado arena del Sáhara y partículas de los incendios forestales que asolan el oeste de la Península Ibérica. REUTERS
  • Gente andando en Canary Wharf, Londres, bajo una atmósfera que tiñe todo de un color ocre en pleno día.
    7Gente andando en Canary Wharf, Londres, bajo una atmósfera que tiñe todo de un color ocre en pleno día. REUTERS
  • Un hombre pasea por la playa en Quiberon, al oeste de Francia, bajo un cielo amarillo-ocre.
    8Un hombre pasea por la playa en Quiberon, al oeste de Francia, bajo un cielo amarillo-ocre. AFP
  • "A medida que Ofelia se acerca desde las Azores, la tormenta ha ido arrastrando polvo sahariano del Norte de África y ceniza de los brutales incendios en España y Portugal", ha declarado una portavoz de la Oficina Meteorológica de Reino Unido. En la imagen dos chicas juegan con hojas secas en Westminster bajo el cielo cubierto de Londres. rn
    9"A medida que Ofelia se acerca desde las Azores, la tormenta ha ido arrastrando polvo sahariano del Norte de África y ceniza de los brutales incendios en España y Portugal", ha declarado una portavoz de la Oficina Meteorológica de Reino Unido. En la imagen dos chicas juegan con hojas secas en Westminster bajo el cielo cubierto de Londres. REUTERS
  • La silueta de una gaviota frente al sol en Quiberon, al oeste de Francia, con el cielo cubierto de humo y polvo con un tono amarillo-ocre.
    10La silueta de una gaviota frente al sol en Quiberon, al oeste de Francia, con el cielo cubierto de humo y polvo con un tono amarillo-ocre. AFP
  • El sol adquiere un tono amarillo dorado en Putney y puede mirarse en pleno día debido a la capa de partículas y humo que cubre el cielo londinense.
    11El sol adquiere un tono amarillo dorado en Putney y puede mirarse en pleno día debido a la capa de partículas y humo que cubre el cielo londinense. Getty Images