Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De actriz a ‘Youtuber’

Maisie Williams, la actriz que interpreta a Arya Stark en 'Juego de tronos' abrió su propio canal en YouTube. Tom Hardy se convierte en el actor más querido y Terry Gilliam se ríe de su muerte

Maisie Williams.
Maisie Williams. Cordon press

En materia de caer bien, Hardy tiene su émulo en Maisie Williams, la actriz que interpreta a Arya Stark, uno de los personajes más populares de Juego de tronos. La actriz inglesa es además conocida por su brillante sentido del humor con el que idea y protagoniza vídeos que comparte en Twitter. Hace poco alcanzó un millón de seguidores y, para celebrarlo, el martes abrió su propio canal en YouTube. Ella se llevará millones de visionados. El resto nos quedaremos con el titular sacado del mundo al revés: “Actriz predilecta en la serie más vista del mundo asciende y logra su propio canal en YouTube”.­

Tom Hardy, el más querido

Caer mal tiene la ventaja de que no da problemas inesperados. A alguien que cae mal los demás solo le hacen caso para constatar que les sigue cayendo mal. Tom Hardy, el protagonista de Mad Max y quizá el actor más querido en Hollywood ahora mismo, cae formidablemente bien. Y esta semana ha tenido un problema de persona popular: en plena promoción le han recordado las fotos que hace 10 años tenía en su MySpace, la red social primigenia. Él sin la musculatura que tiene ahora. Él en feos slips blancos. Él con la mano en el paquete. Él con bigotito bochornoso y panza afuera. Hardy había borrado la página pero las fotos aparecían de vez en cuando en las redes sociales. ¿Su respuesta? “No pienso renegar de ellas. Son gloriosas”. Con todo el sentido del humor. El actor que cae mejor ha logrado caer aún mejor. Hay problemas que es bueno tener.

Gilliam se rie de su muerte

El ex Monty Python y director de cine Terry Gilliam siempre ha sido un artista de culto. Pero el miércoles tuvo la ocasión de recordar al resto del mundo que también sabe caer muy bien. Pasó cuando la web Variety publicó por error su obituario y lo compartió en Twitter. Gilliam publicó en Facebook la foto de un cadáver decimonónico en la que había pegado su cara y alertó: “Mis disculpas por estar muerto, sobre todo para los que habían comprado entradas a mis charlas. Variety me ha pillado. No les creáis cuando se retracten y disculpen”. Puro oro. Puro Python.