Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brie Larson: “El cine es una forma de activismo”

La oscarizada actriz es una firme defensora de las víctimas de la violencia machista

Brie Larson
La actriz Brie Larson, en la alfombra roja de los premios Oscar. REUTERS

Los brazos de Brie Larson dicen muchas cosas. Hablan de amor y amistad en ese abrazo de amiga a amiga, de mejor actriz a mejor actriz, que le dio a Emma Stone nada más ganar el mismo Oscar que ella consiguió el año pasado.

“¿Qué es mejor que ganar? Ver ganar a tus amigos”, tuiteó esta californiana de 27 años desde la ceremonia. Sus brazos también hablan de acción, ahora al frente de Kong: La isla calavera [se estrena el 10 de marzo en España]. Para esta nueva versión del legendario simio, Larson entrenó dos horas diarias, “una combinación de pesas y carreras hasta caer hecha gelatina”, por las selvas de Vietnam. “Tenía que estar en forma para quedar bien en cámara, pero, sobre todo, porque el rodaje fue un no parar”, bromea.

Recibe a este periódico helada en un día de tormenta, arrebujada en su vestido de Rosetta Getty entre las mantas del hotel Ritz Carlton. Durante la entrevista prefiere no opinar de su reacción cuando le tuvo que entregar el Oscar como mejor actor a Casey Affleck. Sus gestos hablaron por sí solos, sus brazos rígidos, sin aplaudir y mirando al suelo. Pero como ya pasó en los Globos de Oro, donde ni le abrazó, el hecho de que la protagonista de La habitación, y desde entonces defensora de las víctimas de la violencia machista, tenga que entregarle una estatuilla al joven Affleck, demandado en 2010 por abusos sexuales (el caso nunca llegó a juicio), no fue de su agrado.

Brie Larson abraza a Emma Stone, en la entrega de los Oscar.
Brie Larson abraza a Emma Stone, en la entrega de los Oscar. AP

Para Brianne Sidonie Desaulniers, su nombre completo, el cine es más que premios y vestidos bonitos. “Es una forma de activismo y es importante encontrar el mensaje en la historia para que tenga impacto en el público”, subraya.

Desde que hizo La habitación su apoyo a las víctimas de abusos sexuales no cesa. El abrazo que dio hace un año a cada uno de los supervivientes de violencia sexual que pasaron por el teatro Dolby para cantar con Lady Gaga se transformó en hechos, los de una mujer que gasta poco y dona mucho. “El Oscar no te hace mejor, más interesante, más divertida. Es un gran honor, pero pienso que puedo ser mejor actriz y mejor persona. Que no hago lo suficiente por el mundo”, recapitula.

De ahí que su plan maestro tenga nombre de mujer. Brie Larson es la elegida para interpretar a Capitán Marvel, la nueva heroína de los Vengadores. “No tengo una agenda, pero soy consciente del impacto que produce el cine en el público y quiero hacerlo a gran escala”, reconoce. Eso sí, a sabiendas de que muy pocos vieron La habitación frente a los menos de cinco millones de euros en entradas que recaudó entonces Kong: La isla calavera, una producción de cerca de 120 millones de euros que a sus ojos habla del medioambiente. “Recuerda que yo me crié viendo en La guerra de las galaxias una alegoría sobre el mundo en el que vivimos", aclara la intérprete.

Brie Larson y Casey Affleck, en la gala de los premios Oscar.
Brie Larson y Casey Affleck, en la gala de los premios Oscar. AP

Papeles más reales

Con Capitán Marvel la apuesta sube. “Necesitamos otro tipo de héroes y quiero ser más activa, participar en el cambio porque los estereotipos que vemos en cine no existen en la calle. Somos más complicados”, añade dispuesta a convertirse en lo que para ella es Sigourney Weaver, una mujer compleja. “Capitán Marvel es el puente entre dos mundos, que lucha desde sus propios errores para hacer del mundo un lugar mejor”, explica sobre su incursión en el mundo de los superhéroes sin poder evitar la sonrisa divertida que se le escapa cuando añade eso de que su personaje también “vuela y lanza rayos con las manos”.

La actriz, que evita cualquier tema personal desde su noviazgo con el músico Alex Greenwald hasta dónde guarda el Oscar que ganó, lleva años viviendo oportunidades que solo se presentan una vez en la vida. Brie Larson tiene el único deseo de ser “un grano de arena en una playa. De desaparecer entre la multitud para seguir observando y participando” del mundo en el que vive. “Afortunadamente, eso no lo he perdido”, dice. Habrá que añadir por el momento.