Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El descabellado acuerdo prenupcial de Mariah Carey

El documento establece puntos como que se debía especificar qué joyas eran regalos o que James Packer iba a pagar a la cantante seis millones por año de matrimonio

Mariah Carey y James Packer, en una de sus últimas fotografías juntos. Ampliar foto
Mariah Carey y James Packer, en una de sus últimas fotografías juntos.

El matrimonio entre Mariah Carey y James Packer les iba a convertir en una de las parejas más acaudaladas del mundo, pues a la diva de la canción se le calcula una fortuna de unos 500 millones de dólares (451 millones de euros, aproximadamente) y Packer es un rico magnate australiano, con una fortuna valorada en 3.000 millones de dólares (unos 2.711 millones de euros). Sin que ninguno de los dos haya hablado sobre los motivos de su ruptura, anunciada a finales del mes de octubre, varios medios apuntan a que su separación podría haber sido por la discusión del contrato prematrimonial. Y según lo revelado por la web TMZ, que se ha hecho con el documento, el motivo no parece descabellado pues el acuerdo especificaba desde los regalos, hasta la compra de ropa o el uso del jet privado de Parker.

Mariah Carey y James Packer, en las playas de Ibiza en julio de 2015. ampliar foto
Mariah Carey y James Packer, en las playas de Ibiza en julio de 2015.

"Exceptuando los regalos por el compromiso, la boda o por cumpleaños y aniversarios, ninguna pieza de joyería o de lujo que cueste más de 250.000 dólares (unos 225.000 euros) será considerada un obsequio a menos que esté acompañada de una tarjeta que detalle específicamente por escrito: 'Este es mi regalo para ti", dice una de las cláusulas. Siguiendo esta máxima, la cantante se podría quedar con el anillo de compromiso de diamantes de 36 quilates valorado en 10 millones de dólares (unos 9 millones de euros) que lucía desde el pasado mes de enero, cuando Packer le pidió matrimonio tras siete meses de relación. Según el documento, él también acepta comprarle ropa a la cantante, pero aunque en los papales quedó en blanco la suma específica destinada a la ropa, sí se concreta que no será vestuario para que ella utilice ni en eventos ni en conciertos, y que no será tampoco ropa para ninguno de sus dos hijos.

Mariah Carey, además, iba a recibir una tarjeta de crédito, aunque el documento que ella misma consideraba necesario tener antes de casarse tampoco especifica qué cantidad de dinero mensual podría gastar con ella. "James facilitará el uso de un avión privado, de su elección, para uso personal de Mariah o la de sus hijos y niñeras, solo cuando James determine que es apropiado hacerlo”, dice otro de los puntos.

#antibes 😘⚓️💗🎶

Una foto publicada por Mariah Carey (@mariahcarey) el

Además, se establecía que por cada año de matrimonio completo, en caso de divorcio James Packer, de 49 años, iba a pagar a Carey, de 46, seis millones de dólares (unos 5 millones de euros) –hasta un máximo de 30 millones-. Uno de los puntos del documento de un centenar de páginas, según asegura el británico Daily Mail, que menos le gustó a la intérprete. Fuentes cercanas a la cantante a TMZ confirman que su relación se rompió porque a Mariah Carey el acuerdo prenupcial le pareció de “mal gusto e insultante”. No todo vale por amor. Eso sí, según las mismas fuentes, el contrato no se firmó y la pareja se rompió porque ellos ya habían acordado que en caso de ruptura ella iba a recibir 50 millones de dólares (45 millones de euros). Hoy son varios los medios de comunicación estadounidenses que aseguran que Mariah Carey estaría reclamando varios miles de dólares así como que Packer asuma la factura de la mudanza.

La cantante aún no ha confirmado ni desmentido su ruptura, así como tampoco ha eliminado ninguna foto de él de su cuenta de Instagram.