Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Levenfish, tan grande como maltratado

Un jugador magnífico fue marginado en la URSS por ser judío y para no ensombrecer el brillo de Botvínik

El deslumbrante esplendor del ajedrez soviético ocultó graves injusticias. Y si hubiera un reconocimiento especial al ajedrecista peor tratado, Grigory Lévenfish (1889-1961) sería un candidato muy sólido. Su ascendencia judía y el hecho de ser 22 años más viejo que la gran estrella Mijaíl Botvínik (1911-1995) son las causas de esa marginación. A los 22 años jugó su único torneo fuera de la URSS; luego no le dejaron volver a salir, a pesar de que empató un duelo a 13 partidas con Botvínik en 1937 (entre otros muchos éxitos en la URSS), y de ser admirado por cuantos lo conocían.

Una profunda comprensión de la estrategia y el virtuosismo en los finales eran dos de sus grandes virtudes, pero brilló aún más en las combinaciones tácticas, como en la partida de este vídeo, frente a Smyslov en el Campeonato de la URSS de 1949. El maltrato que recibió se aprecia en otro detalle: fue el único gran maestro de su generación que no recibió un suelo mensual del Gobierno por haber logrado ese título. Vivía de su trabajo como ingeniero químico, y aun así logró que su palmarés fuera muy brillante.