Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feminismo en Marruecos

Los avances en los derechos femeninos logrados en la historia reciente del país lo convierten en una excepción. La lucha prosigue

  • Mujeres paseando por la explanada de la Mezquita Hassan II, en Casablanca. Pese a que la nueva Constitución (2011) establece la igualdad ante la ley entre hombre y mujer, en Marruecos la mujer hereda por ley la mitad que el hombre.  La justicia sigue siendo sumamente discriminatoria con las mujeres, a las que en raras ocasiones concede una compensación justa, o ni siquiera digna, cuando se produce una demanda de divorcio.
    1Mujeres paseando por la explanada de la Mezquita Hassan II, en Casablanca. Pese a que la nueva Constitución (2011) establece la igualdad ante la ley entre hombre y mujer, en Marruecos la mujer hereda por ley la mitad que el hombre. La justicia sigue siendo sumamente discriminatoria con las mujeres, a las que en raras ocasiones concede una compensación justa, o ni siquiera digna, cuando se produce una demanda de divorcio.
  • Una joven marroquí camina con su hijo en la explanada de la Mezquita Hassan II, en Casablanca. El nuevo Código de la Familia (2004) incorpora avances  importantes en pro de los derechos de la mujer: considera la familia una responsabilidad compartida entre los cónyuges y elimina la obligación de tener que presentar un tutor para la mujer durante la formalización del matrimonio.
    2Una joven marroquí camina con su hijo en la explanada de la Mezquita Hassan II, en Casablanca. El nuevo Código de la Familia (2004) incorpora avances importantes en pro de los derechos de la mujer: considera la familia una responsabilidad compartida entre los cónyuges y elimina la obligación de tener que presentar un tutor para la mujer durante la formalización del matrimonio.
  • La costa de Casablanca es un lugar habitual de reunión y asueto de las familias tradicionales marroquíes. A mediados de 2014, muchas mujeres salieron a la calle para protestar por las declaraciones del presidente del país, Abdelilah Benkiran, en las que las exhortó a quedarse en casa, para que “el hogar no deje de estar iluminado”. Las asociaciones feministas denuncian la proliferación de este tipo de declaraciones desde la llegada al poder del partido islamista PJD.
    3La costa de Casablanca es un lugar habitual de reunión y asueto de las familias tradicionales marroquíes. A mediados de 2014, muchas mujeres salieron a la calle para protestar por las declaraciones del presidente del país, Abdelilah Benkiran, en las que las exhortó a quedarse en casa, para que “el hogar no deje de estar iluminado”. Las asociaciones feministas denuncian la proliferación de este tipo de declaraciones desde la llegada al poder del partido islamista PJD.
  • Tres jóvenes estudiantes posan sentadas en la fuente que corona la céntrica avenida Mohamed V de Rabat. Aunque la ley establece los 18 años como edad mínima para contraer matrimonio, es habitual que los jueces de familia casen a menores.
    4Tres jóvenes estudiantes posan sentadas en la fuente que corona la céntrica avenida Mohamed V de Rabat. Aunque la ley establece los 18 años como edad mínima para contraer matrimonio, es habitual que los jueces de familia casen a menores.
  • Una estudiante marroquí con hijab color coral. Aunque cada vez más jóvenes marroquíes ingresan en la universidad para procurarse una formación superior, la tasa de analfabetismo en las zonas rurales sigue siendo alarmante. El país avanza a ritmos extremadamente dispares según el territorio.
    5Una estudiante marroquí con hijab color coral. Aunque cada vez más jóvenes marroquíes ingresan en la universidad para procurarse una formación superior, la tasa de analfabetismo en las zonas rurales sigue siendo alarmante. El país avanza a ritmos extremadamente dispares según el territorio.
  • A la mujer marroquí se la sigue tratando, en algunos aspectos, como a una menor o a una delincuente. La ley contempla penas de cárcel si se demuestra que ha sido adúltera; tampoco puede tener relaciones antes del matrimonio, ni puede alojarse en un hotel sola, sin la compañía de un hombre. Éste, sin embargo, puede solicitar la poligamia a un tribunal, que deberá avisar a la esposa y a la novia de las intenciones de él.
    6A la mujer marroquí se la sigue tratando, en algunos aspectos, como a una menor o a una delincuente. La ley contempla penas de cárcel si se demuestra que ha sido adúltera; tampoco puede tener relaciones antes del matrimonio, ni puede alojarse en un hotel sola, sin la compañía de un hombre. Éste, sin embargo, puede solicitar la poligamia a un tribunal, que deberá avisar a la esposa y a la novia de las intenciones de él.
  • El hecho de llevar cubierta la cabeza no impide que muchas mujeres opten por una vestimenta y accesorios modernos al estilo occidental.
    7El hecho de llevar cubierta la cabeza no impide que muchas mujeres opten por una vestimenta y accesorios modernos al estilo occidental.
  • Una familia tradicional marroquí descansa un domingo en el centro de Rabat. En la imagen, las dos mujeres más jóvenes de la derecha nunca habían tenido una cuenta de correo ni usado las redes sociales. Eran analfabetas digitales. La brecha que separa a los jóvenes educados de los que no es uno de los mayores problemas de la sociedad marroquí.
    8Una familia tradicional marroquí descansa un domingo en el centro de Rabat. En la imagen, las dos mujeres más jóvenes de la derecha nunca habían tenido una cuenta de correo ni usado las redes sociales. Eran analfabetas digitales. La brecha que separa a los jóvenes educados de los que no es uno de los mayores problemas de la sociedad marroquí.
  • Desde 2004, la mujer marroquí no está obligada a realizar una declaración relativa a su virginidad antes de contraer matrimonio.
    9Desde 2004, la mujer marroquí no está obligada a realizar una declaración relativa a su virginidad antes de contraer matrimonio.
  • En ciudades como Marrakesh, el gobierno ha creado brigadas anti vicio para controlar los movimientos e indumentaria de las mujeres. En la imagen, una joven en el Mausoleo de Mohamed V, en Rabat.
    10En ciudades como Marrakesh, el gobierno ha creado brigadas anti vicio para controlar los movimientos e indumentaria de las mujeres. En la imagen, una joven en el Mausoleo de Mohamed V, en Rabat.
  • Fouzia Yassine es coordinadora del Nejma y una de las responsables de la ADFM, organización dedicada desde 1985 a luchar por los derechos de la mujer en Marruecos. En la imagen, se encuentra acompañada de otras mujeres que trabajan en la asociación, Ouafaa Amdaou (derecha) y Mounia El Khattab (izquierda).
    11Fouzia Yassine es coordinadora del Nejma y una de las responsables de la ADFM, organización dedicada desde 1985 a luchar por los derechos de la mujer en Marruecos. En la imagen, se encuentra acompañada de otras mujeres que trabajan en la asociación, Ouafaa Amdaou (derecha) y Mounia El Khattab (izquierda).