Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gary Glitter, condenado a 16 años de cárcel

El músico de 70 años ha sido declarado culpable de intento de violación, de mantener relaciones sexuales con una menor de 13 años y de cuatro cargos de agresión indecente

Gary Glitter a su llegada al tribunal de Southwark Crown en Londres.
Gary Glitter a su llegada al tribunal de Southwark Crown en Londres. EFE

Algunos músicos británicos no atraviesan por su mejor semana. Gary Glitter, uno de los máximos representantes del glam-rock de los setenta, acaba de ser condenado a 16 años de cárcel por abusar sexualmente de tres niñas. La condena, a sus 70 años, significa que Glitter probablemente morirá en la cárcel, donde la vida para los pedófilos no es precisamente fácil. La noticia llega apenas un día después de conocerse que hay una investigación en curso contra el cantante Cliff Richard también por abuso de tres menores.

Gary Glitter
Gary Glitter Cordon Press

Glitter ha sido declarado culpable de intento de violación, de mantener relaciones sexuales con una menor de 13 años y de cuatro cargos de agresión indecente. La sentencia fue leída esta mañana en un juzgado de Londres, adonde habían acudido múltiples fans del cantante a mostrarle su apoyo. Pero el juez Alistair McCreath, aparentemente no tuvo dudas: “He leído las declaraciones de las tres víctimas y cómo los abusos marcaron sus vidas. Les ha causado daños perecederos y usted lo hizo simplemente para obtener gratificación sexual completamente inapropiada” dijo el juez, quien afirmó que le ha impuesto una condena más pequeña que la que le hubiera correspondido actualmente porque los delitos se cometieron hace muchos años y entonces la penalización era más baja.

Glitter, cuyo verdadero nombre es Paul Gadd, había negado todos los cargos que se le imputaban. Sin embargo, este cantante no tenía precisamente buena reputación. En la década de los noventa cambió su carrera como artista por la de pedófilo casi profesional. En 1997 y 1999 fue arrestado por posesión de pornografía infantil. En 2002 fue deportado de Camboya a Vietnam por abuso de menores y en 2006 fue declarado culpable del mismo delito en ese país, desde donde fue deportado a Gran Bretaña. Desde entonces su nombre ha estado en la lista de los oficial de los agresores sexuales británicos.