Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho libros de esta semana

Svetlana Aleksiévich, José Carlos Llop, el último Premio Nadal o libros sobre el franquismo, las críticas de la semana de Babelia

  • Por SVETLANA ALEKSIÉVICH: "Me gusta la prosa de Maksim Ósipov. He empezado a releer sus relatos y lo primero que me ha venido a la cabeza es la idea de que hoy su prosa es como un diagnóstico. Un diagnóstico preciso e implacable de la vida rusa. A pesar de que el autor está enamorado de la simple existencia humana, se subleva contra ella porque no coincide con sus expectativas. Es el drama de quienes provienen del mundo de la cultura. De los libros. La cultura nos mantiene cuidadosamente resguardados de la realidad, aunque en este caso no lo consigue del todo porque el escritor posee una doble visión: la primera, por su profesión de médico cardiólogo, que está estrechamente ligada a la condición pasajera del ser humano, y ello no es otra cosa que el tiempo; la segunda, por el hecho de vivir en una ciudad de provincias, donde a la cultura no le resulta tan fácil engañarte ni enmascarar la realidad con ideas y supersticiones de moda, como el nuevo concepto del “mundo ruso”, por ejemplo. En las provincias todo está a la vista y se muestra con mayor sinceridad, tanto la naturaleza humana como lo que transcurre al otro lado de la ventana"
    1OCHO LIBROS DE ESTA SEMANA / Un implacable diagnóstico de la vida rusa Por SVETLANA ALEKSIÉVICH: "Me gusta la prosa de Maksim Ósipov. He empezado a releer sus relatos y lo primero que me ha venido a la cabeza es la idea de que hoy su prosa es como un diagnóstico. Un diagnóstico preciso e implacable de la vida rusa. A pesar de que el autor está enamorado de la simple existencia humana, se subleva contra ella porque no coincide con sus expectativas. Es el drama de quienes provienen del mundo de la cultura. De los libros. La cultura nos mantiene cuidadosamente resguardados de la realidad, aunque en este caso no lo consigue del todo porque el escritor posee una doble visión: la primera, por su profesión de médico cardiólogo, que está estrechamente ligada a la condición pasajera del ser humano, y ello no es otra cosa que el tiempo; la segunda, por el hecho de vivir en una ciudad de provincias, donde a la cultura no le resulta tan fácil engañarte ni enmascarar la realidad con ideas y supersticiones de moda, como el nuevo concepto del “mundo ruso”, por ejemplo. En las provincias todo está a la vista y se muestra con mayor sinceridad, tanto la naturaleza humana como lo que transcurre al otro lado de la ventana" Ir a noticia
  • "Tal vez la mayor peculiaridad de este libro radique en su condición de manuscrito encontrado. Pero no de manuscrito encontrado a la manera cervantina, sino de manuscrito verdaderamente encontrado, testimonio real de la sexualidad creadora de una mujer francesa de clase alta en los años veinte. Simone, Mademoiselle S., mantiene una relación adúltera con Charles, casado infiel. A medida que se aman y se escriben cartas, Simone se empodera de sí misma. Sólo se conservan las cartas de Simone, editadas por Jean-Yves Berthault, que en el prólogo abre la puerta a la desconfianza como acicate de lectura: “Uno de mis mejores amigos (…) me dijo: ‘¡Vamos, reconócelo, las has escrito tú mismo! ¡Esto no pudo haberlo escrito una mujer en 1928!’, y tuve que enseñarle las misivas originales…”. Lo mismo hace con los lectores que en esta edición analizan la letra regular, los renglones rectos, los respetuosos márgenes. Si estas cartas no diesen testimonio de una realidad que imita las ficciones libertinas, poniendo de manifiesto cómo vi­da y literatura copulan incesantemente, entonces La pasión de Mademoiselle S. como obra de imaginación por­nográfica podría quedarse corta ante la crueldad sexual, de repercusiones éticas, de Sade, Crébillon, Apollinaire o Bataille. Damos la vuelta al prejuicio de si la realidad supera la ficción y al margen de unos posibles valores literarios que residirían en que las cartas no fueran verdad sino construcción verosímil, el interés de Mademoiselle S. sería sociológico: una mujer se reivindica como sujeto sexual activo. Además, el compilador Berthault, en nota al pie, explica cómo los avances técnicos —correo neumático, el tranvía y la posibilidad de mantener contacto visual con extraños— propician nuevos modos de vivencia erótica. Como Internet, pero de otra manera…\". Por MARTA SANZ
    2Sexualidad creadora "Tal vez la mayor peculiaridad de este libro radique en su condición de manuscrito encontrado. Pero no de manuscrito encontrado a la manera cervantina, sino de manuscrito verdaderamente encontrado, testimonio real de la sexualidad creadora de una mujer francesa de clase alta en los años veinte. Simone, Mademoiselle S., mantiene una relación adúltera con Charles, casado infiel. A medida que se aman y se escriben cartas, Simone se empodera de sí misma. Sólo se conservan las cartas de Simone, editadas por Jean-Yves Berthault, que en el prólogo abre la puerta a la desconfianza como acicate de lectura: “Uno de mis mejores amigos (…) me dijo: ‘¡Vamos, reconócelo, las has escrito tú mismo! ¡Esto no pudo haberlo escrito una mujer en 1928!’, y tuve que enseñarle las misivas originales…”. Lo mismo hace con los lectores que en esta edición analizan la letra regular, los renglones rectos, los respetuosos márgenes. Si estas cartas no diesen testimonio de una realidad que imita las ficciones libertinas, poniendo de manifiesto cómo vi­da y literatura copulan incesantemente, entonces La pasión de Mademoiselle S. como obra de imaginación por­nográfica podría quedarse corta ante la crueldad sexual, de repercusiones éticas, de Sade, Crébillon, Apollinaire o Bataille. Damos la vuelta al prejuicio de si la realidad supera la ficción y al margen de unos posibles valores literarios que residirían en que las cartas no fueran verdad sino construcción verosímil, el interés de Mademoiselle S. sería sociológico: una mujer se reivindica como sujeto sexual activo. Además, el compilador Berthault, en nota al pie, explica cómo los avances técnicos —correo neumático, el tranvía y la posibilidad de mantener contacto visual con extraños— propician nuevos modos de vivencia erótica. Como Internet, pero de otra manera…". Por MARTA SANZ Ir a noticia
  • "Nada debe darse nunca por sentado, pero a estas alturas parece razonable pensar que un libro de José Carlos Llop (Mallorca, 1956) no defraudará, porque desde El informe Stein (1995) el autor nos ha entregado un puñado de novelas tan singulares como sugestivas —aparte de los poemarios y dietarios o los libros de cuentos y los ensayos—. En todas se apreciaba siempre un sello muy personal. Lo que implica una mirada. Y esa mirada se resuelve en un andamiaje narrativo que opera desde la concisión más exigente, atento el narrador no a sobrevolar, sino a hurgar. De ahí que un espacio sea ante todo una atmósfera, que a un personaje le basten dos o tres páginas para cobrar vida, que un símil acertado amplíe el foco de lo que se cuenta, que la anécdota (o la reflexión) culmine en una imagen". Por ANA RODRÍGUEZ FISCHER
    3Juventud "Nada debe darse nunca por sentado, pero a estas alturas parece razonable pensar que un libro de José Carlos Llop (Mallorca, 1956) no defraudará, porque desde El informe Stein (1995) el autor nos ha entregado un puñado de novelas tan singulares como sugestivas —aparte de los poemarios y dietarios o los libros de cuentos y los ensayos—. En todas se apreciaba siempre un sello muy personal. Lo que implica una mirada. Y esa mirada se resuelve en un andamiaje narrativo que opera desde la concisión más exigente, atento el narrador no a sobrevolar, sino a hurgar. De ahí que un espacio sea ante todo una atmósfera, que a un personaje le basten dos o tres páginas para cobrar vida, que un símil acertado amplíe el foco de lo que se cuenta, que la anécdota (o la reflexión) culmine en una imagen". Por ANA RODRÍGUEZ FISCHER Ir a noticia
  • "Tanto por la resonancia política del título, descaradamente aprovechada, como por encarar el periodo de la Transición, enfocado desde una perspectiva muy porosa a la actualidad, Fosa común podría constituir el tipo de novela que demanda nuestra sociedad para saber de dónde venimos, ahora que se presupone que hay un giro histórico. Los títulos de los capítulos así lo sugieren: ‘Un entonces’, ‘Un después’, ‘Que sirva para algo’. Y no puede obviarse en la propuesta de Javier Pastor (Madrid, 1962) esa ambición literaria. Esta es su marca, expuesta con imponente desproporción, sobre todo en Esa ciudad (Bruguera, 2006), con la que esta novela tiene no pocas concomitancias, en especial la estructura acumulativa, el gusto por la indignación estridente y el inexistente decurso de la trama, que al cabo desfigura la narración hasta la caricatura". Por FRANCISCO SOLANO
    4Grotesca miseria moral "Tanto por la resonancia política del título, descaradamente aprovechada, como por encarar el periodo de la Transición, enfocado desde una perspectiva muy porosa a la actualidad, Fosa común podría constituir el tipo de novela que demanda nuestra sociedad para saber de dónde venimos, ahora que se presupone que hay un giro histórico. Los títulos de los capítulos así lo sugieren: ‘Un entonces’, ‘Un después’, ‘Que sirva para algo’. Y no puede obviarse en la propuesta de Javier Pastor (Madrid, 1962) esa ambición literaria. Esta es su marca, expuesta con imponente desproporción, sobre todo en Esa ciudad (Bruguera, 2006), con la que esta novela tiene no pocas concomitancias, en especial la estructura acumulativa, el gusto por la indignación estridente y el inexistente decurso de la trama, que al cabo desfigura la narración hasta la caricatura". Por FRANCISCO SOLANO Ir a noticia
  • "Franco comenzó el asalto al poder con una sublevación militar y lo consolidó tras la victoria en una guerra civil. Hasta 1945, él y su dictadura no fueron una excepción en aquella Europa de sistemas políticos autoritarios, totalitarios o fascistas. Pero tras el final de la II Guerra Mundial, las dictaduras derechistas, que habían sido dominantes desde los años veinte, desaparecieron de Europa, salvo en Portugal y España. Muertos Hitler y Mussolini, Franco siguió 30 años más. Han pasado ya cuatro décadas sin él y, aunque la dictadura es todavía objeto de controversia política, con memorias divididas que proyectan su larga sombra sobre el presente, los historiadores han elaborado, a través de enfoques y métodos de indagación muy distintos, una fotografía bastante completa de ese pasado". Por JULIÁN CASANOVA
    5Una foto completa de Franco y su dictadura 40 años después "Franco comenzó el asalto al poder con una sublevación militar y lo consolidó tras la victoria en una guerra civil. Hasta 1945, él y su dictadura no fueron una excepción en aquella Europa de sistemas políticos autoritarios, totalitarios o fascistas. Pero tras el final de la II Guerra Mundial, las dictaduras derechistas, que habían sido dominantes desde los años veinte, desaparecieron de Europa, salvo en Portugal y España. Muertos Hitler y Mussolini, Franco siguió 30 años más. Han pasado ya cuatro décadas sin él y, aunque la dictadura es todavía objeto de controversia política, con memorias divididas que proyectan su larga sombra sobre el presente, los historiadores han elaborado, a través de enfoques y métodos de indagación muy distintos, una fotografía bastante completa de ese pasado". Por JULIÁN CASANOVA Ir a noticia
  • "Dice Mar García Lozano, y dice bien, que son sus ojos lo que llama la atención desde la portada de sus libros. Unos ojos profundos que miran desde una lejanía que no nos pertenece. Y sus labios. Unos labios acostumbrados a la seriedad, a la cortesía, al sufrimiento que se lleva por dentro… Desde la primera página de este pequeño gran libro se tiende un puente a la poesía. La que, sin rimas ni adornos, es capaz de hacer que todo salte en pedazos, incluido el mar helado que cada uno de nosotros lleva dentro. Capaz también de crear espacios nuevos, en los que los seres humanos, siendo tan distintos, podríamos estar más cerca unos de otros. Se abre así una puerta a ese otro mundo posible que, oculto, aunque paralelo al de todos los días, tan alejado está del consumismo más chato, del odio, de la envidia o del más cobarde de los derrotismos". Por BERTA VIAS MAHOU
    6Un puente a la poesía "Dice Mar García Lozano, y dice bien, que son sus ojos lo que llama la atención desde la portada de sus libros. Unos ojos profundos que miran desde una lejanía que no nos pertenece. Y sus labios. Unos labios acostumbrados a la seriedad, a la cortesía, al sufrimiento que se lleva por dentro… Desde la primera página de este pequeño gran libro se tiende un puente a la poesía. La que, sin rimas ni adornos, es capaz de hacer que todo salte en pedazos, incluido el mar helado que cada uno de nosotros lleva dentro. Capaz también de crear espacios nuevos, en los que los seres humanos, siendo tan distintos, podríamos estar más cerca unos de otros. Se abre así una puerta a ese otro mundo posible que, oculto, aunque paralelo al de todos los días, tan alejado está del consumismo más chato, del odio, de la envidia o del más cobarde de los derrotismos". Por BERTA VIAS MAHOU Ir a noticia
  • "El conspirador Emilio Mola (1887-1937), cerebro del levantamiento militar de 1936 en España, fue turbio y complejo. Novelar su figura resulta complicado pero se atrevió con ella el escritor navarro Fermín Goñi en El hombre de la Leica, que aborda los preparativos de la conjura golpista maquinada por el general fotógrafo y sus comparas hace ochenta años. El autor recrea diálogos, pensamientos, férrea gestualidad y reaccionaria exaltación de quien fuera director y soporte ideológico del alzamiento contra la República. Ambientada en Pamplona y Burgos, la nueva edición presentada en España, América Latina y Estados Unidos suma 50 páginas de nuevos elementos narrativos a la novela publicada en 2006. Cinco mil ejemplares de la obra fueron repartidos gratuitamente en la Feria Internacional del Libro de Texcoco, Estado de México, que concluyó a finales de enero, acompañando el programa de fomento de la lectura del ayuntamiento. Los historiadores conocen todo de Franco y casi todo de Mola, pero hay pocas inmersiones literarias en la intimidad ideológica y personal del cruzado de Navarra: cociendo la sublevación". Por JUAN JESÚS AZNAREZ
    7La conjura de Mola "El conspirador Emilio Mola (1887-1937), cerebro del levantamiento militar de 1936 en España, fue turbio y complejo. Novelar su figura resulta complicado pero se atrevió con ella el escritor navarro Fermín Goñi en El hombre de la Leica, que aborda los preparativos de la conjura golpista maquinada por el general fotógrafo y sus comparas hace ochenta años. El autor recrea diálogos, pensamientos, férrea gestualidad y reaccionaria exaltación de quien fuera director y soporte ideológico del alzamiento contra la República. Ambientada en Pamplona y Burgos, la nueva edición presentada en España, América Latina y Estados Unidos suma 50 páginas de nuevos elementos narrativos a la novela publicada en 2006. Cinco mil ejemplares de la obra fueron repartidos gratuitamente en la Feria Internacional del Libro de Texcoco, Estado de México, que concluyó a finales de enero, acompañando el programa de fomento de la lectura del ayuntamiento. Los historiadores conocen todo de Franco y casi todo de Mola, pero hay pocas inmersiones literarias en la intimidad ideológica y personal del cruzado de Navarra: cociendo la sublevación". Por JUAN JESÚS AZNAREZ Ir a noticia
  • "Cinco de los personajes de La víspera de casi todo son asesinos y, de los cinco, tres son asesinos múltiples. Los criminales de la nueva novela de Víctor del Árbol (Barcelona, 1968), ganadora del Premio Nadal 2016, tienen impacto periodístico: pederastas infanticidas y torturadores en serie. La repugnancia que provocan alivia o exime de culpa al justiciero que les revienta la cabeza a culatazos de pistola o les pega dos tiros. En Málaga, en el verano de 2007, un asesino de niñas secuestra, viola y mata a la que será su última víctima. Tres años después, antes de terminar de destruirse a sí misma, la rica heredera Eva Mahler, estrella de las revistas del corazón y madre de la muerta, huye de su casa. El azar la llevará a la Costa da Morte, a un lugar perdido entre acantilados, donde, como avisa la voz que cuenta la historia, también “existían monstruos ocultos que vivían en la ciénaga”. Por JUSTO NAVARRO
    8Fantasmas y estetas "Cinco de los personajes de La víspera de casi todo son asesinos y, de los cinco, tres son asesinos múltiples. Los criminales de la nueva novela de Víctor del Árbol (Barcelona, 1968), ganadora del Premio Nadal 2016, tienen impacto periodístico: pederastas infanticidas y torturadores en serie. La repugnancia que provocan alivia o exime de culpa al justiciero que les revienta la cabeza a culatazos de pistola o les pega dos tiros. En Málaga, en el verano de 2007, un asesino de niñas secuestra, viola y mata a la que será su última víctima. Tres años después, antes de terminar de destruirse a sí misma, la rica heredera Eva Mahler, estrella de las revistas del corazón y madre de la muerta, huye de su casa. El azar la llevará a la Costa da Morte, a un lugar perdido entre acantilados, donde, como avisa la voz que cuenta la historia, también “existían monstruos ocultos que vivían en la ciénaga”. Por JUSTO NAVARRO Ir a noticia