Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hicham y los que le ayudaron en el laberinto burocrático

El marroquí, jugador del equipo amateur de inmigrantes Alma de África, consigue regularizar su situación en España tras varios años en la clandestinidad. Llegó en los bajos de un camión a los 17. Ahora tiene 23 años, un trabajo y un contrato

  • Mamourou Fofana, que llegó de Malí como menor de edad, muestra su documentación. Tiene 18 años y aún no ha logrado la residencia española.
    1Mamourou Fofana, que llegó de Malí como menor de edad, muestra su documentación. Tiene 18 años y aún no ha logrado la residencia española.
  • La boliviana Sonia, la madre del jugador de Alma de África Amed Soleto, en Jerez de la Frontera. Ella fue la primera de la familia en conseguir papeles. Luego fue su marido. Gracias a la reagrupación familiar, Amed y su hermana pudieron venir a España.
    2La boliviana Sonia, la madre del jugador de Alma de África Amed Soleto, en Jerez de la Frontera. Ella fue la primera de la familia en conseguir papeles. Luego fue su marido. Gracias a la reagrupación familiar, Amed y su hermana pudieron venir a España.
  • Hicham trabaja en un puesto de kebab en la feria de una ciudad andaluza este verano.
    3Hicham trabaja en un puesto de kebab en la feria de una ciudad andaluza este verano.
  • Documentos que el marroquí Hautad Fouad utilizará para solicitar la residencia española, fotografiados en un piso de acogida de la ONG Voluntarios por un Mundo Mejor, en Jerez de la Frontera.
    4Documentos que el marroquí Hautad Fouad utilizará para solicitar la residencia española, fotografiados en un piso de acogida de la ONG Voluntarios por un Mundo Mejor, en Jerez de la Frontera.
  • Victoria Guillamondegui, orientadora de Hicham en la ONG Accem, en Jerez de la Frontera.
    5Victoria Guillamondegui, orientadora de Hicham en la ONG Accem, en Jerez de la Frontera.
  • Amed Soleto, jugador de Alma de África, en el puesto de telefonía de un centro comercial de Jerez de la Frontera donde trabaja. Es el primer empleo con contrato de su vida. Tiene 25 años.
    6Amed Soleto, jugador de Alma de África, en el puesto de telefonía de un centro comercial de Jerez de la Frontera donde trabaja. Es el primer empleo con contrato de su vida. Tiene 25 años.
  • El marroquí Hicham abraza a Alejandro Benítez, presidente del equipo Alma de África, el 30 de mayo de 2017, el día que recibió su permiso de residencia.
    7El marroquí Hicham abraza a Alejandro Benítez, presidente del equipo Alma de África, el 30 de mayo de 2017, el día que recibió su permiso de residencia.
  • Hicham juega al fútbol la temporada pasada en un partido con Alma de África.
    8Hicham juega al fútbol la temporada pasada en un partido con Alma de África.