Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Algodón duro

La mayoría del medio millón de recolectores en Pakistán son mujeres que normalmente trabajan en condiciones de esclavitud, por menos de dos dólares al día y sufriendo acoso sexual. Un grupo de ellas hizo, el año pasado, algo inaudito: se pusieron en huelga

  • La recolectora de algodón, Azeema Khatoon, justo antes de empezar la cosecha en el poblado de Meeran Pur, al norte de Karachi (Pakistán), el pasado 26 de septiembre de 2014. Las mayor parte del medio millón de productores de este material en aquel país son mujeres y trabajan por menos de dos dólares al día. Los activistas defensores de los derechos laborales denuncian que, a menudo, son explotadas por sus capataces, quienes suelen retener sus salarios y las acosan sexualmente. El año pasado, un grupo de unas 40 empleadas de este sector en una zona rural hicieron algo inaudito para ellas hasta entonces: se declararon en huelga para quejarse de sus bajos salarios, que no les daban para cubrir la alimentación familiar.
    1La recolectora de algodón, Azeema Khatoon, justo antes de empezar la cosecha en el poblado de Meeran Pur, al norte de Karachi (Pakistán), el pasado 26 de septiembre de 2014. Las mayor parte del medio millón de productores de este material en aquel país son mujeres y trabajan por menos de dos dólares al día. Los activistas defensores de los derechos laborales denuncian que, a menudo, son explotadas por sus capataces, quienes suelen retener sus salarios y las acosan sexualmente. El año pasado, un grupo de unas 40 empleadas de este sector en una zona rural hicieron algo inaudito para ellas hasta entonces: se declararon en huelga para quejarse de sus bajos salarios, que no les daban para cubrir la alimentación familiar. REUTERS
  • Una mujer colectora de algodón muestra sus manos castigadas por la labor diaria en los campos cercanos a Meeran Pur, pueblo al norte de Karachi, el pasado 25 de septiembre de 2014.
    2Una mujer colectora de algodón muestra sus manos castigadas por la labor diaria en los campos cercanos a Meeran Pur, pueblo al norte de Karachi, el pasado 25 de septiembre de 2014. REUTERS
  • Tulsi, una de las trabajadoras del sector, toma su comida a base de arroz hervido en su casa.
    3Tulsi, una de las trabajadoras del sector, toma su comida a base de arroz hervido en su casa. REUTERS
  • Beena Hussain imparte un taller de liderazgo y defensa de las propias habilidades personales a las recolectoras. El curso fue organizado por la Fundación de la Comunidad Sindh (SCF) en la aldea de Meeran Pur el pasado 23 de noviembre de 2014.
    4Beena Hussain imparte un taller de liderazgo y defensa de las propias habilidades personales a las recolectoras. El curso fue organizado por la Fundación de la Comunidad Sindh (SCF) en la aldea de Meeran Pur el pasado 23 de noviembre de 2014. REUTERS
  • Un grupo de mujeres rurales del sector del algodón escuchan las enseñanzas durante el curso de liderazgo impartido por la SCF.
    5Un grupo de mujeres rurales del sector del algodón escuchan las enseñanzas durante el curso de liderazgo impartido por la SCF. REUTERS
  • Sadori, un recolector de 35 años, prepara una comida en su casa por la noche después de trabajar en los campos de algodón.
    6Sadori, un recolector de 35 años, prepara una comida en su casa por la noche después de trabajar en los campos de algodón. REUTERS
  • Laali, de once años, porta flores de algodón recogidas junto a su familia.
    7Laali, de once años, porta flores de algodón recogidas junto a su familia. REUTERS
  • Interior de la vivienda de un recolector de algodón, donde se ven utensilios colocados en un estante en una pared de barro adornada con carteles de estrellas de Bollywood.
    8Interior de la vivienda de un recolector de algodón, donde se ven utensilios colocados en un estante en una pared de barro adornada con carteles de estrellas de Bollywood. REUTERS
  • La humilde vivienda de un recolector de algodón en Meeran Pur (Pakistán).
    9La humilde vivienda de un recolector de algodón en Meeran Pur (Pakistán). REUTERS
  • Tangoo, una de las trabajadoras de este sector, alimenta a sus búfalos en el exterior de su casa.
    10Tangoo, una de las trabajadoras de este sector, alimenta a sus búfalos en el exterior de su casa. REUTERS
  • Un niño porta un manojo de plantas de algodón secas para utilizar como combustible para cocinar.
    11Un niño porta un manojo de plantas de algodón secas para utilizar como combustible para cocinar. REUTERS
  • Un niño que trabaja como colector en el campo sonríe al ser fotografiado en la calle de su pueblo.
    12Un niño que trabaja como colector en el campo sonríe al ser fotografiado en la calle de su pueblo. REUTERS
  • Un hombre toma notas mientras que otros llevan un manojo de flores de algodón colgadas de una balanza.
    13Un hombre toma notas mientras que otros llevan un manojo de flores de algodón colgadas de una balanza. REUTERS
  • Una olla de leche cubierta con un cuenco y metida en un agujero en la pared. Este es el sistema para almacenar la leche en una casa que pertenece a la familia de un recogedor de algodón.
    14Una olla de leche cubierta con un cuenco y metida en un agujero en la pared. Este es el sistema para almacenar la leche en una casa que pertenece a la familia de un recogedor de algodón. REUTERS
  • Tulsi clasifica flores de algodón mientras está sentado en una cama de cuerda en las instalaciones de su casa.
    15Tulsi clasifica flores de algodón mientras está sentado en una cama de cuerda en las instalaciones de su casa. REUTERS
  • Un niño comprueba las flores de algodón en bruto en el punto de recogida en Meeran Pur.
    16Un niño comprueba las flores de algodón en bruto en el punto de recogida en Meeran Pur. REUTERS
  • Un hombre fumiga con pesticida un campo de algodón.
    17Un hombre fumiga con pesticida un campo de algodón. REUTERS
  • Un niño empuja un carro tirado por burros cargados con fardos de flores de algodón recogidos por las mujeres.
    18Un niño empuja un carro tirado por burros cargados con fardos de flores de algodón recogidos por las mujeres. REUTERS
  • Mujeres portan sobre sus cabezas el algodón recogido durante el día hacia el punto de recogida en el pueblo.
    19Mujeres portan sobre sus cabezas el algodón recogido durante el día hacia el punto de recogida en el pueblo. REUTERS
  • Sajan, un tendero de una tienda de alimentos, pesa el azúcar para los clientes en la aldea de Meeran Pur. Allí, las mujeres iniciaron una huelga por los bajos salarios que no les permitían adquirir comida para sus familias.
    20Sajan, un tendero de una tienda de alimentos, pesa el azúcar para los clientes en la aldea de Meeran Pur. Allí, las mujeres iniciaron una huelga por los bajos salarios que no les permitían adquirir comida para sus familias. REUTERS