Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Theresa May, portada de ‘Vogue’ USA

La primera ministra británica ha sido fotografiada por Annie Leibovitz para el número de abril de la revista

La primera ministra británica Theresa May.
La primera ministra británica Theresa May. Cordon Press

Lo ha confirmado un portavoz de Downing Street: la portada del número de abril de la edición estadounidense de Vogue estará protagonizada por la primera ministra británica, Theresa May. Según publica el periódico The Guardian, May fue fotografiada la semana pasada en Chequers, la casa de campo oficial del primer ministro, por la legendaria Annie Leibovitz, que también ha retratado para la revista a Hillary Clinton o Michelle Obama –su última sesión con la primera dama se publicó el pasado diciembre–. Leibovitz también fue la encargada de inmortalizar a la reina Isabel II rodeada de sus nietos más jóvenes y sus bisnietos en un retrato oficial en el marco de la celebración del 90 cumpleaños de la soberana el año pasado. El reportaje con May habría sido orquestrado en secreto por la directora de la publicación, la todopoderosa –e inglesa– Anna Wintour, que acaba de ser nombrada Dama del Imperio Británico por sus servicios a la industria de la moda.

May nunca ha ocultado su afición por la moda, que deja patente en elecciones de atuendo tan inesperadas como el traje de tartán de Vivienne Westwood con el que lanzó su candidatura a presidir el Partido Conservador, y en su debilidad por los zapatos atrevidos, como los famosos kitten heels con estampado de leopardo que llevó en su primera aparición como primera ministra. También sabíamos de su querencia por la llamada biblia de la moda; cuando un locutor de BBC Radio 4 le preguntó en 2014 qué se llevaría a una isla desierta, ella confesó: “Una suscripción de por vida a la revista Vogue”. El pasado noviembre, en una entrevista en la revista de The Sunday Times, May aseguró que no tenía estilista, pero que se dejaba aconsejar por su marido.

Esta será la primera vez que una primera ministra británica aparezca en la portada del Vogue estadounidense. Margaret Thatcher, cuyo estilo fue el epítome del llamado power dressing que dominó la moda en la década de los ochentas, protagonizó la primera plana de la revista en cuatro ocasiones, pero solo en su edición inglesa. May tiene previsto viajar proximamente a Estados Unidos para entrevistarse con el presidente electo, Donald Trump, pero, según la prensa inglesa, una fuente de Downing Street ha negado que el reportaje tenga ninguna relación con esa futura visita oficial.

Theresa May y su esposo Philip.
Theresa May y su esposo Philip. Cordon Press

La noticia, como no podía ser de otra manera cuando política y moda aparecen en la misma frase, ha tenido su dosis de polémica. Según el diario The Telegraph, John Prescott, el que fuera viceprimer ministro de Tony Blair, ha declarado que "preferiría ver a la Primera Ministra ocupándose del sistema sanitario en Reino Unido que en la portada de Vogue en Estados Unidos”. Siempre hay quien parece olvidar que la moda es una industria crucial para la economía británica, hasta el punto de que en 2015 aportó 28.000 millones de libras (31.800 millones de euros) y dio trabajo a 900.000 personas. El pasado octubre, en la cumbre Women in the World, May llegó a reivindicar que “puedes tener una carrera y que te guste la ropa”. En cualquier caso, con la incertidumbre del Brexit poniendo a prueba su liderazgo, la primera ministra tiene asuntos más urgentes de los que preocuparse que de la opinión de Prescott. El 7 de enero la revista The Economist también le dedicó su portada, pero con un titular poco halagador que hacía alusión a su indecisión como gobernante: Theresa Maybe. La portada de Vogue la presentará, sin duda, bajo una luz más favorecedora.