De niño-actor a director de cine

A Ron Howard le hemos visto crecer tanto delante como detrás de las cámaras

A Ron Howard le hemos visto crecer tanto delante como detrás de las cámaras. Hijo de la actriz Jean Speegle y del actor, escritor y guionista Rance Howard, con tan solo cuatro años intervino por primera vez en una película, Rojo atardecer, al lado de Deborah Kerr y de Yul Brynner. Luego interpretó al niño que quiere encontrar una nueva esposa para su progenitor, interpretado por Glenn Ford, en El noviazgo del padre de Eddie. En la televisión americana se hizo muy popular en los años 60 con el papel de Opie Taylor en El show de Andy Griffith,y cuando aún no había cumplido los veinte, George Lucas le ofreció el papel de Steve, uno de los jóvenes de American Grafitti.

Con 23 años debutó como director en un film de bajo presupuesto titulado Loca escapada a Las Vegas. Un lustro después, con Turno de noche, protagonizada por Michael Keaton, demostró que estaba perfectamente preparado para ponerse al frente de proyectos de mayor calado. Y así fue. Poco a poco se fue convirtiendo en uno de los realizadores más comerciales de la industria de Hollywood con títulos como Un, dos, tres...splash, Cocoon, Willow, Llamaradas, Apolo 13 o Una mente maravillosa, película por la que ganó el Oscar a mejor director y el de mejor película en 2002.

Hoy viernes TCM dedica su programación de noche a este realizador americano emitiendo en exclusiva la entrevista que concedió al programa A life in pictures que produce la Academia Británica de cine y de televisión (BAFTA). En dicho espacio, respondiendo a las preguntas del periodista Dave Calhoun, Ron Howard desglosa sus recuerdos personales y repasa su ya dilatada carrera artística.

Antes y después de esta conversación, los espectadores de TCM podrán ver, además, dos trabajos muy distintos de Ron Howard. El primero: Un horizonte muy lejano, la película protagonizada por Tom Cruise y Nicole Kidman que dirigió con gran éxito en 1992. El segundo, su ya mencionada actuación en American Graffiti de George Lucas.

En su encuentro con la Academia británica del cine Ron Howard habla de los actores con los que ha trabajado, sobre todo de Tom Hanks; de sus colaboradores más estrechos, como su amigo el productor Brian Grazer y de la especial relación que le une con George Lucas.

A lo largo de su carrera como realizador, Ron Howard ha abordado prácticamente todos los géneros cinematográficos. Desde el western a la ciencia ficción pasando por el thriller, la comedia, el cine fantástico y el de aventuras. Incluso se atrevió a dirigir un largometraje con trasfondo político, El desafío, Frost contra Nixon. “Me gusta también el cine de terror”, confiesa en un momento de la entrevista. “Y estaría dispuesto hacer un film con un monstruo o dirigir un buen slasher. Seguro que disfrutaría”, confiesa.

A sus 61 años recién cumplidos el pasado 1 de marzo, Ron Howard sigue estando en la primera línea del cine americano. Hace pocos días comenzó a trabajar en Inferno, un film protagonizado por Tom Hanks y Felicity Jones que completará la trilogía que inició con El código Da Vinci y que continuó con Ángeles y demonios, todas ellas basadas en los best-sellers escritos por Dan Brown. Además, a finales de 2015, estrenará comercialmente su última película, En el corazón del mar, una cinta de aventuras protagonizada por Chris Hemsworth que está inspirada en la historia real que el novelista Herman Melville usó para escribir su célebre Moby Dick.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción