Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por ANATXU ZABALBEASCOA

En la calle como en casa

En la calle como en casa

 FOTO: Alejo Bagué

La progresiva domesticación de los espacios públicos (restaurantes, oficinas...) le da la mano en el último trabajo de la interiorista Isabel López a la máxima apertura hacia la vida en la calle. El resultado es un espacio transparente y, sin embargo, cálido. Se trata de un lugar versatil que puede abrirse o arroparse, protegerse y cerrarse reaccionando frente al sol, para aprovechar la luz natural y apostar por el contacto con el exterior.

Lo que dice el Bar Ton de los bares de Barcelona es que, habiendo ganado naturalidad y comodidad, no están lejos de los locales de los ochenta diseñados para "ver y ser vistos". Nada escenográfico y más cercano al compartir (miradas, curiosidad, escenas cotidianas) que al demostrar de los antiguos locales, este nuevo establecimiento barcelonés desprende naturalidad, mezcla -reflejadas ambas en la carta- y de versatilidad -sirve para un café, una copa o una cena- y de comodidad. Organizado en tres franjas, de acuerdo con la distribución espacial de la arquitecta Magüi González, una primera capa está ocupada por un banco corrido, una segunda por las mesas –diseñadas por el equipo de López- y una tercera por la barra con el almacén visto “como en las antiguas tabernas”, apunta la interiorista.

Las luminarias de Arik Levy dejan ver con sutileza la gran altura del local. Así, despejado, confortable y elegante, el restaurante habla un idioma clásico para el siglo XXI: tiene la frescura de lo que se deja mirar sin imponerse y sin embargo, consigue arraigarse. Reutilizando las maderas de los estantes y abriéndose a la calle se asienta en la ciudad sin caer en la tentación de recrear el comercio de época que nunca existió tan de moda entre los restauradores barceloneses. 



BARTON06




Comentarios

Pero por favor si estamos perdiendo el norte, el sur, el este y el oeste; si esto es el siglo XXI apaga el ipod y vámonos!!!A ver, ¿entrarían a este bar a tomarse algo?, lo del disseny de Barcelona hay que ir con cuidado que ya tuvimos que sufrir el efecto BCN92 y sus decks, y siguen con el cojinamen y el cortinón…
Me he reído con el comentario de Inocuo y le doy toda la razón. Al principio me sonaba muchísimo ese local, como si ya se hubiera traído a este blog, o a otro o una revista, o hubiera estado yo allí antes... y haciendo memoria es que ya he leído sobre otro local parecidísimo. También hay una plaga de peluquerías así, y jamás entraría a una tampoco, porque si me cortan el pelo a la vista de todo el mundo tengo la sensación de que me lo están tomando. También hay una peste de academias de inglés a colorines, y así.
Mejor que regrese la Centurión y cambién las fotos ya viejas de estos blogs, o es que el tiempo no pasa por vosotros?
Más que lata, latón. ¡Isabel López es la del latón! Me he acordado del nombre porque me llamó la atención. Lo he comprobado: http://blogs.elpais.com/del-tirador-a-la-ciudad/2013/04/control-ac%C3%BAstico-en-3-d.htmlLo que no sé es si este local ya se ha publicado aquí. No lo busco, pero me da la sensación.