Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Victoria Beckham y sus modelos cadáver

Las fotografías de la nueva colección de la diseñadora levantan la polémica por llevar demasiado lejos la imagen lánguida de las maniquís

La campaña de Victoria Beckham
Imagen de la campaña de Victoria Beckham. Colin Dodgson

Victoria Beckham ha matado a sus modelos. Así, pálidas, descompuestas y vulnerables lucen en el suelo la última colección de la diseñadora. Unas fotografías que han conseguido lo que quizá se proponían: levantar la polémica. Algunos periódicos británicos han calificado a las maniquís como “muertas sexis”, otros como “escalofriantes” y Twitter se ha llenado de opiniones sobre el acierto o error de la elección de la ex Spice Girl.

Se trata de un catálogo en que las modelos, de un pálido blanquecino, posan en posturas extravagantes. Algunas parecen muertas; otras posan con posturas flácidas, como a punto de caer, en una habitación enmoquetada de tonos apagados y decorada con tulipanes mustios. En una instantánea una modelo pelirroja yace en una silla con la cabeza colgando y la mano muerta. En otra, la misma chica parece estar en éxtasis arrodillada en el suelo.

El catálogo refleja el estilo del fotógrafo de moda Colin Dodgson que ha trabajado previamente para firmas como Louis Vuitton o Fruit of the Loom y ha utilizado imágenes igualmente inquietantes sin acaparar tanta atención.

“En las pasadas cuatro temporadas ya hemos invitado a distintos fotógrafos a que interpreten las colecciones de Victoria Beckham según su propia visión e imaginario”, ha declarado un representante de la excantante hoy diseñadora. “En esta ocasión hemos utilizado un fotógrafo que tiene un particular estilo de fotografía. La colección ha sido diseñada con un espíritu libre y divertido y personifica el espíritu independiente de la chica Victoria Beckham”. Los precios de las piezas de su nueva colección oscilan entre los 350 y 1.700 euros.

La campaña de Victoria Beckham. ampliar foto
Imagen de la campaña de Victoria Beckham. Colin Dodgson

Esta no es la primera vez que la diseñadora, de 40 años, flirtea con un imaginario extravagante. En 2008 posó para Marc Jacobs en varias imágenes provocadoras: en una estaba metida en una bolsa de la marca con las piernas abiertas y en otra aparecía tirada en el suelo en posición fetal. Además, el estilo de la diseñadora ha ido haciéndose con el tiempo cada vez más lánguido y oscuro, tanto en su elección personal como en la que presenta en las pasarelas de las grandes semanas de la moda.

Las imágenes que ella misma eligió para lanzar la campaña en su Twitter -donde tiene más de ocho millones de seguidores- son, sin embargo, las menos comprometidas de la sesión fotográfica, chicas pálidas y delgadas, pero despiertas.

Más información