Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viaje a la génesis de la creación literaria

Los escritores Soledad Puértolas y Eduardo Mendoza recorren en Madrid y Barcelona, respectivamente, los diferentes eslabones de la cadena de valor del libro. Del estudio del autor a la librería

  • Libros en el despacho de Pere Gimferrer en el grupo Planeta, en Barcelona.
    1Viaje a la génesis del libro Libros en el despacho de Pere Gimferrer en el grupo Planeta, en Barcelona.
  • En la casa de Soledad Puértolas (Zaragoza, 1947), en Pozuelo de Alarcón, en Madrid, un florero pequeñito con geranios rojos está al borde de un escritorio de madera. A su alrededor libros, libretas y otros objetos. La autora escribe en su ordenador portátil, por las mañanas, escoltada por una biblioteca, cuyas baldas están ceradas por fotos, más fotos y todo un popurrí de recuerdos. Es un despacho alargado que en realidad empieza a su izquierda en un pequeño salón inundado por la claridad del lucernario y la ventana que da al antejardín. Es el rincón de lectura con un sillón rodeado de más libros y ocho macetas entre las que destacan dos alegres culantrillos. Aquí ha escrito libros como 'El bandido doblemente armado', 'Burdeos', 'Todos mienten', 'Queda la noche',' La vida oculta', 'Si al atardecer llegara el mensajero', 'La vida inesperada', 'La señora Berg' y 'Mi amor en vano' (todos en Anagrama); y también escribió su discurso de ingreso a la Academia de la Lengua en 2012.
    2El lugar de lectura y escritura En la casa de Soledad Puértolas (Zaragoza, 1947), en Pozuelo de Alarcón, en Madrid, un florero pequeñito con geranios rojos está al borde de un escritorio de madera. A su alrededor libros, libretas y otros objetos. La autora escribe en su ordenador portátil, por las mañanas, escoltada por una biblioteca, cuyas baldas están ceradas por fotos, más fotos y todo un popurrí de recuerdos. Es un despacho alargado que en realidad empieza a su izquierda en un pequeño salón inundado por la claridad del lucernario y la ventana que da al antejardín. Es el rincón de lectura con un sillón rodeado de más libros y ocho macetas entre las que destacan dos alegres culantrillos. Aquí ha escrito libros como 'El bandido doblemente armado', 'Burdeos', 'Todos mienten', 'Queda la noche',' La vida oculta', 'Si al atardecer llegara el mensajero', 'La vida inesperada', 'La señora Berg' y 'Mi amor en vano' (todos en Anagrama); y también escribió su discurso de ingreso a la Academia de la Lengua en 2012.
  • Eduardo Mendoza con su editora Elena Ramírez, de Seix Barral.
    3El editor Eduardo Mendoza con su editora Elena Ramírez, de Seix Barral.
  • Soledad Puértolas con una correctora de textos de la editorial Siruela, en Madrid.
    4Corrección Soledad Puértolas con una correctora de textos de la editorial Siruela, en Madrid.
  • Soledad Puértolas (izquierda) con Teresa Tellechea, editora del Grupo SM, en Madrid.
    5Diseño y maquetación Soledad Puértolas (izquierda) con Teresa Tellechea, editora del Grupo SM, en Madrid. EL PAÍS
  • Eduardo Mendoza con Xavier Ferràs Rius, jefe de Producción de Bookprint.
    6La imprenta Eduardo Mendoza con Xavier Ferràs Rius, jefe de Producción de Bookprint.
  • Eduardo Mendoza recorre con Claudio López de Lamadrid, director editorial de Penguin Random House, algunos departamentos del grupo editorial. En el salón-comedor hay una biblioteca con puertas correderas de cristal con ejemplares de títulos históricos de los sellos de PRH. De Lamadrid le cuenta a Mendoza lo que se hace en las “convenciones” que organizan las editoriales para la gente de marketing y de la red comercial: los editores enseñan los libros, hablan del argumento y del tema o de la historia del autor o la escritura de la obra y cómo se adquirió. La gente pregunta, sugiere, pide más información e, incluso, expresa su desacuerdo; al fin y al cabo son ellos, por ejemplo, quienes tratan con los libreros para “venderles” la obra. Saben qué puede o no tener acogida.
    7La biblioteca editorial Eduardo Mendoza recorre con Claudio López de Lamadrid, director editorial de Penguin Random House, algunos departamentos del grupo editorial. En el salón-comedor hay una biblioteca con puertas correderas de cristal con ejemplares de títulos históricos de los sellos de PRH. De Lamadrid le cuenta a Mendoza lo que se hace en las “convenciones” que organizan las editoriales para la gente de marketing y de la red comercial: los editores enseñan los libros, hablan del argumento y del tema o de la historia del autor o la escritura de la obra y cómo se adquirió. La gente pregunta, sugiere, pide más información e, incluso, expresa su desacuerdo; al fin y al cabo son ellos, por ejemplo, quienes tratan con los libreros para “venderles” la obra. Saben qué puede o no tener acogida.
  • Soledad Puértolas con Miguel García en Machado Grupo Distribución.
    8La distribuidora Soledad Puértolas con Miguel García en Machado Grupo Distribución.
  • Eduardo Mendoza con Jorge Herralde, editor de Anagrama.
    9Una editorial Eduardo Mendoza con Jorge Herralde, editor de Anagrama.
  • De izquierda a derecha: Helena Palacios, Soledad Puértolas y Ofelia Grande, de editorial Siruela.
    10Comunicación y Feria De izquierda a derecha: Helena Palacios, Soledad Puértolas y Ofelia Grande, de editorial Siruela.
  • Eduardo Mendoza (derecha) con Luis Morral, de la Librería Laie, en Barcelona.
    11La librería Eduardo Mendoza (derecha) con Luis Morral, de la Librería Laie, en Barcelona.
  • Eduardo Mendoza (derecha) con Antonio Ramírez de la librería La Central con sedes en Barcelona y Madrid.
    12La librería Eduardo Mendoza (derecha) con Antonio Ramírez de la librería La Central con sedes en Barcelona y Madrid.
  • Soledad Puértolas en el café Gijón, de Madrid.
    13La tertulia Soledad Puértolas en el café Gijón, de Madrid.
  • Soledad Puértolas frente a la Biblioteca Nacional.
    14La biblioteca Soledad Puértolas frente a la Biblioteca Nacional.
  • En España se imprimen 81.000 títulos al año, es decir, una media de 221 cada día. El objetivo es que cada vez lea más gente. Hoy, el 63% de los españoles dice leer al menos un libro al año, mientras en la Unión Europea esa cifra es del 72%. El mundo del libro está esperanzado en que la Feria del Libro de Madrid, una vez más, ayude a amortiguar la caída de ventas que desde 2008 ya es del 40%. Todos los protagonistas de la génesis del libro piden que se mejoren, actualicen e intensifiquen el fomento y la promoción de la lectura.
    15El lector En España se imprimen 81.000 títulos al año, es decir, una media de 221 cada día. El objetivo es que cada vez lea más gente. Hoy, el 63% de los españoles dice leer al menos un libro al año, mientras en la Unión Europea esa cifra es del 72%. El mundo del libro está esperanzado en que la Feria del Libro de Madrid, una vez más, ayude a amortiguar la caída de ventas que desde 2008 ya es del 40%. Todos los protagonistas de la génesis del libro piden que se mejoren, actualicen e intensifiquen el fomento y la promoción de la lectura.