Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Antonio Pedreira, el juez del ‘caso Gürtel’

“Si Bárcenas y Balín tiran de la manta, puede tambalearse el Estado”, confesó a su entorno el magistrado durante la instrucción

Antonio Pedreira
Antonio Pedreira junto al Tribunal Superior de Justicia de Madrid. EL PAÍS

Antonio Pedreira, el juez que durante casi tres años instruyó el caso Gürtel, falleció este martes tras casi 36 meses hospitalizado en una residencia sanitaria del norte de Madrid aquejado de un accidente cerebral. El magistrado, de 66 años, se lleva a la tumba muchos secretos (y presiones políticas) de los tensos inicios de la instrucción del más extenso sumario de corrupción que ha azotado a España desde la llegada de la democracia.

No fue fácil la instrucción para él. A su delicado estado de salud (tenía serios problemas de movilidad debidos al Párkinson que sufría) se unieron las presiones que recibió desde distintos ámbitos, incluido el político, para que no escarbase demasiado. Pero él no tapó nada: fue durante su etapa como instructor cuando estalló el caso Gürtel en toda su dimensión, con sus ramificaciones en Valencia, Madrid, Castilla-León e incluso Andalucía. Y se multiplicaron los imputados.

Pedreira dio luz verde a todas las pruebas que le pidieron las fiscales Anticorrupción Miriam Segura y Concepción Sabadell. En más de una ocasión, y por escrito, se quejó ante el secretario de la Sala de lo Penal del TSJM de la falta de medios humanos y materiales de que disponía para instruir una causa que se agigantaba por días, con decenas de informes de la UDEF y la Agencia Tributaria sobre las distintas tramas que gravitaban sobre la Gürtel. Por ejemplo, la de los trajes y regalos de la red al expresidente Francisco Camps y a otros altos cargos del PP valenciano, la supuesta financiación ilegal del partido en esta comunidad, y en la de Madrid a través de Fundescam; los viajes gratis total que pagó la red a numerosos altos cargos populares (la exministra Ana mato entre otros); las actividades de Álvaro Pérez, El Bigotes, o las cuentas del cabecilla Francisco Correa en paraísos fiscales de medio mundo… Y un largo etcétera de flecos (algunos se quedaron sin indagar dada la dimensión que iba adquiriendo el caso) que incluían hasta dádivas con bolsos de Louis Vuitton a la exalcaldesa Rita Barberá.

Magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Pedreira es el juez que más tiempo tuvo en sus manos el caso Gürtel (casi tres años). Lo asumió después de que Baltasar Garzón, primer instructor de la causa, se inhibiese en favor del Superior de Madrid. Lo hizo tras aparecer implicados tres diputados del Parlamento madrileño (Alberto López Viejo, Alfonso Bosch y Benjamín Martín Vasco), así como el exsenador y extesorero del PP Luis Bárcenas y el diputado nacional Jesús Merino, entre otros muchos altos cargos populares. Uno de sus momentos más difíciles fue cuando la Sala del TSJM quiso anular las escuchas (acabó haciéndolo con parte de ellas) acordadas por Garzón en la cárcel entre los principales implicados y sus letrados, que Pedreira avaló. La intervención de estas comunicaciones le costaría más tarde la carrera a Garzón.

Cuentan quienes le conocen que la mesa del salón de su casa siempre estaba cubierta de montones de informes policiales y diligencias que se las llevaba allí para analizarlos. Varias plantas más abajo del bloque en el que vivía, tenían su oficina uno de los implicados en la trama, Jacobo Gordon, socio de Alejandro Agag, yerno del expresidente José María Aznar. Que era vecino de bloque de esta oficina lo supo cuando empezó a investigar el caso. Y también tuvo que lidiar con llamadas del actual embajador en Londres y exministro de Defensa Federico Trillo a un superior suyo del tribunal para que recibiese en su despacho a un abogado del PP, formación que quería personarse como acusación particular en la causa contra el criterio de la Fiscalía Anticorrupción.

Abogados, políticos del PP e incluso algunos acusados intentaron acercarse a él para tratar de influir en sus decisiones. El extesorero Luis Bárcenas fue uno de ellos. Durante el funeral por su madre, Bárcenas vio que Pedreira se hallaba en el templo oyendo misa (era un hombre religioso y casualmente solía acudir a esa iglesia). Y a través del sacerdote intentó contactar con él. Pedreira les tenía imputados a él y a su esposa, Rosalía Iglesias, y el extesorero estaba obsesionado con que ella fuese desimputada. Con el argumento de que, aunque figurase en las cuentas bancarias, toda la operativa la había realizado él. Tras verle en el templo y saber que el juez era asiduo a él, tanto Bárcenas como su esposa aumentaron sus visitas a misa y al confesionario.

“Si tiran de la manta Luis Bárcenas y Blanco Balín [otro de los acusados, y supuesto tejedor de la infraestructura mundial de blanqueo de capitales que tejieron la red Gürtel y otros adinerados empresarios españoles], el Estado puede tambalearse”, contó Pedreira a un conocido. Él ya sabía extrajudicialmente que Bárcenas disponía de una documentación muy comprometida para el PP: sus famosos papeles, los que a finales de enero de 2013 publicó EL PAÍS y que daban cuenta de los sobresueldos pagados con dinero de donaciones de empresas a la cúpula del partido.

Con Pedreira muere “un gran jurista y una gran persona” que, pese a su problema de movilidad, afrontó el asunto “con decisión y fortaleza”, coinciden en señalar jueces de su entorno, que recuerda su generosidad: "Si ibas con él a tomar algo, no te dejaba pagar, siempre lo hacía él".  Era un teórico del Derecho. Su casa era un mar de libros de Derecho. Antes que juez, fue jefe de la asesoría jurídica del Ayuntamiento de Madrid, y obtuvo el número uno en las oposiciones a las que concurrió.

Por expreso deseo de su familia, el entierro se realizará en la más estricta intimidad. La misa funeral será en septiembre.