Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amnesia

Leí con gran indignación las afirmaciones que Arnaldo Otegi hizo en Euskadi Irratia, en las que negaba que la izquierda abertzale hubiera apoyado nunca la violencia. Incluso, en lo que no deja de ser un insulto a la inteligencia, dijo que ni siquiera ETA ha dicho que matar está bien. He de decir que formo parte de esa afortunada generación que no ha tenido que vivir el insoportable clima de enfrentamiento, violencia, miedo y, en definitiva, horror que imperó durante años en este país. Sin embargo, esto tiene un riesgo evidente: el del olvido, del que se aprovecha Otegi. Desgraciadamente, la realidad es que solo una minoría de los jóvenes vascos sabría decir quiénes fueron Gregorio Ordóñez, Fernando Buesa, Josu Muguruza o Santi Brouard. Consciente de ello, Otegi hace esas afirmaciones que sabe que muchos jóvenes pueden dar por buenas, puesto que no han vivido ni les han contado otra cosa. Esto solo se puede calificar de ruin y mezquino y nos confirma lo que todos sabemos, que la izquierda abertzale está muy orgullosa de su pasado. Justo y necesario sería explicar a mi generación cuál es ese pasado.— Jon Roca Martínez. Donostia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.