Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La aterradora historia (real) de Slenderman de la que todos hablan pero pocos se atreven a ver

Un documental sobre las niñas que apuñalaron a otra por miedo a una criatura ficticia. El primer caso de mito del terror creado en Internet, una especie de Hombre del Saco con tentáculos

Trailer de 'Beware the Slenderman'

Slenderman es un ser antropomórfico de entre dos y cuatro metros de largo. Sus extremidades son larguísimas y su rostro es una máscara pálida sin facciones, sin ojos, sin orejas, sin boca. En la espalda esconde seis tentáculos con los que ataca a sus víctimas. Es invisible a voluntad y, por eso, muy pocas veces ha podido ser fotografiado o grabado en vídeo. Se mueve en las sombras y acecha a niños y adolescentes sin que nadie se ponga de acuerdo en si es una presencia protectora o una amenaza.

Lo crean ustedes o no, hay muchos adolescentes que creen a pies juntillas en la existencia de este personaje que, en realidad, fue creado en 2009 por un usuario, Victor Knudsen bajo el Nick de ‘Victor Surge’, del foro Something Awful para participar en un hilo de imágenes retocadas con Photoshop. La bola fue creciendo hasta convertir al personaje en un meme y de ahí a material para creepypasta, un tipo de relato de terror de género colaborativo. Una vez convertido en personaje literario y en personaje de Fanfic, el salto al mito y a la creencia de la existencia real del personaje fue un paseo en calesa, sobre todo cuando la red está inundada de vídeos, fotos y testimonios de internautas que alimentan la idea de que Slenderman vive entre nosotros.

"Slenderman es el primer personaje creado en Internet que ha quedado instalado en el folklore popular y que abrió la puerta a otros mitos digitales"

A estas alturas de siglo XXI se puede decir que Slenderman es el primer personaje creado en Internet que ha quedado instalado en el folklore popular y que abrió la puerta a otros mitos digitales. Si teníamos alguna duda de cómo se habían creado personajes y mitos populares como El Hombre del Saco, La Chica de la curva o La Santa Compaña solo tenemos que echar un vistazo al fenómeno de Slenderman: millones de mentes modelan la creencia añadiéndole una infancia, una adolescencia, nuevos rasgos, nuevos datos, incluso residencia o, lo que es más importante, una marca propia. ¿No tienen Batman y Superman un logo? El de Slenderman es una equis tachando un círculo.

El mito, ya de por sí retorcido, tomó un giro tétrico el 31 de mayo de 2014. Morgen Geyser y Annisa Weier, dos niñas de 12 años residentes en Waukesha (Wisconsin), se conocen e intiman cuando comienza el curso. Crean una amistad muy especial, ya que Annisa no es muy popular y no tiene amigos y Morgen tampoco cuenta con muchas amistades excepto la de Payton Leutner a la que, en las últimas fechas, está dejando de lado. Annisa y Morgen tienen una imaginación desbordante y, ambas, comparten aficiones literarias comunes: son fans de los creepypastas y de la literatura de terror. Entre ellas estalla una amistad que retroalimenta sus fantasías.

Las amigas deciden asesinar a la otra niña aprovechando el barullo del cumpleaños de Morgen, ya que las tres van a dormir en la misma casa para hacer una fiesta de pijamas. Van un parque que tiene una zona boscosa cercana y con la excusa de que van a jugar al escondite, la llevan a la zona más profunda y allí le asestan 19 puñaladas con un cuchillo de cocina. Las autoras dejan en estado agonizante a la víctima y se escapan del lugar del crimen. Payton se arrastra hasta una carretera cercana donde es recogida por un ciclista a la que narra los hechos y es trasladada a un hospital donde le salvan la vida.

Mientras todo esto ocurre, Morgen y Annisa son detenidas por un policía al que le resulta sospechosa la presencia de dos niñas tan pequeñas caminando solas por el arcén de la Interestatal 94. Annisa le cuenta al policía que acaban de asesinar a Payton Leutner y que se dirigían a la Reserva Natural de Nicolet donde se encuentra la mansión de Slenderman para reunirse con él. Los antecedentes y los precedentes de este caso criminal tan extraño son narrados con todo lujo de detalles y mucha pericia por Irene Taylor Brodsky en su documental Beware the Slenderman que acaba de estrenar la cadena HBO en nuestro país.

OTROS JÓVENES (Y ASESINOS) ESPAÑOLES 

Morgen y Annisa intentaron matar a Payton Leutner para honrar a Slenderman y convertirse en sus sirvientas, en una especie de agentes del mito que, según sus seguidores, se encargan de hacerle el trabajo sucio. Ambas confiesan los hechos a la policía sin guardarse nada, contando todo con inocencia infantil, esperando ser eximidas de responsabilidad, como si el asunto solo fuera una trastada que se les ha ido de las manos (¿Quién se comió la tarta que se enfriaba en el alfeizar? ¿Quién rompió la ventana del vecino de un balonazo?). Esperando, o eso da la sensación, que la policía crea en la existencia de Slender Man y que se ponga en marcha para detener al verdadero culpable. 

Lejos de ser un cuento moral, y el documental actual tiende a serlo, Beware of the Slenderman cuenta los hechos con una frialdad arrebatadora, usando los testimonios de los familiares de las niñas y transmitiendo a la perfección todos los sentimientos contradictorios que les produce el amor hacia las crías y el hecho de que hayan cometido un crimen tan horrible para honrar a un personaje ficticio. El documental se convierte en un juego de muñecas rusas en el que vamos descubriendo más y más detalles del caso mientras aprendemos la fuerza de los mitos e intentamos comprender todos los rasgos de personalidad de ambas crías. De paso, nos advierte de que el escalón generacional y las nuevas tecnologías no se llevan bien y que, por descontado, Internet ha roto la barrera entre la realidad y la ficción.

Morgan y Annisa decidieron creer en Slenderman, al igual que otros deciden creer que hay bases nazis en la Antártida, que Isabel II es en realidad un extraterrestre reptiliano o aquello de la fan de Ricky Martin, su perro y el bote de mermelada. La gente cree por inocencia, por inmadurez, por analfabetismo o por sentirse afianzada en sus ideas. A veces, desgraciadamente, mata por ello. Por razones tan absurdas como las que llevaron a dos crías de doce años a apuñalar a otra y así ganarse al favor de un ser imaginario que les esperaba en la profundidad del bosque.

El caso, conocido como El apuñalamiento de Slenderman, se convirtió en carnaza para los medios sensacionalistas lo que provocó un estúpido debate sobre los límites, el control de contenidos y el uso que se le daba a Internet. También generó una pequeña, pero intensa, ola de pánico en Estados Unidos donde se sucedieron casos, falsos o no, de asaltos violentos relacionados con el culto al personaje. Por ejemplo, Lily Marie Hartwel con 14 años de edad, del condado de Pasco (Florida), en la noche del 4 de septiembre de 2014 incendió el domicilio familiar cuando su madre y su hermano de 9 años dormían en su interior. Aunque se sabía que el hecho podía estar relacionado con una riña doméstica o con un accidente, la chica cometió algunos errores de bulto en su declaración como decir que no sabía qué había pasado y reconocer que era asidua de creepypasta.com y souleater.com, lo que fue suficiente para que los medios sensacionalistas se pasaran unos cuantos días hablando del asunto y relacionándolo directamente con Slenderman.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información