Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

17 errores garrafales que cambiaron el curso de la Historia

Fiascos irreversibles que demuestran que el hombre avanza a base de error, tras error, tras error, tras error…

  • Hoy suena disparatado, pero el manuscrito de la novela 'Harry Potter y la piedra filosofal', de J.K. Rowling, fue rechazado hasta por doce editoriales diferentes, que no creían que fuese una obra comercial y hoy se tiran de los pelos por haber dejado escapar una de las sagas más rentables de la historia de la literatura. Incluso Bloomsbury Publishing, la pequeña editorial londinense que imprimió por fin la obra, estuvo a punto de cometer el mismo error: su editor jefe, Nigel Newton, leyó el título de la novela y la descartó sin pasar ni una página; pero su hija Alice, de ocho años, se fijó en el tocho y se lo llevó a su habitación para, un rato después, decirle a su padre: “Papi, es lo mejor que he leído en mi vida”. A regañadientes, Newton hizo caso a su hija. Pero no acababa de creer en las posibilidades de la novela. No en vano, pagó 2.500 libras (unos 2.900 euros) a la autora y publicó una primera tirada de 500 ejemplares para ver qué pasaba. Y, de repente, la historia del pequeño aprendiz de mago se convirtió en superventas global y transformó a Bloomsbury en un monstruo editorial que hoy factura 100 millones de dólares al año.
    1Las doce editoriales que no quisieron publicar 'Harry Potter' Hoy suena disparatado, pero el manuscrito de la novela 'Harry Potter y la piedra filosofal', de J.K. Rowling, fue rechazado hasta por doce editoriales diferentes, que no creían que fuese una obra comercial y hoy se tiran de los pelos por haber dejado escapar una de las sagas más rentables de la historia de la literatura. Incluso Bloomsbury Publishing, la pequeña editorial londinense que imprimió por fin la obra, estuvo a punto de cometer el mismo error: su editor jefe, Nigel Newton, leyó el título de la novela y la descartó sin pasar ni una página; pero su hija Alice, de ocho años, se fijó en el tocho y se lo llevó a su habitación para, un rato después, decirle a su padre: “Papi, es lo mejor que he leído en mi vida”. A regañadientes, Newton hizo caso a su hija. Pero no acababa de creer en las posibilidades de la novela. No en vano, pagó 2.500 libras (unos 2.900 euros) a la autora y publicó una primera tirada de 500 ejemplares para ver qué pasaba. Y, de repente, la historia del pequeño aprendiz de mago se convirtió en superventas global y transformó a Bloomsbury en un monstruo editorial que hoy factura 100 millones de dólares al año. Getty
  • Puede que el 'Ecce Homo' de Elías García Martínez, pequeña pintura mural del santuario zaragozano Misericordia de Borja, no fuera la octava maravilla del arte sacro. Pero está claro que no se merecía una restauración tan chapucera como la perpetrada, en 2012, por Cecilia Giménez Zueco. Según los expertos, esta señora de 81 años no tenía los conocimientos ni la experiencia necesarios para acometer una labor de semejante calibre, y la cosa se le fue de las manos. ¿Resultado? El Cristo acabó convertido en lo que un periodista de la BBC describió con tino como “esbozo de un mono muy peludo vestido con una túnica de talla inadecuada”. Pero lo cierto es que la restauración fue tan fea que se convirtió en un icono pop y dio la vuelta al mundo. Desde entonces son miles los que viajan a Borja (una localidad de solo 5.000 habitantes) para ver el estropicio. Un turismo que económicamente le sienta de maravilla a la zona.
    2La restauración del 'Ecce Homo' de Borja Puede que el 'Ecce Homo' de Elías García Martínez, pequeña pintura mural del santuario zaragozano Misericordia de Borja, no fuera la octava maravilla del arte sacro. Pero está claro que no se merecía una restauración tan chapucera como la perpetrada, en 2012, por Cecilia Giménez Zueco. Según los expertos, esta señora de 81 años no tenía los conocimientos ni la experiencia necesarios para acometer una labor de semejante calibre, y la cosa se le fue de las manos. ¿Resultado? El Cristo acabó convertido en lo que un periodista de la BBC describió con tino como “esbozo de un mono muy peludo vestido con una túnica de talla inadecuada”. Pero lo cierto es que la restauración fue tan fea que se convirtió en un icono pop y dio la vuelta al mundo. Desde entonces son miles los que viajan a Borja (una localidad de solo 5.000 habitantes) para ver el estropicio. Un turismo que económicamente le sienta de maravilla a la zona. Getty
  • El 28 de enero de 1986 se produjo la catástrofe más famosa y espectacular de la carrera espacial humana. Durante la transmisión televisiva del acontecimiento, el mundo pudo ver cómo el transbordador Challenger explotaba en una retorcida nube blanca poco después de despegar; el compartimento donde viajaba la tripulación salió disparado hacia el cielo y cayó a lo largo de tres interminables minutos hasta sumergirse en el océano. Murieron siete astronautas. Los motivos del siniestro fueron una cadena de fatalidades y errores, entre los que destaca un fallo de las juntas debido a la sobrecomprensión repetida durante el montaje, y agravado por las bajas temperaturas de la noche anterior. La empresa fabricante advirtió a la NASA de la anomalía, pero esta siguió adelante. Para colmo, los astronautas no tenían equipos de eyección ni paracaídas. Fruto del accidente del Challenger, se paralizaron los vuelos espaciales durante más de dos años, y se multiplicaron las voces críticas contra la carrera espacial. Sin ir más lejos, Prince canta en 'Sign O’ The Times' (1987): “Una tía mató a su hija porque no tenía para darle de comer y nosotros mandamos gente a la Luna... Es estúpido, ¿no? Un cohete explota y todo el mundo sigue queriendo volar”.
    3El accidente del transbordador espacial Challenger El 28 de enero de 1986 se produjo la catástrofe más famosa y espectacular de la carrera espacial humana. Durante la transmisión televisiva del acontecimiento, el mundo pudo ver cómo el transbordador Challenger explotaba en una retorcida nube blanca poco después de despegar; el compartimento donde viajaba la tripulación salió disparado hacia el cielo y cayó a lo largo de tres interminables minutos hasta sumergirse en el océano. Murieron siete astronautas. Los motivos del siniestro fueron una cadena de fatalidades y errores, entre los que destaca un fallo de las juntas debido a la sobrecomprensión repetida durante el montaje, y agravado por las bajas temperaturas de la noche anterior. La empresa fabricante advirtió a la NASA de la anomalía, pero esta siguió adelante. Para colmo, los astronautas no tenían equipos de eyección ni paracaídas. Fruto del accidente del Challenger, se paralizaron los vuelos espaciales durante más de dos años, y se multiplicaron las voces críticas contra la carrera espacial. Sin ir más lejos, Prince canta en 'Sign O’ The Times' (1987): “Una tía mató a su hija porque no tenía para darle de comer y nosotros mandamos gente a la Luna... Es estúpido, ¿no? Un cohete explota y todo el mundo sigue queriendo volar”. Getty
  • “La locura de Seward”. Así le llamaron en su día a la compra de Alaska por parte de Estados Unidos, pues la misma estuvo promovida por el secretario de estado William H. Seward. En 1867 parecía una auténtica locura comprar por 7,2 millones de dólares aquel inmenso trozo de tierra helado, desolado y aparentemente inútil. Pero el tiempo ha demostrado que el error no fue de Seward por comprarlo, sino del zar ruso Alexander II por venderlo. Alaska era mucho más de lo que parecía: dos décadas después de su compra, EE UU encontró depósitos de oro a lo largo del río Klondike, cosa que provocó una ola de inmigración masiva. Por si fuera poco, a mediados del siglo XX se descubrieron enormes yacimientos petrolíferos. Por eso, en la actualidad el estado entero podría valorarse en 15.000 millones de dólares, unas 150 veces más de lo que Washington pagó por él. Lo que se dice un negocio redondo.
    4Rusia vende Alaska a los Estados Unidos por siete millones de dólares “La locura de Seward”. Así le llamaron en su día a la compra de Alaska por parte de Estados Unidos, pues la misma estuvo promovida por el secretario de estado William H. Seward. En 1867 parecía una auténtica locura comprar por 7,2 millones de dólares aquel inmenso trozo de tierra helado, desolado y aparentemente inútil. Pero el tiempo ha demostrado que el error no fue de Seward por comprarlo, sino del zar ruso Alexander II por venderlo. Alaska era mucho más de lo que parecía: dos décadas después de su compra, EE UU encontró depósitos de oro a lo largo del río Klondike, cosa que provocó una ola de inmigración masiva. Por si fuera poco, a mediados del siglo XX se descubrieron enormes yacimientos petrolíferos. Por eso, en la actualidad el estado entero podría valorarse en 15.000 millones de dólares, unas 150 veces más de lo que Washington pagó por él. Lo que se dice un negocio redondo.
  • El 1 de enero de 1962, un grupo desconocido llamado los Beatles viaja de Liverpool a Londres para hacer una prueba en los estudios de la compañía Decca. El ejecutivo discográfico Mike Smith, que luego aseguró "que estaba de resaca", rechazó a la banda de Lennon y McCartney y optó por fichar a Brian Poole and the Tremeloes. Creyó que este grupo tendría más posibilidades de triunfar que los Beatles, pues eran londinenses y encajaban más en las tendencias de la época. Su jefe, Dick Rowe, estuvo de muy acuerdo. Así, ambos ejecutivos pasarían a la historia como los hombres que rechazaron a los Beatles, aunque en el futuro se reconciliarían con la banda y hasta asistirían a convenciones de 'beatlemaníacos'. Eso sí, cuando George Harrison le recomendó a Rowe que fichara a un grupo emergente llamado los Rolling Stones, él obedeció como un corderito. Y nunca se arrepintió.
    5Un cazatalentos de una discográfica rechaza a los Beatles El 1 de enero de 1962, un grupo desconocido llamado los Beatles viaja de Liverpool a Londres para hacer una prueba en los estudios de la compañía Decca. El ejecutivo discográfico Mike Smith, que luego aseguró "que estaba de resaca", rechazó a la banda de Lennon y McCartney y optó por fichar a Brian Poole and the Tremeloes. Creyó que este grupo tendría más posibilidades de triunfar que los Beatles, pues eran londinenses y encajaban más en las tendencias de la época. Su jefe, Dick Rowe, estuvo de muy acuerdo. Así, ambos ejecutivos pasarían a la historia como los hombres que rechazaron a los Beatles, aunque en el futuro se reconciliarían con la banda y hasta asistirían a convenciones de 'beatlemaníacos'. Eso sí, cuando George Harrison le recomendó a Rowe que fichara a un grupo emergente llamado los Rolling Stones, él obedeció como un corderito. Y nunca se arrepintió. Getty
  • 15 de marzo, año 44 antes de Cristo. Un grupo de senadores liderados por Bruto y Casio conspiran para liberar a la república de Roma de la tiranía asesinando al dictador y pontífice máximo Cayo Julio César. Tras tenderle una trampa, los magnicidas le propinan al César 23 puñaladas de las que, según el historiador Suetonio, solo una resulta mortal. Pero el brutal atentado no cumplió las expectativas de los conspiradores, pues lejos de acabar con el sistema autocrático, provocó un enfrentamiento entre Marco Antonio y César Augusto que culminaría con la caída de la República y el advenimiento de una suerte de monarquía absolutista llamada Principado, en la que el heredero de César acaparó gran cantidad de cargos.
    6El asesinato de Julio César 15 de marzo, año 44 antes de Cristo. Un grupo de senadores liderados por Bruto y Casio conspiran para liberar a la república de Roma de la tiranía asesinando al dictador y pontífice máximo Cayo Julio César. Tras tenderle una trampa, los magnicidas le propinan al César 23 puñaladas de las que, según el historiador Suetonio, solo una resulta mortal. Pero el brutal atentado no cumplió las expectativas de los conspiradores, pues lejos de acabar con el sistema autocrático, provocó un enfrentamiento entre Marco Antonio y César Augusto que culminaría con la caída de la República y el advenimiento de una suerte de monarquía absolutista llamada Principado, en la que el heredero de César acaparó gran cantidad de cargos. Getty
  • A mediados del siglo XIX se descubrió el principio psicoactivo de la cocaína, sustancia extraída de la hoja de la planta Erythroxylon, que crece principalmente en Bolivia y Perú. En 1879, la droga ya protagonizaba una campaña publicitaria sin precedentes orquestada por los laboratorios químicos que la producían: como “buen alimento para los nervios, para combatir hábitos de alcohol, opio y morfina, e incluso conceder sempiterna vitalidad y hermosura a las damas”. Sigmund Freud contribuyó en varios escritos a aumentar la popularidad de una droga, cuyo consumo se acrecentó a partir de 1890, cuando descubrieron que podía ser inhalada en polvo. Pasaron décadas antes de que se hablara de su moder adictivo. Hacia 1930, lo que era la panacea se volvió veneno y los estados iniciaron una política prohibicionista que se extiende hasta nuestros días. Hoy es una de las drogas más adictivas y perseguidas.
    7Recetar cocaína para conceder "la hermosura a las damas" A mediados del siglo XIX se descubrió el principio psicoactivo de la cocaína, sustancia extraída de la hoja de la planta Erythroxylon, que crece principalmente en Bolivia y Perú. En 1879, la droga ya protagonizaba una campaña publicitaria sin precedentes orquestada por los laboratorios químicos que la producían: como “buen alimento para los nervios, para combatir hábitos de alcohol, opio y morfina, e incluso conceder sempiterna vitalidad y hermosura a las damas”. Sigmund Freud contribuyó en varios escritos a aumentar la popularidad de una droga, cuyo consumo se acrecentó a partir de 1890, cuando descubrieron que podía ser inhalada en polvo. Pasaron décadas antes de que se hablara de su moder adictivo. Hacia 1930, lo que era la panacea se volvió veneno y los estados iniciaron una política prohibicionista que se extiende hasta nuestros días. Hoy es una de las drogas más adictivas y perseguidas. Getty
  • 177 años tardaron en construir el campanario de la catedral de Pisa, un monstruo fálico de 55,8 metros de altura situado en la Plaza del Duomo en la ciudad de Pisa, en el corazón de la Toscana (Italia). Las obras del descomunal proyecto se iniciaron en 1173, pero la torre comenzó a inclinarse en 1178, poco después de que comenzaran a juntar pedruscos en su segundo piso. Y ya no paró: en 1350 la inclinación era ya de casi metro y medio; en 1817, de 3,80 metros; en 1993, de 4,47 metros.
    8La inclinación de la Torre de Pisa 177 años tardaron en construir el campanario de la catedral de Pisa, un monstruo fálico de 55,8 metros de altura situado en la Plaza del Duomo en la ciudad de Pisa, en el corazón de la Toscana (Italia). Las obras del descomunal proyecto se iniciaron en 1173, pero la torre comenzó a inclinarse en 1178, poco después de que comenzaran a juntar pedruscos en su segundo piso. Y ya no paró: en 1350 la inclinación era ya de casi metro y medio; en 1817, de 3,80 metros; en 1993, de 4,47 metros. Getty
  • Steven Spielberg concibió su película 'E.T. El extraterrestre' (1982) como un sentido canto a la diferencia, personificado por un achaparrado alienígena que se ve obligado a convivir con una familia disfuncional. Para hacer de extraterrestre, el equipo de la película creó una criatura que costó millón y medio de dólares. El alienígena final era tan tierno que, en palabras del propio Spielberg, “solo una madre podría amarlo”. No pensaron lo mismo los directivos de la compañía Mars, que se negaron a permitir que sus populares golosinas M&M’s fueran utilizadas por Spielberg en la película, pues creían que el filme sería un fracaso. "E.T. es muy feo y asustará a los niños", sentenciaron. En lugar de M&M’s, el cineasta tuvo que usar Reese’s Pieces, de la marca Hersehy, producto que multiplicó sus ventas cuando la película se convirtió en un apoteósico éxito en todo el planeta.
    9Mars no quiso que Spielberg usara M&M’s en E.T. El extraterrestre Steven Spielberg concibió su película 'E.T. El extraterrestre' (1982) como un sentido canto a la diferencia, personificado por un achaparrado alienígena que se ve obligado a convivir con una familia disfuncional. Para hacer de extraterrestre, el equipo de la película creó una criatura que costó millón y medio de dólares. El alienígena final era tan tierno que, en palabras del propio Spielberg, “solo una madre podría amarlo”. No pensaron lo mismo los directivos de la compañía Mars, que se negaron a permitir que sus populares golosinas M&M’s fueran utilizadas por Spielberg en la película, pues creían que el filme sería un fracaso. "E.T. es muy feo y asustará a los niños", sentenciaron. En lugar de M&M’s, el cineasta tuvo que usar Reese’s Pieces, de la marca Hersehy, producto que multiplicó sus ventas cuando la película se convirtió en un apoteósico éxito en todo el planeta.
  • Cuando, en 1915, Albert Einstein publicó su Teoría de la Relatividad, puso la primera piedra para la creación de una de las armas más letales jamás imaginadas. Pero la idea de materializar el invento fue del físico norteamericano Leó Szilárd, que en 1933 leyó el concepto “bomba atómica” en una novela de ciencia ficción de H.G. Wells y lo patentó rápidamente para que no cayera en manos de los alemanes. Después, otro físico estadounidense, Robert Oppenheimer, juntó a un gabinete de eminencias financiado por el presidente Roosevelt con la bendición de Einstein, que se estrujaron las meninges y no pararon hasta terminar el mortífero ingenio. La bomba fue testada en el desierto de Alamogordo en julio de 1945. Un mes después, Estados Unidos bombardeó Hiroshima y Nagasaki, matando a cientos de miles de personas y demostrando que lo que habían creado esas mentes supuestamente brillantes no había sido más que un inmenso y devastador error.
    10La invención de la bomba atómica Cuando, en 1915, Albert Einstein publicó su Teoría de la Relatividad, puso la primera piedra para la creación de una de las armas más letales jamás imaginadas. Pero la idea de materializar el invento fue del físico norteamericano Leó Szilárd, que en 1933 leyó el concepto “bomba atómica” en una novela de ciencia ficción de H.G. Wells y lo patentó rápidamente para que no cayera en manos de los alemanes. Después, otro físico estadounidense, Robert Oppenheimer, juntó a un gabinete de eminencias financiado por el presidente Roosevelt con la bendición de Einstein, que se estrujaron las meninges y no pararon hasta terminar el mortífero ingenio. La bomba fue testada en el desierto de Alamogordo en julio de 1945. Un mes después, Estados Unidos bombardeó Hiroshima y Nagasaki, matando a cientos de miles de personas y demostrando que lo que habían creado esas mentes supuestamente brillantes no había sido más que un inmenso y devastador error. Getty
  • En 1492, el almirante Cristóbal Colón consiguió que los Reyes Católicos le financiaran un largo viaje, que él creía le llevaría a conquistar heroicamente unos territorios que se encontraban a 750 leguas de las Islas Canarias. Pero el navegante hizo mal sus cálculos y cometió varios errores que dieron un vuelco a su misión: pretendiendo llegar a Asia (a 135 grados de circunferencia) se tropezó con América (a 229 grados). Por supuesto, a la postre este error cartográfico fue todo un hallazgo para la corona española, y permitió la conquista del continente americano. Pero Colón pasó a la historia como el hombre que descubrió América por pura chiripa o, mejor dicho, por haber hecho mal su trabajo.
    11El error de cálculo de Cristóbal Colón En 1492, el almirante Cristóbal Colón consiguió que los Reyes Católicos le financiaran un largo viaje, que él creía le llevaría a conquistar heroicamente unos territorios que se encontraban a 750 leguas de las Islas Canarias. Pero el navegante hizo mal sus cálculos y cometió varios errores que dieron un vuelco a su misión: pretendiendo llegar a Asia (a 135 grados de circunferencia) se tropezó con América (a 229 grados). Por supuesto, a la postre este error cartográfico fue todo un hallazgo para la corona española, y permitió la conquista del continente americano. Pero Colón pasó a la historia como el hombre que descubrió América por pura chiripa o, mejor dicho, por haber hecho mal su trabajo. Getty
  • Ha pasado más de un siglo, pero el accidente del Titanic aún es todo un símbolo del fracaso de la técnica frente a los escollos de la naturaleza. La historia es de sobras conocida: la noche del 14 de abril de 1912, un gigantesco trasatlántico llamado Titanic chocó contra un iceberg y se hundió en mitad del océano Atlántico. Fruto del accidente murieron 1.800 de los 2.200 pasajeros que iban a bordo. Desde entonces han aparecido numerosas teorías sobre el siniestro. Por ejemplo, se especula con que un incendio en la sala de máquinas del navío debilitó el casco e hizo que el barco no soportara el impacto del hielo. Pero casi todos le echan la culpa al capitán Edward Smith, que según dicen condujo la nave a gran velocidad y con cierta imprudencia. Además, al ser considerado “insumergible”, el buque no disponía de medios ni botes salvavidas suficientes como para enfrentarse a un naufragio, cosa que disparó el número de víctimas.
    12El hundimiento del Titanic Ha pasado más de un siglo, pero el accidente del Titanic aún es todo un símbolo del fracaso de la técnica frente a los escollos de la naturaleza. La historia es de sobras conocida: la noche del 14 de abril de 1912, un gigantesco trasatlántico llamado Titanic chocó contra un iceberg y se hundió en mitad del océano Atlántico. Fruto del accidente murieron 1.800 de los 2.200 pasajeros que iban a bordo. Desde entonces han aparecido numerosas teorías sobre el siniestro. Por ejemplo, se especula con que un incendio en la sala de máquinas del navío debilitó el casco e hizo que el barco no soportara el impacto del hielo. Pero casi todos le echan la culpa al capitán Edward Smith, que según dicen condujo la nave a gran velocidad y con cierta imprudencia. Además, al ser considerado “insumergible”, el buque no disponía de medios ni botes salvavidas suficientes como para enfrentarse a un naufragio, cosa que disparó el número de víctimas. Getty
  • ¿Entró o no entró el balón en la portería? Es el misterio sin resolver de un presunto gol que Inglaterra le marcó a Alemania en el Mundial de Fútbol del 66. Ambos equipos habían empatado a dos durante el tiempo reglamentario, pero en la prórroga Geoffrey Hurst logró hacer un extraño remate, que rebotó en la parte interior del larguero alemán, pegó un bote en el césped y volvió escupido al terreno de juego. El árbitro pitó gol. Pero todavía hoy, alemanes, ingleses y forofos en general discuten sobre si aquello fue un gol o un tongo: unos aseguran que el balón entró seis centímetros en la portería, y otros que se quedó fuera. Luego, el propio Hurst llegó a marcar un cuarto gol. Eso sí, los alemanes dicen que se hundieron después del tercero, que el partido hubiese sido otro con el 2-2. Es el único Mundial que ha ganado Inglaterra.
    13El gol fantasma de Geoff Hurst ¿Entró o no entró el balón en la portería? Es el misterio sin resolver de un presunto gol que Inglaterra le marcó a Alemania en el Mundial de Fútbol del 66. Ambos equipos habían empatado a dos durante el tiempo reglamentario, pero en la prórroga Geoffrey Hurst logró hacer un extraño remate, que rebotó en la parte interior del larguero alemán, pegó un bote en el césped y volvió escupido al terreno de juego. El árbitro pitó gol. Pero todavía hoy, alemanes, ingleses y forofos en general discuten sobre si aquello fue un gol o un tongo: unos aseguran que el balón entró seis centímetros en la portería, y otros que se quedó fuera. Luego, el propio Hurst llegó a marcar un cuarto gol. Eso sí, los alemanes dicen que se hundieron después del tercero, que el partido hubiese sido otro con el 2-2. Es el único Mundial que ha ganado Inglaterra. Getty
  • El 17 de septiembre de 1788, el ejército austríaco marchó hacia Karánsebes para enfrentarse a las tropas otomanas. Tomó la delantera una avanzadilla de húsares, que llegó al campo de batalla para reconocer el terreno. Como se aburrían, se emborracharon con aguardiente. En esas estaban cuando llegó un contingente de infantería de su propio ejército y les pidió a los húsares que compartieran el etílico brebaje, pero ellos se negaron. Y así empezó una pequeña pelea que se saldó con un disparo al aire. Pero el tiro hizo que un soldado gritara “¡los turcos!” y la batalla comenzó... entre dos facciones del mismo ejército. Cuando, dos días después, los verdaderos turcos llegaron a Karánsebes, se quedaron de piedra al encontrar en el suelo unos 10.000 soldados austríacos muertos. Habían sido víctimas del llamado “fuego amigo”.
    14El ejército austríaco se ataca a sí mismo El 17 de septiembre de 1788, el ejército austríaco marchó hacia Karánsebes para enfrentarse a las tropas otomanas. Tomó la delantera una avanzadilla de húsares, que llegó al campo de batalla para reconocer el terreno. Como se aburrían, se emborracharon con aguardiente. En esas estaban cuando llegó un contingente de infantería de su propio ejército y les pidió a los húsares que compartieran el etílico brebaje, pero ellos se negaron. Y así empezó una pequeña pelea que se saldó con un disparo al aire. Pero el tiro hizo que un soldado gritara “¡los turcos!” y la batalla comenzó... entre dos facciones del mismo ejército. Cuando, dos días después, los verdaderos turcos llegaron a Karánsebes, se quedaron de piedra al encontrar en el suelo unos 10.000 soldados austríacos muertos. Habían sido víctimas del llamado “fuego amigo”. Getty
  • Decía Larra que el caprichoso público “se deja llevar por impresiones pasajeras; ama con idolatría y sin porqué, y aborrece de muerte sin causa”. Una de las mejores pruebas es el estrepitoso fracaso que sufrió el compositor Igor Stravinsky en el estreno de 'La consagración de la primavera', un brillante ballet que describe el rapto y sacrificio pagano de una doncella que debe bailar hasta morir para complacer a los dioses. En el estreno de la obra, en 1913, al público le horrorizó tanto lo que veía que, ya en el primer acto, se lió a tirar naranjas al escenario en señal de protesta. Y se tuvo que detener la representación. El error de apreciación del público fue inmenso, pues hoy 'La consagración de la primavera' está considerada una de las cumbres de la cultura contemporánea y la piedra fundacional de la vanguardia musical del siglo XX.
    15El público ataca a naranjazos a Stravinsky en el estreno de 'La consagración de la primavera' Decía Larra que el caprichoso público “se deja llevar por impresiones pasajeras; ama con idolatría y sin porqué, y aborrece de muerte sin causa”. Una de las mejores pruebas es el estrepitoso fracaso que sufrió el compositor Igor Stravinsky en el estreno de 'La consagración de la primavera', un brillante ballet que describe el rapto y sacrificio pagano de una doncella que debe bailar hasta morir para complacer a los dioses. En el estreno de la obra, en 1913, al público le horrorizó tanto lo que veía que, ya en el primer acto, se lió a tirar naranjas al escenario en señal de protesta. Y se tuvo que detener la representación. El error de apreciación del público fue inmenso, pues hoy 'La consagración de la primavera' está considerada una de las cumbres de la cultura contemporánea y la piedra fundacional de la vanguardia musical del siglo XX. Getty
  • El 22 de junio de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, las Potencias del Eje invadieron la Unión Soviética en la llamada Operación Barbarroja. De entrada, cogieron por sorpresa a las fuerzas rusas y perpetraron una escabechina, logrando aproximarse a su objetivo. Pero pronto cambiaron las tornas. Hitler cometió un grave error: subestimar la potencia del Ejército Rojo y la crudeza del invierno ruso. Esto, unido a distintos fallos tácticos, logísticos y estratégicos, prolongó la guerra hasta cinco meses, durante los cuales el ejército alemán sufrió numerosas bajas. Finalmente, el Ejército Rojo ganó la batalla de Moscú, provocando la retirada de los alemanes y sus aliados el 5 de diciembre de 1941. Sin duda, a Hitler le habría ido mejor si hubiera seguido la máxima del filósofo y estratega militar Sun Tzu, autor de El arte de la guerra: “Conócete a ti mismo y conoce a tu enemigo”.
    16La Operación Barbarroja El 22 de junio de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, las Potencias del Eje invadieron la Unión Soviética en la llamada Operación Barbarroja. De entrada, cogieron por sorpresa a las fuerzas rusas y perpetraron una escabechina, logrando aproximarse a su objetivo. Pero pronto cambiaron las tornas. Hitler cometió un grave error: subestimar la potencia del Ejército Rojo y la crudeza del invierno ruso. Esto, unido a distintos fallos tácticos, logísticos y estratégicos, prolongó la guerra hasta cinco meses, durante los cuales el ejército alemán sufrió numerosas bajas. Finalmente, el Ejército Rojo ganó la batalla de Moscú, provocando la retirada de los alemanes y sus aliados el 5 de diciembre de 1941. Sin duda, a Hitler le habría ido mejor si hubiera seguido la máxima del filósofo y estratega militar Sun Tzu, autor de El arte de la guerra: “Conócete a ti mismo y conoce a tu enemigo”. Cordon
  • Fundada por Ptolomeo I Sóter a principios del siglo III antes de Cristo, la biblioteca de la ciudad egipcia de Alejandría albergaba las obras más importantes concebidas por el ingenio humano. Se dice que en el siglo II antes de Cristo llegó a tener unos 900.000 manuscritos. Es por ello que su desaparición supuso una catástrofe cultural de primer orden. No se sabe el momento exacto ni los autores claros de la burrada, y a lo largo de los siglos las civilizaciones se han culpado entre ellas: unos dicen que fue víctima de un incendio en la época de César en la guerra civil del 48 a.C., otros que se debió a un ataque del emperador Aureliano en torno al 270, otros que fue pasto de la hostilidad de Teófilo de Alejandría hacia 391... En 2002, la Unesco inauguró la nueva Biblioteca Alejandrina, situada en la misma ciudad. Esperemos que dure mucho...
    17El incendio de la Biblioteca de Alejandría Fundada por Ptolomeo I Sóter a principios del siglo III antes de Cristo, la biblioteca de la ciudad egipcia de Alejandría albergaba las obras más importantes concebidas por el ingenio humano. Se dice que en el siglo II antes de Cristo llegó a tener unos 900.000 manuscritos. Es por ello que su desaparición supuso una catástrofe cultural de primer orden. No se sabe el momento exacto ni los autores claros de la burrada, y a lo largo de los siglos las civilizaciones se han culpado entre ellas: unos dicen que fue víctima de un incendio en la época de César en la guerra civil del 48 a.C., otros que se debió a un ataque del emperador Aureliano en torno al 270, otros que fue pasto de la hostilidad de Teófilo de Alejandría hacia 391... En 2002, la Unesco inauguró la nueva Biblioteca Alejandrina, situada en la misma ciudad. Esperemos que dure mucho... Getty

Más información