Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los brotes muertos del Hayedo de Montejo

El bosque sufrió la semana pasada una helada que afectó a los brotes de hayas y robles. Los científicos temen que esta circunstancia afecte a las 230 hayas centenarias del espacio protegido que ya sufren una elevada mortalidad del 30%

  • Imagen del bosque de hayas de color gris, aunque a estas alturas del año debería predominar el verde intenso. La tonalidad se debe a la helada que sufrió la zona, Reserva de la Biosfera, la semana pasada que quemó los brotes que habían comenzado a crecer empujados por las altas temperaturas de abril.
    1Imagen del bosque de hayas de color gris, aunque a estas alturas del año debería predominar el verde intenso. La tonalidad se debe a la helada que sufrió la zona, Reserva de la Biosfera, la semana pasada que quemó los brotes que habían comenzado a crecer empujados por las altas temperaturas de abril.
  • Ejemplar de rebollo, otra de las especies predominantes del Hayedo de Montejo considerado uno de los más meridionales de Europa, que muestra sus ramas sin ninguna hoja.
    2Ejemplar de rebollo, otra de las especies predominantes del Hayedo de Montejo considerado uno de los más meridionales de Europa, que muestra sus ramas sin ninguna hoja.
  • El Hayedo de Montejo es el bosque con mayor densidad de árboles centenarios de la Comunidad de Madrid. En sus 125 hectáreas viven 120.500 ejemplares de varias especies de los que 900 son centenarios.
    3El Hayedo de Montejo es el bosque con mayor densidad de árboles centenarios de la Comunidad de Madrid. En sus 125 hectáreas viven 120.500 ejemplares de varias especies de los que 900 son centenarios.
  • Detalle de los brotes secos de un rebollo (un roble mediterráneo) debido a la helada.
    4Detalle de los brotes secos de un rebollo (un roble mediterráneo) debido a la helada.
  • Ramas de hayas afectadas en mayor o menor grado por la helada de la semana pasada. Todas estas hojas se perderán y el árbol tendrá que sacar adelante nuevos brotes.
    5Ramas de hayas afectadas en mayor o menor grado por la helada de la semana pasada. Todas estas hojas se perderán y el árbol tendrá que sacar adelante nuevos brotes.
  • Uno de los ejemplares más viejos de roble albar del Hayedo. En la imagen se observa la herida, ahora perfectamente cerrada, que le produjo la poda de una rama realizada hace tres siglos.
    6Uno de los ejemplares más viejos de roble albar del Hayedo. En la imagen se observa la herida, ahora perfectamente cerrada, que le produjo la poda de una rama realizada hace tres siglos.
  • Otro ejemplo de cómo afectaron las bajas temperaturas (alcanzaron los cinco grados bajo cero) a las hayas del bosque, que además se enfrentan con el problema de la competencia entre ejemplares por la alta densidad.
    7Otro ejemplo de cómo afectaron las bajas temperaturas (alcanzaron los cinco grados bajo cero) a las hayas del bosque, que además se enfrentan con el problema de la competencia entre ejemplares por la alta densidad.
  • Luis Gil, catedrático y responsable del equipo de investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid que estudia el Hayedo desde 1992, en una imagen tomada el jueves pasado en una de las sendas del espacio protegido.
    8Luis Gil, catedrático y responsable del equipo de investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid que estudia el Hayedo desde 1992, en una imagen tomada el jueves pasado en una de las sendas del espacio protegido.
  • Planta joven de haya que ha sobrevivido a la helada al encontrarse más protegida. Los ejemplares de hayas pueden alcanzar su altura máxima a los 125 años y vivir hasta los 300.
    9Planta joven de haya que ha sobrevivido a la helada al encontrarse más protegida. Los ejemplares de hayas pueden alcanzar su altura máxima a los 125 años y vivir hasta los 300.
  • El haya de mayor diámetro del bosque que se desplomó en 2012, cuando tenía 225 años. Los científicos pensaban que se encontraba en perfecto estado, pero al caer comprobaron que estaba afectada por diversos hongos que la debilitaron.
    10El haya de mayor diámetro del bosque que se desplomó en 2012, cuando tenía 225 años. Los científicos pensaban que se encontraba en perfecto estado, pero al caer comprobaron que estaba afectada por diversos hongos que la debilitaron.