Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ninguna boda y tres hijos ‘express’

Hugh Grant se convierte en padre de familia numerosa en solo 15 meses

Mientras tanto, su carrera cinematográfica lleva alrededor de una década estancada

Hugh Grant, en Londres, durante un cumpleaños en marzo de 2013. Ampliar foto
Hugh Grant, en Londres, durante un cumpleaños en marzo de 2013. Getty Images

Cuatro bodas y un funeral’ fue la película que puso en el mapa mediático al actor Hugh Grant. Ninguna boda y tres hijos express podría ser el título con el que describir la vida del británico veinte años después de su salto a la fama. Esta semana, el mundo descubría que Grant, de 53 años, ha sido padre por tercera vez en quince meses. Las cuentas biológicas no cuadran, por lo tanto en la ecuación no puede haber una sola madre sino, por lo menos, dos. Según cuenta el tabloide Daily Mail, Grant reconoció este mes en un registro londinense la paternidad de un niño de más de un año fruto de su relación con Anna Eberstein, una productora sueca de televisión con la que Grant salió brevemente en 2011. Debió de ser prácticamente a la vez que se reencontraba con Tinglan Hong, que sigue sin ser su pareja oficial aunque en 2011 tuvieran juntos una hija, Tabitha Chang, y un año más tarde anunciaran la llegada de un segundo hijo, Felix, nacido en febrero de 2013. El hijo de Eberstein, en cambio, habría nacido solo tres meses antes que su segundo retoño con Hong.

Y es que, aunque Grant permanezca encasillado en el rol de galán en películas cada vez más olvidables, en su vida real es un Don Juan de éxito cuyas aventuras sexuales generan titulares bastante más suculentos que los que ofrece su carrera, en declive desde hace ya casi una década. Es difícil olvidar el infame episodio de su arresto en Los Ángeles en 1995 tras contratar los servicios de una prostituta. Su foto policial, con cara compungida y avergonzada, dio la vuelta al mundo y, aunque pasen los años, no consigue quitarse ese episodio del currículum, que aflora en cada entrevista. No obstante, el actor supo manejar mediáticamente tan bien el incidente, que su popularidad se disparó.

Por aquel entonces su pareja era la modelo y actriz Elizabeth Hurley, a la que conoció en España durante el rodaje de Remando al viento, en 1988, mientras interpretaba a Lord Byron. Los 13 años que pasó junto a ella fueron, exceptuando el incidente de la prostituta, los más estables de su vida sentimental y los más productivos desde el punto de vista profesional. Quizás fuera buena consejera: a esa época pertenecen títulos como Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill, Lo que queda del día, Sentido y Sensibilidad… películas por las que Grant obtuvo innumerables premios y reconocimientos y que multiplicaron su salario de los 100.000 dólares de Cuatro bodas… a los 12 millones que cobró por Two weeks notice.

Lamentablemente, el éxito de la comedia romántica Notting Hill lo catapultó hacia una espiral de títulos en ese género de calidad más que dudosa y así fue acumulando en su currículum mediocridades como El diario de Bridget Jones, Love Actually, Two weeks notice, Music and Lyrics, y ese horror junto a Sarah Jessica Parker titulado Did you hear about the Morgans?. Fueron títulos que ocuparon la primera década del nuevo siglo, que también coincidió con su ruptura con Hurley. Y, aunque la prensa inglesa ha tratado de unirlo sentimentalmente, entre otras, a Drew Barrymore y Sandra Bullock, la única mujer que ha sido oficialmente su novia durante la pasada década fue la periodista Jemima Khan, con quien mantuvo una relación de tres años. 

En cuanto a las madres de sus hijos, ambas treintañeras, se sabe que Grant les ha comprado dos pisos a ambas en las cercanías de su propia mansión, pero se desconoce si mantiene una relación sentimental con alguna de ellas. Eso sí, a sus 53 años el actor asegura que tener hijos es lo mejor que le ha pasado y recientemente dijo en un programa de televisión: “Te cambia la vida. Lo recomiendo. Tened hijos”.